Comenzar la búsqueda
 

buscar

Búsqueda en los contenidos de la web
El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

De Ruta con el Jamón de Jabugo

Jabugo es un municipio de la provincia de Huelva, un pueblo que, salvo por la reseña de que fue repoblado por asturianos y leoneses tras la reconquista del Reino de Sevilla, no ofrece citas históricas ni legendarias de renombre. Sin embargo, Jabugo es mundialmente conocido por su jamón; se cuenta incluso que Cristóbal Colón llevó en sus viajes a América jamón de Jabugo…

En aquel lejano siglo XV comenzó ya la leyenda del jamón de Jabugo, si bien el gran desarrollo de las industrias cárnicas de esta población onubense comenzó a principios del siglo XX. Hoy en día, el mundialmente conocido como jamón de Jabugo tiene sello de calidad, perteneciendo a la Denominación de Origen Protegida ‘Jamón de Huelva’.

Esta ruta por el jamón de Jabugo nos lleva al Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche, que está ubicado al norte de la provincia de Huelva, en el extremo occidental de Sierra Morena. Se trata de un espacio natural que descubre al viajero una infinidad de pueblos y tradiciones donde el cerdo ibérico es el auténtico protagonista.

Y es que no hay mejor embajador de esta tierra desde la Antigüedad que el jamón. Este Parque Natural no se entiende sin la mención al cerdo de raza ibérica y todo lo relativo a su cría, sacrificio y posterior elaboración del jamón. Un espacio que ofrece el incomparable hábitat donde se cría el cerdo ibérico

En la dehesa, en la que el cerdo se cría en semilibertad durante buena parte de su vida, el animal se alimenta de hierba, pequeños invertebrados y, sobre todo, bellotas, que son el ingrediente indispensable durante el periodo de montanera, el anterior al sacrificio.

Obviamente, la materia prima juega un papel esencial en el sabor. El cerdo de raza ibérica es el fruto de una selección genética realizada durante siglos hasta conseguir un ejemplar con unas características que se adaptan a este medio natural con excelentes resultados en su posterior proceso de curación.

Los ganaderos de la zona se sienten orgullosos del ecosistema que rodea a la raza ibérica, cuidando los alcornoques y encinas que acompañan al cerdo ibérico durante toda su vida, buscando el equilibrio idóneo durante la montanera entre la cantidad de bellotas y el número de cochinillos.

El microclima que rodea a la Sierra de Aracena es también fundamental para los secaderos de jamón, donde de manera artesanal se abren y cierran ventanas para aprovechar las condiciones naturales del entorno y conseguir que la maduración de los jamones y paletas sea la idónea en la tranquilidad de las bodegas, donde la palabra prisa no existe.

Alrededor de la cultura del jamón de Jabugo, el viajero puede descubrir y disfrutar un amplio catálogo de experiencias, donde se pueden encontrar talleres artesanales, alojamientos donde reina la paz, paseos a pie o a caballo y, por supuesto, degustaciones de jamón ibérico de bellota D. O. P. Jamón de Huelva, embutidos ibéricos, dulces artesanos y vinos D. O. Condado de Huelva.

Además de gastronomía, la Ruta del Jabugo ofrece a los viajeros visitas culturales a la Peña de Arias Montano, así como a la Gruta de las Maravillas y el Museo del Jamón de Aracena, un centro de interpretación del cerdo ibérico, que descubre, en sus más de 1.600 metros cuadrados, el ciclo vital del ibérico. Entre los meses de octubre y abril también es posible degustar los productos típicos de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche en Mesón Asador Bózquez, una antigua bodega decorada con arte ‘patchwork’.

Viajando en un transfer desde Sevilla, se puede visitar la Dehesa, contando con las explicaciones en campo de las variedades de cerdos, cruces, alimentación y conservación del medio natural.

El día continúa con la visita a los secaderos y bodegas naturales de Jamones Eiriz Jabugo. Para finalizar, nada mejor que un almuerzo degustación de los productos típicos en un ambiente familiar y sereno. El viajero puede completar esta experiencia con talleres de elaboración de mermeladas y derivados de la castaña o paseos a caballo o en burro.

Con el objetivo de conocer el proceso de crianza del cerdo y elaboración del jamón, la Dehesa Finca Montefrío se abre también a los visitantes para que éstos recorran la dehesa plagada de árboles centenarios y conozcan dónde viven, cómo se crían y qué comen los cerdos en las diferentes etapas de su crianza. Un agradable paseo que culmina con la degustación del producto estrella, el jamón, certificado por D. O. P. Jamón de Huelva en calidad SUMMUM.

Qcom.es no se responsabiliza ni se identifica necesariamente con las opiniones expresadas por sus colaboradores, limitándose a convertirse en canal transmisor de las mismas