Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • Google plus (en nueva ventana)
  • RSS Avisos
Búsqueda en los contenidos de la web

sábado 22 de septiembre de 2018

Especial La PAC que queremos
16/03/2017

Ascensión Carreño

(Diputada y portavoz del Grupo Parlamentario Popular en la Comisión de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente del Congreso)

Pregunta.- Bruselas tiene clara su idea de flexibilizar la definición de actividad agraria para acceder a las ayudas directas. ¿Cuál es su posición?

Respuesta.- En la última reforma de la PAC se ha avanzado por parte del Gobierno de manera importante, centrando las ayudas exclusivamente en explotaciones que tienen actividad agraria. Es muy necesario que las ayudas se dirijan a explotaciones que generan actividad, empleo y riqueza en el medio rural.

P.- La aplicación de la reforma en España fue decidida entre Agricultura y las comunidades autónomas. ¿Es partidario de que en el futuro la misma se haga vía parlamentaria?

R.- Desde el primer momento, el Gobierno  buscó el máximo consenso y acuerdo con el sector y con las CC. AA. La decisión final se tomó en Conferencia Sectorial buscando el máximo equilibrio entre los distintos intereses de las CC. AA.

Este procedimiento viene avalado por la Sentencia 104 de 2013 del Tribunal Constitucional, justificando la decisión del Gobierno español de aplicar un régimen de pago único a escala nacional ejerciendo sus funciones constitucionales de ordenación del sector económico agrícola y estableciendo las directrices básicas para su aplicación. Igualmente, confirma que la decisión sobre el modelo de regionalización compete exclusivamente al Estado respetando la competencia autonómica para la gestión del sistema de ayudas en sus territorios.

El Parlamento debe tener conocimiento y hacer sugerencias como ha hecho en situaciones anteriores. Pero la negociación en Bruselas es del Ministerio y quien la aplica son las CC. AA.

P.- La distribución de los fondos en la reforma anterior se hizo bajo los criterios de continuidad y estabilidad para las explotaciones que recibían las ayudas y de las comunidades autónomas. ¿Debe seguir esa línea?

R.- Lo primero que hay que aclarar es que en el primer pilar de la PAC no existe un reparto de fondos territorial, que conlleva una distribución por comunidad autónoma, sino opciones de aplicación, que se consensuaron con las CC. AA., y con las organizaciones del sector, que pidieron estabilidad y continuidad en la aplicación.

Nuestra posición es seguir escuchando a las CC. AA. y al sector y evitar grandes rupturas que puedan poner en peligro algún sector.

Este es el momento de la defensa de la PAC como una política autónoma, fuerte, con un presupuesto adecuado, en defensa de los intereses españoles. Si es posible se debe seguir un criterio para no generar distorsión, en cualquier caso se debe defender que la futura PAC siga siendo una fuente de estabilidad para la renta de los agricultores.

P.- ¿Cómo valora el proceso de convergencia de las ayudas de la PAC aplicado en España?

R.- El proceso de convergencia aplicado en España fue el resultado del consenso expresado por el sector y las CC. AA. que querían estabilidad entre agricultores, sectores y territorios evitando trasvases entre los mismos. Por tanto, la valoración no puede ser más que positiva por el consenso alcanzado.

P.- ¿La nueva reforma debe avanzar hacia un pago igual por hectárea?

R.- La aplicación de una tasa plana puede generar grandes trasvases entre sectores que pueden poner en peligro nuestra diversidad y variedad productiva.

Por ello, cualquier decisión sobre este tema tiene que ser ampliamente debatida analizando las consecuencias que puedan derivarse para los agricultores y para los diferentes sectores.

P.- ¿Deben seguir los pagos por derechos históricos? ¿Se deben incluir otros sectores hoy fuera de las ayudas?

R.- El objetivo de los pagos debe ser ayudar a mantener la renta de nuestros agricultores y la rentabilidad de sus explotaciones y dada nuestra diversidad, será necesario analizar las repercusiones que pueda sufrir algún sector si la ayuda se reduce o disminuye.

