Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • Google plus (en nueva ventana)
  • RSS Avisos
Búsqueda en los contenidos de la web

sábado 22 de septiembre de 2018

Entrevistas
03/07/2018

Olga Martínez:

Produlce ha presentado el Informe Anual 2017, con unos datos que permite al sector, por primera vez, superar el medio millón de toneladas exportadas y alcanzar una facturación de más de 1.300 millones de euros. A nivel nacional, el sector del dulce sigue consolidándose como un referente económico dentro de la industria de alimentación y bebidas. Hemos querido analizar estos datos con la presidenta de Produlce, Olga Martínez, para quien “el valor añadido que aporta la innovación” es la clave del crecimiento.

Qcom.es.- Produlce ha presentado el Informe Anual 2017, con datos bastante positivos. Destaca el récord en exportaciones, ese medio millón de toneladas, ¿a qué se debe ese tirón?

Olga Martínez.- Efectivamente, la industria española del dulce ha reforzado en 2017 su consolidación como sector económico de referencia, y lo ha hecho apoyándose principalmente en dos pilares: la buena acogida por parte del consumidor nacional de productos de mayor valor añadido y el comportamiento de las exportaciones.

Así, en cuanto a la internacionalización del sector hemos observado crecimientos del 7,4% en volumen y 5,4% en valor, lo que le permite alcanzar un récord al superar el medio millón de toneladas exportadas (514.825 tm) y alcanzar una facturación de 1.301 M€. Así, el sector destina casi el 37% de su producción al exterior. Esta situación, junto con el ligero descenso en la penetración de importaciones sitúa al dulce a la cabeza de los sectores con mejor balanza comercial, duplicando las exportaciones a las importaciones.

La calidad y variedad de los productos del sector le han permitido continuar creciendo en mercados tradicionalmente favorables, así como afianzarse en otros menos tradicionalmente comunes; y es que hablamos de un sector muy competitivo especialmente por la calidad de su oferta.

Por otro lado, el buen desempeño en el exterior responde también a la gran capacidad de las empresas para adaptarse a los cambios y reaccionar ante ellos. De este modo, frente a países en los que las barreras se han incrementado u otros en los que han aumentado las dificultades, como los casos de Argelia o China, las compañías han sabido reconducir sus exportaciones hacia otros mercados más receptivos en estos momentos como Marruecos (+211%), Mauritania (+26%), Australia (+21%), Jordania (+21%) y Cuba, además de la consolidación de otros con mayor peso como Israel (+4,5%) y Canadá (+12,3%). En conjunto las ganancias en estos mercados ascienden a 10.066 Tm extras vendidas en 2017 respecto a 2016.

Qcom.es.- Por categoría de productos, ¿cuáles son los más demandados en el mercado exterior?

O.M.- En términos absolutos, los productos más demandados en el exterior son los de la categoría de galletas, que lideran tanto en valor (462 millones €) como en volumen (269.000 Tm). En segundo lugar en términos de valor estarían los productos de cacao y chocolate (451 millones €) que se situarían en tercer puesto en términos de volumen (68.000 Tm). Con ambas posiciones intercambiadas seguirían los caramelos y chicles (3º en valor, con 286 millones € y 2º en volumen, con 165.000 Tm). Ya a bastante distancia encontraríamos los turrones y mazapanes (6.081 Tm y 65 millones €) y pastelería y bollería (7.299 Tm y 38 millones €).

No obstante, es muy importante también señalar la propensión exportadora de cada una de las categorías, esto es, el porcentaje que suponen las ventas al exterior respecto al total de las ventas. Se trata de la magnitud que nos permite ver lo internacionalizada que está cada categoría y la mentalidad global de sus empresas. En este sentido, la clasificación estaría liderada por caramelos y chicles (56,3% de ventas en el exterior), seguida por galletas (44%), cacao y chocolate (23,8%9, turrones y mazapanes (17,8%) y pastelería y bollería, con un 4,2%, debido claramente a los cortos plazos de caducidad así como las condiciones especiales de viaje de este tipo de productos.

Qcom.es.- ¿Qué impacto tiene en el sector la imposición de barreras técnicas y comerciales en otros países?

O.M.- Sin duda, la legislación y las condiciones de importación de los países de destino afectan directamente al desarrollo exterior de los productos del sector. De este modo, las compañías han de adaptarse y reaccionar en cada caso a distintas situaciones económicas, requisitos como la certificación, a barreras arancelarias, técnicas o comerciales, así como a los propios gustos de esa sociedad, entre otros.

De este modo, la internacionalización de nuestras compañías no es algo casual, sino el resultado de un arduo trabajo para ajustarse a las necesidades o imposiciones del país de destino.

