Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • Google plus (en nueva ventana)
  • RSS Avisos
Búsqueda en los contenidos de la web

miércoles 27 de marzo de 2019

Reportajes
29/11/2018

Conectando con el medio rural

Ricardo Migueláñez. @rmiguelanez

De todos es conocido que una de las demandas clave de la mayoría de los agentes e instituciones que tienen que ver con el medio rural para que se pueda crear empleo, abrir negocios y desarrollar actividades de todo tipo y, por tanto,  retener a sus habitantes e incluso aumentar población, es contar con acceso en óptimas condiciones a la cobertura móvil y, por ende, a Internet de banda ancha a una velocidad que sea aceptable.

Se trata de una condición “sine qua non” para hacer frente a la despoblación del medio rural, pero no nos equivoquemos. Aunque sea imprescindible, es una más de las medidas a poner en marcha para intentar resolver parte de este enorme problema social, económico, territorial y hasta medioambiental que tiene nuestro país en amplias zonas de su territorio.

Lo dijo en las recientes jornadas de la Feria para la Repoblación de la España Vacía, Presura, celebrada en Soria a principios de noviembre, Isaura Leal, la comisionada del Gobierno para el Reto Demográfico: “una de las primeras medidas que contendrá la Estrategia nacional, que se presentará en una primera fase en la primavera próxima de 2019, será la que se refiere a la extensión de la banda ancha de Internet y una cobertura móvil para todas las personas, independientemente de donde vivan.”

Este asunto fue debatido también desde el punto de vista empresarial en una reciente jornada del sindicato de Comisiones Obreras de Castilla y León, donde se vertió una verdad como un templo: “la mala conectividad es un problema para la digitalización”, con la advertencia del “riesgo que puede suponer que las empresas locales y regionales no puedan adaptarse rápidamente a los cambios derivados del auge de las nuevas tecnologías en los procesos productivos.”

En el reciente informe del Consejo Económico y Social (CES) sobre “El medio rural y su vertebración social y territorial”, se reconoce que el acceso a Internet a través de banda ancha ha mejorado considerablemente en los municipios de menos de 10.000 habitantes, si bien persisten importantes deficiencias en la calidad del servicio y, especialmente, en la velocidad de conexión, apreciándose importantes dificultades a la hora de extender la banda ancha en determinadas zonas rurales.

El acceso a Internet en los núcleos de población con menos de 10.000 habitantes se sigue realizando principalmente a través de ADSL, mientras que el porcentaje que lo hace a través de cable o fibra óptica es de solo el 18,4%, frente al 65,5% en los grandes núcleos urbanos. Además, en los núcleos rurales solo un 30% cuenta con cobertura de banda ancha de 30 Mbps  (megas por segundo) y un 15,8% alcanza velocidad de 100 Mbps, frene al 71,2% y el 65,7% en el conjunto de España. Todo ello en un contexto marcado por los objetivos de la Agencia Digital para España, que prevén que en el año 2020, el 100% de la población tenga acceso a banda rápida de 30 Mbps y el 50% a banda ancha ultrarrápida de al menos 100 Mbps.

Por ello, según el informe del CES español, “se requiere un esfuerzo especial en las zonas rurales a fin de alcanzar los objetivos de cobertura y uso establecidos en la Agenda Digital, para lo cual desde las Administraciones públicas se han puesto en marcha diferentes programas y actuaciones, dirigidos tanto al desarrollo de infraestructuras, como a subvencionar la contratación de estos servicios.”

Plan de banda ancha

La comisionada del Gobierno para el Reto Demográfico, Isaura Leal, recordó en esta última edición de Presura que el Boletín Oficial del Estado (BOE) contemplaba ya el plan para garantizar la banda ancha con una velocidad de 30 Mbps de servicio para municipios con menos de 5.000 habitantes, una medida que se materializará antes de enero de 2020.

Lo que publicó el BOE de 8 de noviembre fue la  Orden ECE/1166/2018, de 29 de octubre, del Ministerio de Economía y Empresa, por la que se aprueba el Plan para proporcionar cobertura que permita el acceso a los servicios de banda ancha a velocidad de 30 Mbps o superior, a ejecutar por los operadores titulares de concesiones demaniales en la banda de 800 Megahercios (Mhz).

La universalización de la cobertura de banda ancha fija a esta velocidad es una exigencia mínima  de la Agenda Digital para Europa y la que ahora incluye la agenda Digital para España, que se había marcado ese objetivo para que alcanzase al menos al 90% de los ciudadanos de unidades poblacionales de menos de 5.000 habitantes en nuestro país en el año 2020. Ese porcentaje no podrá ser inferior al 85% en ninguna de las CC.AA. y ciudades autónomas.

El plan del Gobierno identifica las unidades poblacionales que quedan incluidas y, además, concreta las obligaciones de cobertura y requisitos técnicos y administrativos que deben cumplir los operadores para dar cumplimiento a su obligación de completar conjuntamente, antes del 1 de enero de 2020, las ofertas proporcionadas con otras tecnologías o en otras bandas de frecuencias para alcanzar ese objetivo.

