Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • Google plus (en nueva ventana)
  • RSS Avisos
Búsqueda en los contenidos de la web

miércoles 20 de febrero de 2019

Opinión
11/02/2019

Los españoles gastan cada día 5 millones de euros en alimentación ecológica

Ángeles Parra. Directora de BioCultura y presidenta de Asociación Vida Sana

Los españoles gastan cada día 5 millones de euros en alimentación ecológica. El gasto anual per cápita se ha duplicado en cuatro años, y ahora son ya 42 euros por persona y año. Así, son ya 2 de cada 100 euros de nuestra cesta de la compra. Hemos entrado en el Top Ten del consumo mundial de productos orgánicos.

También va cambiando el perfil de consumidor ecológico (hasta hace poco anclado en un consumidor de entre 35-50 años); los compran todos los públicos, aunque los millennials (consumidores con menos de 35 años) ganan terreno y son ya aproximadamente el  30% de los consumidores de productos ecológicos. Estos millennials cambian drásticamente sus hábitos de consumo hacia la ecología cuando se convierten en padres/madres. El proceso se está dando en todo el orbe. Un informe de la Organic Trade Association (OTA) en Estados Unidos revela que el 25% de los millennials americanos ya son progenitores y en los próximos 10-15 años el porcentaje será en torno al 80%. Esto va a significar, según los expertos, un aumento significativo del consumo ecológico para los próximos años. Tener descendencia aumenta significativamente el consumo ecológico en muchas parejas. Por un lado, les hace pensar que actúan como padres conscientes, y no andan desencaminados. Porque, sólo en el aspecto de la salud, la mala alimentación es responsable de muchas de las patologías de buena parte de la población, y, en especial, de los niños, ya que, evidentemente, la salud de una familia tiene que empezar en la cocina y, por otro lado, los niños son los más vulnerables.

Por otra parte, la incorporación de líneas de productos ecológicos en grandes multinacionales alimentarias va a ser una constante en los próximos años. Todas tienen  su línea “bio”. Por otro lado, los alimentos “bio” ya están, en mayor o menor medida, en muchos lineales de grandes superficies. Se habla ya de que en los próximos 10-15 años en Europa el consumidor sólo va a demandar fruta y verdura que sea ecológica.

Dentro del sector, algunas tendencias sacan músculo. Hay que destacar el crecimiento de tendencias ovolacteovegetarianas y veganas. Así como los superalimentos, los fermentados, la alimentación infantil y los productos “sin” (sin lactosa, sin gluten, sin azúcares añadidos), habida cuenta de las alergias e intolerancias que han creado, en gran medida, las formas de producción industrializadas. Otro subsector que gana peso es el de la cosmética ecológica certificada y los productos de limpieza y de higiene “bio”.

El consumidor elige dónde comprar

El 29% de los compradores convencidos de la calidad de los productos ecológicos los compran  de manera exclusiva en el canal especializado. Esto nos da una orientación sobre la importancia de este canal. Si hablamos de compradores habituales, 7 de cada 10 suelen comprarlos en establecimientos no especializados; y 2 de cada 10 compra en los dos canales. Los que compran en establecimientos no especializados… escogen sobre todo los hipermercados (71%). En el canal especializado, no hay un establecimiento que aglutine tantos compradores sino que se reparte de manera similar entre la venta directa del agricultor, tiendas especializadas, herboristerías y pequeños establecimientos. Compran  habitualmente a una media de 3 establecimientos.

La cesta de la compra ecológica para todos los consumidores se llena principalmente de  fruta, vegetales y huevos. Los consumidores convencidos destacan por comprar más cantidad de categorías de alimentos (7 de media a la semana) y eligen más que el resto de compradores: vegetales, infusiones y cafés, mermeladas y miel.

El principal freno al consumo sigue siendo la falta de información y la disponibilidad y accesibilidad a estos  productos (muy por encima del factor precio), aunque este hecho también está cambiando rápidamente. La comercialización de alimentos ecológicos ha entrado recientemente en un nuevo escenario. Las grandes superficies, los hipermercados, los establecimientos delicatessen, el canal Horeca, y la reciente publicación del Plan de Contratación Pública Ecológica General del Estado, sus organismos autónomos y las entidades gestoras de la Seguridad Social, plantean un antes y un después. Además de la ampliación de surtido, en toda su gama, que todos los fabricantes ecológicos tradicionales, sin excepción, han ido realizando en los últimos años.

Así es que, siendo la alimentación el pilar de los hábitos de vida saludables, el sector de la producción agroalimentaria ecológica tiene un gran futuro por delante. La información y la educación en consumo irán también en aumento, lo que fortalecerá la oferta y la demanda, democratizando el producto ecológico y su accesibilidad para todos los públicos.

<< volver

MÁS EN Opinión

19/02/2019