Comenzar la búsqueda
 

buscar

Búsqueda en los contenidos de la web
El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

Una industria innovadora y responsable

Actualmente, en el sector de zumos y néctares la innovación es de suma importancia. La sociedad humana no es estática, cambia continuamente y con ella los hábitos y los gustos de los individuos que la conforman. Gustos que han evolucionado a más exigentes ya que los individuos tienen más conciencia, están mejor informados, tienen menos tiempo, son más sofisticados, más éticos y más críticos, y no tienen reparo en demandar lo que quieren.

En este sentido, la industria del zumo está en continua renovación y reinvención, y conoce bien la tarea de responder a la demanda de productos con valor añadido, a los nuevos hábitos de vida, a las nuevas estructuras familiares. Para ello, las nuevas tecnologías de procesado y conservación tienen un papel fundamental.

Y es que, pese a encontramos ante un mercado repleto de opciones, la investigación no cesa. La industria tiene que ser capaz de responder a esta demanda. Por ello, se pide a las nuevas tecnologías que sean capaces de proporcionar zumos con mejores propiedades organolépticas, mediante innovadores métodos de conservación y extracción. Se trata de las tecnologías no térmicas, dentro de las cuales destacan la alta presión (HPP), los pulsos eléctricos de alto voltaje (PEAV) y la radiación ultravioleta (UVC). A través de estas técnicas la industria es capaz de inactivar gran parte de los microorganismos patógenos y modificadores, manteniendo las propiedades sensoriales y nutricionales (vitaminas) de la fruta fresca. Una tecnología limpia, industrialmente madura y aceptada por los consumidores, especialmente adaptada a alimentos de alto valor añadido.

Otro de los ámbitos que abarca la innovación es la aplicación de las nuevas tecnologías al procesado y a la valorización de los subproductos. Uno de los retos de la industria de los zumos, muy ligado a la sostenibilidad, es el aprovechamiento al máximo de los subproductos generados (pulpas, cortezas, semillas y otros) mediante nuevas alternativas, obteniendo así productos con valor comercial a la vez que se disminuye el impacto ambiental que generan estos residuos.

Sin duda, la inversión en estas tecnologías puede aportar ventajas competitivas al sector ya que permiten incrementar la eficiencia de los procesos productivos y obtener productos de alto valor añadido.

Pero además, el sector de los zumos, y Asozumos en particular, es un sector responsable y comprometido con la sostenibilidad en todas las fases de la producción de zumos y néctares. En este sentido, el cultivo de frutales contribuye también a la sostenibilidad medioambiental en línea con la filosofía de nuestra asociación de preservar nuestro entorno y consumir menor cantidad de energía, lo cual redunda en beneficio de nuestra industria y de su eficiencia, no solo desde el punto de vista medioambiental sino también desde la perspectiva económica.

Reducir el consumo de agua, de energía y minimizar el impacto ambiental constituyen los principales desafíos del sector. Para ello es esencial la reducción de la producción de los residuos sólidos y de las aguas residuales como resultados del proceso productivo. Las empresas del sector se han puesto manos a la obra y ya se están llevando a cabo auditorías energéticas y se están implementando sistemas de medición y gestión para el uso responsable de la energía y el agua.

Otra labor de suma importancia es la que están realizando las empresas de la industria del zumo están aprovechando la capacidad de asimilación de CO2 de los cítricos para paliar los efectos del cambio climático y repercutir a su vez en la eficiencia de esta industria.

España se configura como un productor y exportador citrícola mundial, por tanto, también del zumo procedente de las frutas de este árbol. El estudio ‘La huella del carbono en plantaciones de cítricos’, desarrollado por un equipo del IVIA (Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias), demuestra que los cítricos en nuestras latitudes presentan una capacidad de asimilación de CO2 y un  metabolismo muy estable y adaptado a condiciones cambiantes, lo que los convierte en un cultivo muy interesante y prometedor desde la perspectiva de la mitigación del cambio climático.

Qcom.es no se responsabiliza ni se identifica necesariamente con las opiniones expresadas por sus colaboradores, limitándose a convertirse en canal transmisor de las mismas