Actualmente un 19% de la población española cuenta con un nivel de cobertura de Internet inferior a los 30 Mbps, que coincide casi en su totalidad con los 6.825 municipios de menos de 5.000 habitantes de la España rural, que suman un 12,4% de la población española, con cerca de 6 millones de habitantes en algo más de 2,27 millones de hogares.

Cobertura adicional

Los operadores para ejecutar el plan son precisamente las titulares que se beneficiaron en 2011 de las concesiones demaniales de la banda ancha de 800 Mghz (licencias de cuarta generación (4G) de telefonía móvil: Telefónica Móviles, Orange (France Telecom) y Vodafone que, de forma conjunta, deberán completar antes del 1 de enero de 2020 las ofertas proporcionadas con otras tecnologías o en otras bandas de frecuencias. A cambio de esa concesión, se acordó que estas tres operadoras asumiesen el coste de extender la banda ancha de Internet a una población de casi 6 millones de habitantes en núcleos rurales (poblaciones de menos de 5.000 habitantes).

De acuerdo a la Orden ministerial, las tres operadoras podrán cumplir con la obligación de cobertura adicional utilizando cualquier solución tecnológica o una combinación de soluciones tecnológicas, teniendo en cuenta los despliegues ya realizados con las tecnologías de fibra óptica (FTTX), híbridas de fibra y cable coaxial (HFC), la VDSL y otros de naturaleza radioeléctrica.

Contarán con un par de meses para que conjuntamente presenten una propuesta ante la Secretaría de Estado para el Avance Digital (SEAD) del Ministerio de Economía y Empresa, en la que se indique la distribución del número de ciudadanos de los núcleos de población objetivo a los que cada operador tiene previsto proporcionar cobertura adicional de Internet.

Parte del problema

El Plan aprobado ahora por el Gobierno para llevar Internet de banda ancha a una velocidad mínima de 30 Mbps a los núcleos rurales de menos de 5.000 habitantes es solo una parte del problema y, por tanto, de la solución con la que nos enfrentamos. Incluso si se cumplen realmente los objetivos previstos, nuestros pueblos podrán mejorar la conectividad móvil y la velocidad de acceso a Internet respecto a lo que ahora existe, pero continuará siendo insuficiente.

Además, siendo importante actuar sobre los pequeños núcleos en este ámbito, lo es también extender la conectividad móvil y el acceso rápido a Internet al amplio territorio rural, en parte complicado por su orografía, en el que están asentados y que supone el 80% de todo el territorio nacional. Y ahí deberá jugar un papel clave una óptima cobertura por medio de la tecnología satelital u otras.

Resulta también conveniente que, desde el propio Gobierno y desde las CC.AA., se realice una supervisión permanente del cumplimiento cuantitativo y cualitativo de los objetivos que marca la Agenda Digital Europea, porque aún sin haberse puesto en marcha surgen ya las primeras dudas sobre el plan aprobado por el Ministerio de Economía que deberán llevar a cabo las tres operadoras concernidas antes de finales del año 2020.

La primera de ellas es si se cumplirá en esa fecha el objetivo de cobertura y acceso que propone el plan de que al menos el  90% de la población de municipios de menos de 5.000 habitantes tenga acceso a la banda ancha de Internet a una velocidad mínima de 30 Mbps cuando la Agenda Digital Europea se refiere a que sea el 100% de la población, sin diferenciar por número de habitantes ni distinguir entre núcleos rurales y urbanos.

En segundo término si, como teme el sector, Economía ha reducido finalmente determinadas exigencias a las tres operadoras sobre la cobertura de Internet en los núcleos de población rural de menos de 5.000 habitantes para que éstas puedan cumplir con el objetivo global al que vienen obligadas.

Entre éstas podrían encontrarse algunas que ya vienen padeciendo los usuarios de Internet  en el medio rural, como es la lentitud de acceso. Para que cumplan el objetivo previsto, a las compañías solo se les exigiría instalar una velocidad nominal de 30 Mbps, que no sería la real. Eso supondría que cuando haya muchos usuarios que utilicen el servicio de Internet a la vez en un determinado momento, éste iría mucho más lento y perdería eficacia, como sucede ahora.

Otra de las dudas, derivada de la anterior, es sobre la capacidad que deberán tener las redes para poder atender en este ámbito a un porcentaje determinado de habitantes de cada pueblo. En principio, la exigencia era que estas redes pudieran atender al menos al 30% de los habitantes de cada núcleo poblacional de menos de 5.000 habitantes, pero al parecer podría haberse decidido abrir la mano para que solo fuese exigible esa atención a un 10% de esa población, con lo que el problema solo quedaría resuelto parcialmente.

En suma, todo va a depender de cómo las compañías lleven a cabo este cometido para cumplir con el objetivo último que marca la Agenda Digital Europea, que no es otro que la universalización de la cobertura de la banda ancha fija o móvil de Internet a una velocidad mínima para atender con este servicio las actuales y futuras necesidades en todo el territorio nacional.

<< volver

MÁS EN Reportajes

21/03/2019