Comenzar la búsqueda
 

buscar

Búsqueda en los contenidos de la web
El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

25 DE marzo DE 2021

El Judión de La Granja busca la IGP

Eduardo García. Periodista

La Asociación “Tutor del Judión de La Granja” y el Ayuntamiento del Real Sitio de San Ildefonso están trabajando en la ejecución de un proyecto colectivo de desarrollo económico y social del medio rural para la valorización de un acervo cultural y gastronómico de Castilla y León como es el “Judión de La Granja”.

En el año 2013 se consiguió tan ansiada protección y control, como es la Marca de Garantía “Judión de La Granja”, con la aprobación del Reglamento de Uso por parte del Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León, como un instrumento que ha impulsado la inversión y el empleo en el mundo rural, incitando a los promotores del mundo rural a reflexionar sobre el potencial de su territorio, fomentando la aplicación de estrategias originales de desarrollo sostenible, integradas, de calidad y destinadas a nuevas formas de puesta en valor como es el producto hortícola: “Judión de la Granja”.

Los resultados cuantitativos del proyecto de la Marca de Garantía “Judión de La Granja” son muy positivos. Desde su inicio en el año 2015 hasta el año 2020, se ha incrementado en un 120% el número de productores y en un 175% la producción amparable.

Este aumento de volumen de producción necesita una protección bajo el régimen de IGP, que proporcione un marco estricto y legal de defensa y protección del producto contra el fraude, constituyendo el sistema utilizado para el reconocimiento de una calidad diferenciada, consecuencia de características propias y diferenciales, debidas al medio geográfico en el que se producen las materias primas, se elaboran los productos, y a la influencia del factor humano que participa en las mismas.

Este reconocimiento tiene como finalidad la apuesta por el desarrollo provincial que permite dinamizar nuestros pueblos, poniendo en valor nuestro patrimonio, ayudando a fijar población y creando las bases para un crecimiento económico y social sostenible. La creación de la figura de calidad IGP,  destaca especialmente por su carácter innovador en el sector agroalimentario, distinguiéndose por revitalizar cultivos autóctonos, mejorar las rentas agrícolas y valorizar el patrimonio natural, dentro de la delimitación geográfica propuesta para el cultivo, contemplando 54 municipios de Segovia Sur.

Judiones de La Granja, un gran alimento

Las cualidades propias del judión de La Granja se deben tanto a su composición, como al suelo y al clima de la zona, que influyen de forma directa en la calidad del producto. El microclima de montaña y los suelos, formados a partir de materiales graníticos, muy ligeros y permeables forman tierras muy apropiadas para el cultivo del Judión. Además, estos suelos tienen un bajo contenido en cal, lo que da lugar a semillas con tegumento fino por su bajo contenido en oxalato cálcico, lo cual disminuye considerablemente su tiempo de cocción.

Se trata de un producto de gran calidad, que “se distingue por su extraordinaria suavidad tras la necesaria cocción”, incluso después de varios días de haberse guisado, con características propias y diferenciadas del resto.

En el año 1955 es cuando se ofrece como receta desarrollada por el Jefe Cocina Tomás Urrialde, internacionalmente conocida hoy en día, en una comida en a unos comensales muy especiales en el restaurante el Mesón de Cándido. Han transcurrido más de 65 años y la misma ha dado lugar que el Judión de la Granja esté incluido en todas las cartas de los restaurantes de La Granja de San Ildefonso, Segovia y su provincia. Esto implica que tanto la producción como la gastronomía han ido de la mano para dar tan significado valor único al Judión de la Granja.

El régimen de IGP se establecería para ayudar a los productores del “Judión de La Granja” vinculados a la delimitación geográfica: - asegurándoles una remuneración justa por las cualidades de sus productos, - garantizando a los nombres de esos productos, como derechos de propiedad intelectual, una protección uniforme en todo el territorio de la Unión, - proporcionando a los consumidores información clara sobre las propiedades que confieran valor añadido a dichos productos.

Sólo existe un Judión de La Granja, aquel que certifica que, a partir de una semilla única, la que los vecinos/as del Real Sitio de San Ildefonso han perpetuado en las Huertas de Navalaloa y Chamberí (y que actualmente de conserva gracias al Banco se semillas cultivado por la Asociación “Tutor del Judión de La Granja”), se cumplen unos requisitos comunes de calidad, componentes y origen geográfico, que hacen que al degustarle se aprecien las cualidades diferenciales con otras judías grano de importación.

En el año 1992 se presentó una tesis Doctoral por el Prof. Rafael Urrialde, que ahondaba en los conocimientos científico-técnicos del Judión de la Granja tanto a nivel morfológico como bromatológico y sus específicas e individuales características, que hoy en día se ha retomado como línea de investigación, en la Unidad Docente del Departamento de Genética, Fisiología y Microbiología de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad Complutense de Madrid, para conocer aún más todos los aspectos relacionados a nivel fisiológico del Judión de la Granja.

La existencia efectiva de la Indicación Geográfica Protegida “Judión de la Granja, consolidará las bases productoras y transformadoras, que hacen del Judión de La Granja, un recurso que generan beneficios que para el municipio que pueden cifrarse, por un lado, en el intangible relacionado con el atractivo asociado a una Marca de Calidad cuya denominación remite al nombre de la localidad, abundando en la imagen de calidad y sostenibilidad que el municipio persigue; por otro en la generación de puestos de trabajo en el municipio; y por último en retornos económicos a las inversiones necesarias para la gestión de la marca. En este último aspecto han de tenerse en cuenta retornos directos vinculados a las cuotas de operadores, en crecimiento y con un importante potencial de futuro; indirectos por los aumentos de parcelas productivas; y vinculables a la actividad en tanto pueda provocar un aumento en la demanda del producto y de sus elaboraciones en comercios y restaurantes.

Qcom.es no se responsabiliza ni se identifica necesariamente con las opiniones expresadas por sus colaboradores, limitándose a convertirse en canal transmisor de las mismas