Comenzar la búsqueda
 

buscar

Búsqueda en los contenidos de la web
El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

21 DE diciembre DE 2020

Alimentación y bebidas: esencial y comprometido

Mauricio García de Quevedo. Director general de FIAB

El año 2020 ha provocado profundos cambios económicos y sociales. Es en momentos como los que estamos viviendo, con la crisis del coronavirus marcando la agenda global, es cuando el conjunto de la sociedad se da cuenta del peso y la importancia de la industria de alimentación y bebidas, un sector clave que, en los momentos de más dificultad, se alza como un pilar estratégico para nuestro país.

Desde el primer momento de la crisis sanitaria, la industria asumió un papel estratégico y esencial, siendo su actividad clave para garantizar el abastecimiento continuo de alimentos y bebidas. Las casi 30.000 empresas y el medio millón de trabajadores del sector adaptaron rápidamente sus modelos de producción y estuvieron en todo momento en contacto con el resto de eslabones de la cadena alimentaria, así como con la Administración, para garantizar el constante flujo de productos. De hecho, la responsabilidad y el esfuerzo de de nuestras empresas y trabajadores convirtieron a España en el segundo país del mundo con menos roturas de stock, tan solo después de Canadá.

Sin embargo, no podemos olvidar que el impacto de la crisis ha sido fatídico para el conjunto de la economía y, por tanto, también para la industria de alimentación y bebidas. La pandemia ha paralizado diversas actividades de las que depende estrechamente nuestro sector: el turismo internacional, prácticamente estancado desde marzo de 2019, y la actividad hostelera, que canaliza cerca del 30% de nuestra facturación y que, debido a las restricciones del COVID-19, no está pudiendo reactivar su actividad profesional.

De hecho, las ventas del sector al canal HORECA se han reducido entre un 50 y un 60% en relación con el año pasado. Esta actividad es esencial para el desarrollo de nuestra economía y hay sectores de la industria de alimentación y bebidas que destinan cerca del 80% de sus ventas a bares y restaurantes, siendo muchas empresas ─en su mayoría pymes─ las que destinan la totalidad de su producción a abastecer estos establecimientos.

Por otro lado, las exportaciones, que canalizan otro 30% de nuestra facturación, viven momentos de gran incertidumbre, afectadas por unos gravámenes injustos impuestos por la Administración Trump a ciertos productos de alimentación y bebidas españoles y la salida inminente del Reino Unido de la Unión Europea, a falta de un acuerdo para el Brexit, que podría poner en riesgo nuestras ventas al quinto destino de nuestras exportaciones alimentarias.

En este escenario, el aumento que se ha dado en el consumo en el hogar no compensa las pérdidas que está percibiendo la industria, cuya facturación ha sufrido una disminución de 3.680 millones de euros desde el pasado mes de marzo. Además, entre febrero y octubre, cerca 1.800 empresas se han visto abocadas al cierre de sus negocios.

Sin embargo, la industria no ha dejado de poner al consumidor en el centro de su actividad. Muestra de ello ha sido el esfuerzo de todo el sector por mantener, en esta coyuntura, los estándares de calidad, variedad y seguridad (un rasgo especialmente valorado por los consumidores en estos momentos). La industria ha asegurado el mantenimiento de los valores tradicionales de nuestros productos al mismo tiempo que avanzaba en sus procesos de digitalización a pasos agigantados, a través de herramientas como el e-commerce y el delivery, con tal de asegurar que los productos llegaran a los consumidores.

Durante todo este tiempo, la industria ha demostrado ser también un sector responsable y comprometido con la sociedad española, a través de donaciones desinteresadas a diferentes organizaciones sociales, comedores benéficos, hospitales y centros de salud u hoteles medicalizados en forma de alimentos y bebidas, donaciones económicas o material de protección sanitaria.

Afrontamos el nuevo año con esperanza y esperamos poder reactivar nuestra actividad en 2021 y de esta manera recuperar nuestras cifras de crecimiento y esa tendencia positiva que nos sitúa como primer sector industrial de nuestro país. Pedimos al Gobierno que tome medidas en el ámbito económico y fiscal, aumentando, preservando y agilizando la provisión de financiación y liquidez a las empresas, así como que se descarten aquellos impuestos que penalicen el consumo. Además, es fundamental potenciar el trinomio Alimentación-Gastronomía-Turismo a través de acciones que fomenten el consumo nacional, el turismo y la promoción de los productos españoles en el extranjero, entre otras medidas.

Qcom.es no se responsabiliza ni se identifica necesariamente con las opiniones expresadas por sus colaboradores, limitándose a convertirse en canal transmisor de las mismas