Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • Google plus (en nueva ventana)
  • RSS Avisos
Búsqueda en los contenidos de la web

domingo 09 de diciembre de 2018

Reportajes
27/11/2018

El consumo de café en España coge buen color

Ángel Marqués Ávila. Periodista

El café es un producto universal, accesible a todos los consumidores, un producto gastronómico de primer orden que forma parte de nuestra cultura.

A medida que lo conocemos, lo disfrutamos más y si además nos acercamos al mismo con una mirada actual de consumo responsable y miramos mas allá, teniendo en cuenta lo que hay detrás de una buena taza de café, nuestra experiencia se convierte, sencillamente, en única e inolvidable.

Un gran negocio

El café es un producto en alza. El incremento mundial de consumo es permanente, cada vez se consume en un mayor número de países y, a su vez, se ha diversificado y sofisticado (cadenas de cafeterías especializadas, consumo en cápsulas, etc). Se considera que el café mueve al final de la cadena, unos 200 mil millones de dólares al año. Brasil, es el mayor productor mundial, seguido de Vietnam y Colombia, este producto da sustento a 25 millones de familias productoras en el mundo.

La producción global de café excederá la demanda en 8 millones de sacos de 60 kilos en el ciclo 2018/19, las cosechas de Brasil y Vietnam alcanzarán niveles récord. El país de Juan Valdez, Colombia,  exportó más de 14 millones de sacos en el último año, y la cosecha de 2018 ya está encaminada a una cifra similar, entre 13,5 y 14,2 millones.

La producción mundial de café llegaría a un máximo histórico de 171,2 millones de sacos de 60 kilos en 2018/19, frente a un consumo récord que se espera marque 163,2 millones de sacos.

España, un país entusiasta del café

En España el café forma parte de nuestra cultura gastronómica y está presente en casi cualquier momento del día, desde el desayuno hasta la merienda o la sobremesa.

El consumo anual de café en España es de 4,5 kilos per cápita. Esto supone menos de la mitad de lo que se registra en Finlandia (12 kg per cápita), Noruega (9,9 kg) e Islandia (9kg), quienes encabezan la lista de países con un mayor consumo de esta bebida, sobrepasando incluso a Brasil o Italia.

Hoy en día, el consumo de café en España es monumental, convirtiéndose en un hábito del español beber café sin falta todos los días. En España la cantidad  consumida anualmente alcanza y supera sin problema las 14 mil millones de tazas, esto quiere decir que en el territorio nacional, son usadas 170 mil toneladas de café verde para convertirse en casi 600 tazas anuales por habitante.

Para el Director General de la empresa SUPRACAFÉ,  primera marca de cafés de alta calidad, Ricardo Oteros, el consumo de café per cápita en España ha sido bajo en con relación al resto de países industrializados, pero aunque el  consumo ha crecido menos se ve una tendencia a la mejora.

Este experto nos rotula, que tradicionalmente el porcentaje de cafés de inferior calidad importado y la utilización de cafés de tueste torrefacto han marcado un escaso nivel de calidad general en nuestro mercado.

Y añade, hoy el mercado está mejorando y se ve un incremento de los nichos de cafés de mayor calidad y una mayor sofisticación en el consumo, tanto en el sector HORECA como en el de la distribución. Esperemos que esta tendencia se consolide.  

Juan García Ramos, Director General de INTERGRANO, empresa de servicios que centra su actividad en la comercialización de Café Verde, nos dice que, afortunadamente año tras año, la importancia y relevancia, sigue subiendo y aportando mucho dentro de la alimentación y sobre todo en canal Horeca.

Y nos señala que, siguen las nuevas tendencias de certificaciones ( UTZ , RAIN FOREST, ORGANICO, FAIR TRADE ) que hacen día a día una importante mejora en las calidades de compra. En la parte de los importadores también es muy importante este dato, por ejemplo INTERGRANO, es la primera empresa española en obtener la doble certificación para café verde, la IFS (International Food Standard)  y  la BRC (Global Standard for Food Safety).

Para Josu Andrés, Client Manager de NIELSEN, compañía global de gestión de de lo que ve y compra el consumidor, nos indica que a día de hoy sigue siendo un momento de consumo relevante y al alza puesto que el mercado sigue en crecimiento, aupado principalmente por el convenience de las máquinas con cápsula. Si bien el café soluble y tostado también están sabiendo encontrar su hueco buscando nuevos desarrollos y premiumización, así como la búsqueda de lo ecológico&BIO que está cada vez más presente en los lineales de las tiendas.

