Comenzar la búsqueda
 

buscar

Búsqueda en los contenidos de la web
El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

Nueva regulación de los envases de aceite en la restauración

A lo largo de los últimos cinco días, el Palacio de la Magdalena (sede de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo) ha acogido el Curso de verano promovido desde la Fundación Patrimonio Comunal Olivarero, en su cuarte edición, bajo el título de "El aceite de oliva esencia de la cultura, la vida y la dieta, en el Mediterráneo". Un centenar de alumnos han podido profundizar en el realidad del sector aceite de oliva desde de vista económico, histórico, cultural, científico y normativo.

El curso fue el lugar elegido por la directora general de Industria y Mercados Alimentarios, Isabel Bombal, para avanzar parte del contenido de la Norma de Calidad de los Aceites Vegetales Comestibles, que está elaborando el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino. En concreto, mostro su intención de sacar adelante un cambio en las normas sobre envases para uso de autoservicio de los clientes de establecimientos hosteleros y restauración, que acabe de una vez por todas con la "presentación infame" que muchos aceites tiene que sufrir en estos establecimientos. En Ministerio propone que el aceite que se presente etiquetado y envasado en estos establecimientos esté provisto de dispositivos irrellenables.

Más promoción

No obstante, el mercado del aceite de oliva y la crisis de precios, ocupó buena parte de las ponencias a lo largo de estos cinco días. Isabel Bómbal, entró de lleno en el problema, poniendo de manifiesto por el papel que la gran distribución está teniendo en la crisis de precios, "el uso del aceite como producto reclamo es una tragedia para el sector". La directora aboga por "buscar soluciones estructurales, ya que el sector está muy atomizado". Bombal también hizo una cerrada defensa de la promoción del producto y para ello el sector "cuenta con un instrumento muy potente, la Interprofesional".

El director de la Agencia para el Aceite de Oliva, Carlos Sánchez Laín, destacó también el papel de la Interprofesional en el funcionamiento mismo del sector, "es necesario tener objetivos comunes". Pero Sánchez Laín, también abordó las debilidades de un sector en el que existe un evidente desequilibrio entre los distintos eslabones de la cadena de formación de los precios. En un extremo, medio millón de olivareros y el otro sólo cinco grandes grupos de distribución.

De hecho, como puso de manifiesto Juan Vilar, profesor de la Universidad de Jaén, el problema de las bajas cotizaciones pone en riesgo a buena parte de la producción mundial, "a estos precios, un alto porcentaje del olivar mundial no es rentable".

Álvaro González-Coloma, director gerente de la Fundación Patrimonio Comunal Olivarero, y codirector del Curso (junto al doctor Fernando López Segura), tampoco quiso desaprovechar la oportunidad para incidir en las debilidades que aquejan a un sector en el que "no se gana dinero vendiendo más caro, sino comprando más barato". Pidió un cambio de mentalidad, sobre todo al enfrentarse con mercados maduros como el español, en donde "el aceite de oliva se consume por tradición y debemos conseguir que se haga por convicción". Ahí la promoción debe jugar un papel determinante.

Aceite de oliva y salud

Para ganarse a los consumidores, el aceite de oliva, tiene un instrumento privilegiado, la Dieta Mediterránea, respaldada por la Unesco, y que cuenta con el aval de los científicos. De hecho, los expertos que trabajan en establecer la relación entre salud y consumo de aceite de oliva han tenido un especial protagonismo a lo largo del Curso.

Los principales grupo de investigación en ese campo han pasado por el aula de la UIMP para hacer balance de sus logros. Fue el caso del doctor Eduardo Escrich, que dirige desde hace más de dos décadas, en la Universidad Autónoma de Barcelona, un estudio sobre los efectos del consumo de aceite de oliva en el cáncer de mama. Las investigaciones, que cuentan con el apoyo de la Fundación Patrimonio Comunal Olivarero y la Interprofesional del Aceite de Oliva, entre otras instituciones, han demostrado que el consumo del aceite de oliva, dentro de una dieta equilibrada, favorece que los tumores "sean menos agresivos". Crecen de forma más lenta y se mejora la respuesta del cuerpo para luchar contra su avance.

El consumo de aceite de oliva también ha demostrado efectos beneficiosos en otras dolencia como la diabetes, "la gran epidemia del siglo XXI" en palabras de Ramón Estruch, investigador del Hospital Clinic de la Universidad de Barcelona, que trabaja en el estudio Prevención con Dieta Mediterránea (PREDIMED). "Mejora los parámetros que definen la diabetes y se producen menos casos", es más se ha demostrado que el consumo de aceite de oliva induce, de forma muy rápida, modificaciones en los niveles de azúcar e insulina en la sangre.

El doctor Estruch también se refirió a otro de los caballos de batalla de la investigación en este campo, el control del colesterol. Recordó que la única forma de mejorar los niveles del colesterol "bueno" en la sangre (el HDL) es mediante el consumo de aceite de oliva, "no hay medicamentos para subir el nivel de HDL".

Aceite y cultura

Pero el curso no ha querido centrarse sólo en los aspectos más técnicos y económicos del aceite de oliva. También ha querido explotar la cultura que hay alrededor del aceite de oliva y el olivar. Por esa razón, la gastronomía ha tenido también su representación en el encuentro de Santander. El chef Alberto Moya, propuso una cata muy reveladora, a partir de cinco tapas reproducidas con tres tipos de aceite de oliva. El centenar de alumnos del curso pudo experimentar los matices distintivos que aportaba cada uno de ellos a cada plato.

Pero también hubo tiempo para la música, más en concreto la que está enraizada en el paisaje de olivar español, el flamenco. El miércoles, el cantaor Rafael Espejo "Churumbaque", acompañado por Rafael Rodríguez "Merengue de Córdoba" a la guitarra, y con la participación de la bailaora Desiré Rodríguez, ofrecieron la fusión entre cultura olivarera y otro expresión del patrimonio cultural español.

Qcom.es no se responsabiliza ni se identifica necesariamente con las opiniones expresadas por sus colaboradores, limitándose a convertirse en canal transmisor de las mismas