En relación con la inclusión de nuevos sectores, el objetivo principal será  preservar en algunos casos, sus programas específicos,  como el del vino y el de las frutas y hortalizas, tan importantes para el mantenimiento y desarrollo de los mismos.

P.- ¿Hay que primar a las primeras hectáreas de cada explotación?

R.- Antes de tomar una decisión hay que analizar sectorialmente las consecuencias que puede tener el pago a las primeras hectáreas.

P.- ¿Deben recibir las ayudas los jubilados? ¿Sería posible un sistema de ayudas para que dejaran las tierras y se impulsara el relevo generacional?

R.- El tema de los jubilados ya se planteó en la anterior reforma y no es fácil llegar a una solución. Las ayudas van dirigidas a quien tiene actividad sobre una explotación agraria y no sobre su condición o edad. De hecho, el primer requisito que tiene que cumplir un jubilado es cumplir con el requisito de agricultor activo.

La incorporación de jóvenes a la actividad agraria es una medida que se encuentra en el Marco Nacional de  Desarrollo Rural, por lo que todas la CC. AA. deben integrarla en sus PDR.

Lo que es importante es avanzar en el relevo generacional haciendo más atractivo el campo y por ello hemos incorporado de los pagos directos el 2% de ayuda complementaria para los jóvenes, además de mejoras fiscales ayudas a las inversiones en las explotaciones, etc.

P.- ¿Se debe fijar tope a las ayudas directas?

R.- Estamos dispuestos a estudiar un sistema de límite de ayudas directas que puede recibir un agricultor, teniendo en cuenta para ello el factor empleo.

P.- ¿Cómo valora el uso de los fondos para desarrollo rural? ¿Cómo se deberían aplicar para frenar el abandono del medio?

R.- En primer lugar, creo que es importante resaltar en esta materia, la recuperación del Programa Nacional de Desarrollo Rural de carácter supraautonomico para atender actuaciones que superen el ámbito territorial de una CC. AA.

En segundo lugar, estamos en el segundo año de aplicación de los PDR autonómicos y creemos que aún es pronto para hacer una valoración. Siempre cuesta arrancar en los primeros años de una nueva programación, y a medida que avanza el periodo estamos convencidos que se implementarán todas las medidas.

Los PDR tienen un calendario, una serie de hitos que hay que cumplir y a medida que avancen podremos realizar un balance.

Lo que sí que es importante es avanzar en medidas que hagan más atractivo el medio rural para los jóvenes y trabajar entre todos los involucrados en el mundo rural en actuaciones que nos ayuden a responder al reto del despoblamiento de estos territorios

P.- ¿Ha servido para algo el pago verde? ¿Cómo se debería gestionar para mejorar su eficacia?

R.- La aplicación del greening ha logrado los objetivos que se buscaban con las medidas que entre todos los Estados miembros se decidieron aplicar para que la PAC tuviera un componente medioambiental reforzado.

La medida de diversificación de cultivos ha provocado en España que muchas explotaciones, desde 2014, hayan incrementado el número de cultivos de su explotación con los beneficios que esto supone para el suelo y la biodiversidad.

En lo que se refiere a las superficies de interés ecológico (en España barbechos, cultivos fijadores de nitrógeno y superficies reforestadas) se ha incrementado, también el cultivo de este tipo de superficies con sus correspondientes efectos medioambientales de protección de la biodiversidad y de reducción del uso de fertilizantes.

Finalmente, el mantenimiento de las superficies de pastos permanentes que se ha asegurado gracias al greening ha permitido que se incremente ligeramente este tipo de superficie en España.

<< volver

MÁS EN Especial La PAC que queremos

24/02/2017
Especial La PAC que queremos
Noticias
24/02/2017
Especial La PAC que queremos
Noticias
23/02/2017
Especial La PAC que queremos
Noticias
23/02/2017