Cabe poner de manifiesto que en muchos casos estas condiciones varían en un periodo corto de tiempo, obligando a las compañías a replantear sus estrategias y a trabajar para continuar apostando satisfactoriamente por la internacionalización. En este sentido, es conveniente destacar la capacidad de reacción de las empresas del dulce, que recientemente se están viendo muy afectadas por dificultades a la importación en países como Argelia o China, y han sabido reorientar sus mercados de destino sin perder por ello su capacidad exportadora.

Qcom.es.- Respecto a la demanda nacional, ¿cómo se comporta el consumo y qué productos se sitúan a la cabeza?

O.M.- En cuanto al comportamiento del mercado nacional, es cierto que nos encontramos en un momento de cierta recuperación económica; pero también sufrimos un estancamiento demográfico que afecta negativamente al sector. Sin embargo, la producción de la industria española del dulce destinada a nuestro país ha alcanzado en este último ejercicio ya las 880.000 Tm, creciendo un 0,7% con respecto a 2016. En valor, este crecimiento se ha duplicado (+1,4%) hasta los 3.545 M€.

Por otro lado, cabe destacar que el consumo nacional se ha mantenido alcanzando los 24,34 Kg/persona/año en el total de las categorías. Si queremos afinar algo más, este consumo está liderado, en términos de volumen, por las galletas, seguidas del cacao y chocolate, la pastelería y bollería de marca, los caramelos y chicles, y para terminar los turrones y mazapanes.

En valor lideran los productos de cacao y chocolate (con un 36,6%), seguidos de los de pastelería y bollería de marca (21,8%), de las galletas (20,8%), los caramelos y chicles (13,6%) y finalmente los turrones y mazapanes (7,2%).

Qcom.es.- En el informe se destaca que los consumidores cada vez se decantan más por productos con más valor añadido, ¿tiene que ver en esto la innovación en el sector?

O.M.- Sin duda, el valor añadido viene dado por la innovación en su mayor parte, y ésta es un puntal de crecimiento y diferenciación clave para las empresas de la industria del dulce de nuestro país. De hecho, caracteriza especialmente a este sector por la necesidad constante de introducir novedades o nuevos productos. Así, las empresas son perfectamente conscientes de que se trata, en sí misma, de una necesidad y, por ello, destinan grandes esfuerzos en conocimiento, procesos, económicos, etc. en responder a las necesidades de un consumidor cambiante y cada vez más exigente.

Las compañías ofrecen constantemente nuevos formatos, cambios en la composición de los productos, sabores, texturas, etc., de modo que el consumidor encuentre siempre calidad, variedad y seguridad en los dulces de este sector.

Qcom.es.- Los consumidores cada vez dan más importancia a la nutrición, ¿qué hace Produlce para mantenerles informados?

O.M.- Sin duda, se trata de una cuestión en la que el consumidor pone cada vez más interés, y en la que las empresas invierten grandes esfuerzos para satisfacer sus gustos y necesidades.

Así, se innova en formatos, composición de productos, información al consumidor, etc. Por ejemplo, hoy en día se puede encontrar una extensa gama de productos “bajos en” o “sin” azúcares y grasas en todas las categorías de nuestro sector, además de muchos sin alérgenos y cada vez más productos funcionales también. Igualmente importante es señalar la garantía que suponen nuestros productos al cumplir con estrictos estándares de seguridad alimentaria y calidad, así como los más elevados valores nutricionales.  

Supone un constante y exhaustivo esfuerzo para las compañías, pero lo hacen desde su compromiso con la sociedad, con  honestidad y  transparencia.

Qcom.es.- Además de la nutrición, el medio ambiente, la sostenibilidad, también se cuela entre las preocupaciones del consumidor, ¿cómo se trabaja desde Produlce para potenciar ese mensaje?

O.M.- Lo cierto es que las compañías están claramente concienciadas con la protección del medio ambiente, así como de su papel en esta tarea por el impacto que su actividad tiene o puede tener en el entorno en el que la desempeñan. Así, cada una de ellas tiene muy en cuenta esta situación e implantan medidas de mitigación de este impacto, buscando la mejora continua también en términos de sostenibilidad medioambiental.

Qcom.es.- Como conclusión, ¿cuáles son los retos a los que se enfrenta el sector y los objetivos a cumplir en los próximos años?

O.M.- La industria española del dulce es un sector fuerte, competitivo, y comprometido con el consumidor, con sus gustos y necesidades.

Para continuar con esta tendencia positiva del sector continuaremos apostando por la internacionalización como puntal de crecimiento y buena imagen del sector y su calidad; así como la innovación, que es un elemento esencial en la aportación de valor de las empresas.

Hablamos de un sector fuerte y con potencial de crecimiento, con capacidad de crear empleo e innovar; a la vez que de ofrecer al consumidor productos seguros, variados y de calidad. Así, seguiremos trabajando conscientes de nuestros retos, oportunidades, y respondiendo a lo que la población demanda por nuestra parte.

<< volver

MÁS EN Entrevistas

18/09/2018