foro
Comenzar la búsqueda
 

buscar

Búsqueda en los contenidos de la web
El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

Los cambios de hábitos afectan a la microflora intestinal

Los cambios de residencia y de horarios de comidas, los desplazamientos y los desequilibrios alimenticios pueden provocar modificaciones de la microflora intestinal, abonando el terreno para la aparición de trastornos digestivos como molestias de tránsito intestinal, sensación de hinchazón o malas digestiones, entre otros. Por ello, la Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas (AEDN) recomienda una dieta equilibrada que incluya alimentos que ayuden a cuidar y preservar la salud intestinal.

La microflora intestinal está compuesta por billones de bacterias que actúan de forma coordinada desarrollando tareas que son clave para la salud en general y para el proceso digestivo en particular. Este conjunto de bacterias (también llamado microbiota) es fundamental para mantener una buena salud digestiva. Giuseppe Russolillo, presidente de la Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas (AEDN), explica "algunas molestias digestivas, como las digestiones pesadas o la sensación de hinchazón abdominal, entre otras, pueden indicar un desequilibrio en nuestra microflora intestinal".

Los alimentos probióticos, como el yogur, contienen microorganismos vivos que ejercen un efecto fisiológico beneficioso para la salud. Para ayudar a cuidarla, los expertos recomiendan incorporar en nuestra dieta alimentos probióticos, como los yogures y los lácteos fermentados, y prebióticos, es decir con fibra, para "alimentar" a los microorganismos beneficiosos de nuestro intestino. Giuseppe Russolillo, presidente de la AED-N, lo confirma: "de entre los beneficios de los probióticos podemos destacar el papel del yogur en la mejora de la digestión de la lactosa, el azúcar de los lácteos".

Consejos básicos

En verano, con las vacaciones y las altas temperaturas, es importante asegurar una alimentación equilibrada que cuide la salud en general y el equilibrio de nuestra microflora intestinal en particular. Os proponemos algunas pautas básicas para cuidar la alimentación en verano:

  • Tomar alimentos que aporten fibra, esencial para cuidar el tránsito intestinal, a través de alimentos como frutas, hortalizas, legumbres, cereales integrales y frutos secos.
  • Mantener una buena hidratación, respondiendo al mecanismo de la sed, y prestando una especial atención en caso de altas temperaturas o en bebés o ancianos.
  • Reducir las comidas ricas en grasas saturadas
  • Tomar alimentos probióticos como el yogur y lácteos fermentados que contribuyen a cuidar la salud digestiva (ej: mejorando la digestión de la lactosa).
  • Intentar seguir unos horarios regulares, en la medida de lo posible. Favorecer un buen descanso.
  • Evitar el sedentarismo, fomentar la práctica de actividad física, especialmente en verano al aire libre (con protección solar y en horas de poco sol y calor).
Qcom.es no se responsabiliza ni se identifica necesariamente con las opiniones expresadas por sus colaboradores, limitándose a convertirse en canal transmisor de las mismas