Comenzar la búsqueda
 

buscar

Búsqueda en los contenidos de la web
El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

28 DE febrero DE 2019

Nacidos para liderar mercados

Vidal Maté. @trigo_limpioVM

Antonio Hernández Callejas, como primer accionista, es presidente de Ebro Foods desde 2005. Economista, navarro de nacimiento, soriano de origen y criado en Sevilla, donde la familia poseía la empresa arrocera Herba. Bajo su gestión, en base a una estrategia de desinversiones allí donde no veía futuro para crecer, vendió Azucarera y Puleva. Por el contrario, realizó inversiones por un montante de unos 2.300 millones aupando al grupo al liderazgo mundial en el arroz y al segundo puesto en salsas y pastas, con una facturación de más de 2.500 millones de euros, de los que más del 90% corresponden a los mercados exteriores. Hoy Ebro es la primera empresa alimentaria española. No cree en los milagros. Su política de crecimiento vía compras la ha basado siempre en adquirir empresas a buen precio y, sobre todo, por su capacidad para crecer. Frente a las dificultades para operar en los mercados con productos maduros como arroz o pasta, ha apostado siempre por la innovación en la oferta, productos con mayor valor añadido y también con la salud como el arma para lograr nuevos consumidores.

En 2016, el grupo hacia su primera incursión en el sector de los productos orgánicos, línea que continuó en 2017 con la adquisición de la empresa francesa Celnat, líder en el mundo de los cereales, continuó en 2018 con la compra de la firma catalana Vegetalia y seguirá en el futuro. Nunca creyó en el sector del aceite por su baja rentabilidad y vendió su participación en el actual grupo Deoleo.

Pregunta.-En poco más de una década ha construido la firma líder en el sector agroalimentario de capital español, líder mundial en arroz y la segunda en salsas y pastas con inversiones de unos 2.300 millones ¿Qué estrategia ha seguido a la hora de las adquisiciones?

Respuesta.- Hemos tratado de operar fundamentalmente en sectores con futuro en los mercados mundiales. El crecimiento se ha hecho con la adquisición de empresas que en un momento determinado nos interesaron en función de su precio, pero sobre todo, por su capacidad de crecimiento.

P.- Si nos atenemos a los resultados ha sido una gestión llena de éxitos. ¿Podemos hablar de algún fracaso?

R.- También hemos tenido algunos, pero nos retiramos a tiempo, concretamente en Alemania.

P.- Tuvo en sus manos la primera empresa láctea española, Puleva y la primera azucarera, Ebro. ¿Por qué su venta?

R.- Eran dos empresas líderes en el mercado nacional, pero con un volumen muy inferior a las empresas de la competencia en el mercado comunitario. Entendimos que las posibilidades para llegar a liderar esos mercados eran escasas, además en un tiempo cuando se mantenían las cuotas de producción y consideramos era la opción más acertada que aportaba fondos para operar en otros sectores.

P.- ¿Tiene aversión al aceite? Fue accionista de la primera empresa del sector, hoy Deoleo, en el primer país productor del mundo y cuando se barajaba la posibilidad de sumar y crear un gran grupo español, vendió su participación.

R.- No. Simplemente sucede que consideramos se trata de un sector con unos márgenes muy escasos y muy baja rentabilidad para la industria.

P.- En el sector español de la pasta se espera el cuaderno de venta de Pastas Gallo.

R.- No estamos cerrados a nada, pero para ello es preciso conocer las condiciones de venta.

P.- Arroz o pasta se pueden considerar como dos sectores maduros, ¿qué política tiene el grupo para aumentar la demanda?

R.- Nuestra apuesta se basa en la innovación para llevar a los mercados nuevas ofertas en función de la evolución de la demanda, de la entrada de nuevos consumidores con cambios desde la presentación de los envases al contenido de los mismos en un segmento diferenciado de calidad.  

P.- Hace cuatro años hizo su primera apuesta en el segmento de productos basados en semillas como quinoa o chía y dió un paso más en su apuesta por la oferta bio constituyendo Almentation Santé y la compra de empresas como la francesa Celnat y la catalana Vegetalia. ¿Estamos ante los inicios de un asalto a otro liderazgo mundial?

R.- Estamos dando los primeros pasos en un sector donde ya existen grandes grupos multinacionales y nuestro objetivo es simplemente seguir creciendo. Además hay que estar atentos a su rentabilidad si, como se ve, van camino de salir de la distribución especializada para ser una parte más de los lineales de la gran distribución.

P.- ¿Qué papel juega la salud en su política de ventas?

R.- Juega un papel importante. No se puede ocultar que cada día existe entre los consumidores una mayor preocupación por tener una alimentación más saludable con la incorporación de nuevos productos a nuestras dietas.

P.- Está clara su apuesta por el mercado exterior que supone el 90% de sus ventas. ¿Esa casi renuncia al mercado interior se debe a que se trata de un mercado pequeño o a la  estrategia de precios bajos que mantienen los grandes grupos de la distribución con escasa rentabilidad para la industria?

R.- La participación de España en nuestras ventas responde simplemente a que se trata de un mercado de 46 millones de consumidores frente a los millones que existen en todos los mercados donde opera el grupo. Por lo demás, las estrategias de la distribución en España no son diferentes a la que llevan a cabo los grandes grupos en todo el mundo.

P.- América del Norte, Asia y Europa son hoy sus mercados clave. ¿No se exploran otros territorios?

R.- En Asia existen todavía muchas posibilidades de crecimiento y obviamente se contemplan otras opciones para posicionarnos en otros mercados como el africano.

P.- Bruselas decidió recientemente aplicar la cláusula de salvaguarda para el arroz procedente de Camboya y de Myanmar. ¿Como le afecta a su grupo?

R.- No nos preocupa. En España operamos básicamente con arroz nacional y en otros mercados operamos también especialmente con producciones de cada país.

P.- Es partidario de que figure el origen en los envase del arroz como sucede ya con la leche y sucederá con la miel?

R.- Es indiferente. En Italia ya se aplica a cereales o pastas. Es peligroso por lo que puede suponer de incitar a un proceso de renacionalización de la demanda, una vuelta atrás en la UE, cuando operamos en un mercado global.

Qcom.es no se responsabiliza ni se identifica necesariamente con las opiniones expresadas por sus colaboradores, limitándose a convertirse en canal transmisor de las mismas