Patrimonio mundial

El café es un producto gastronómico de primer orden. La mayoría de las comidas terminan con una taza de café. Muchas veces se arruina toda una experiencia gastronómica con una mala taza de café. Es necesario que los restaurantes y cocineros tengan un mejor conocimiento del producto y de su tratamiento. Realmente es fácil y asequible ofrecer un café de excelente calidad, es más cuestión de conocimiento que económica. La diferencia entre un café extraordinario y un café mediocre no llega a los 10 céntimos por taza.

El café está de moda a nivel mundial. Las cafeterías de tercera generación y los cafés de especialidad están creciendo a más de dos dígitos. Las grandes compañías multinacionales están invirtiendo en cadenas de cafeterías y en  nuevos productos de café. Es un producto muy popular, que gusta y, además es un producto sano, muy al contrario de lo que se pensaba, cada vez hay más evidencias de los buenos efectos del café en la salud. Además, según su dimensión gastronómica (diferentes terroirs, variedades, procesos) como la del vino, abre un mundo de posibilidades para una gran mayoría de la sociedad que se define como cafetera.  

Para Oteros es necesario trabajar más con los primeros eslabones de la cadena, facilitándoles el acceso a la tecnología y su desarrollo. La mayoría del café es producido por 25 millones de pequeños agricultores, con escasos recursos en países subdesarrollados o en vías de desarrollo. Los retos de la sostenibilidad, en su sentido más amplio, son enormes. Es ahí donde más hay que trabajar para asegurarnos de que tendremos café en el futuro.

Por su parte García Ramos, nos señala que en la actualidad y centrándonos en el mercado Español, la situación actual es muy prolifera, y de buen crecimiento al menos en el canal HORECA, que es el mercado en el que INTERGRANO actúa en un 95 % de su negocio.

Buena dinámica

A medida que la oferta aumenta, la calidad aumenta y las propuestas de consumo se amplían, el consumidor se hace más fan del café. Si además es consciente del impacto que sus decisiones de consumo pueden tener sobre la sostenibilidad del planeta y de millones de pequeños productores, entonces su experiencia de consumo se enriquece de manera determinante.

El café no es ajeno a los nuevos hábitos y formas de consumo, nos indica el máximo responsable de SUPRACAFE, cambian los formatos, cambian los establecimientos donde preferimos tomar un café. Eso hace que la oferta en los supermercados cambia enormemente, así como los nuevos formatos en HORECA, donde aparecen las cadenas especializadas y los independientes sofistican su oferta.

Para el Director General de INTERGRANO, la distribución de este tipo de producto en su negocio se hace todo a través del cliente final y ellos a través del canal HORECA.

Desde la consultora Nielsen, Josu Andrés, Client Manager nos indica que  la situación del mercado de café está en una muy buena dinámica aún siendo impulsada por el consumo canalizado por el convenience de las máquinas con cápsula. Sigue desarrollándose dicho entorno y no se observa a corto plazo que vaya a frenarse su tendencia, ya que sigue el desarrollo de este tipo de productos.

La calidad es lo que importa

El café es como el vino, aunque el desarrollo de sus cultivos lleva décadas de retraso cuando los comparamos, donde más retos se tienen es en la producción primaria. Se trabaja en variedades y en procesos.  Hoy la trazabilidad y el control desde el origen es uno de los factores más importantes para ir definiendo aquellos cafés de mayor calidad. Hay que pensar que la inmensa mayoría del café que se comercializa hoy todavía es un comodity. Queda mucho camino por recorrer por lo tanto ello implica muchas satisfacciones desde el punto de vista de la calidad.

Ricardo Oteros nos puntualiza, sobre este asunto,  que todavía hay mucho desconocimiento del producto por parte del consumidor y existe un gran desequilibrio entre los diferentes eslabones de la cadena de valor en perjuicio del productor.

Juan García Ramos, nos señala que en su compañía INTERGRANO, se garantiza el cien por cien de la calidad del producto, por la sencilla razón, que está certificado en la IFS y BRC, y el 100 % del café que importamos para los mercados como Portugal, Italia y lógicamente España, lo realizamos a través de nuestras oficinas de compra en los mejores países productores de café. Los cafés son analizados todos en origen antes del embarque y una vez llegada la mercancía a destino, nuevamente y a través del laboratorio profesional en las oficinas centrales ubicadas en Valencia, vuelven a ser catados, analizados y probados por nuestro q-grader, antes de ser puestos a disposición del comprador final, con lo que garantizamos el cien por cien la compra de esta materia prima.

El café es un producto universal, accesible a todos los consumidores, un producto gastronómico de primer orden que forma parte de nuestra cultura.

A medida que lo conocemos, lo disfrutamos más. Si además nos acercamos al mismo con una mirada actual de consumo responsable y miramos mas allá, teniendo en cuenta lo que hay detrás de una buena taza de café, nuestra experiencia se convierte, sencillamente, en una experiencia única, un verdadero placer.

<< volver

MÁS EN Reportajes

27/11/2018