Comenzar la búsqueda
 

buscar

Búsqueda en los contenidos de la web
El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

José García Carrión

Ricardo Migueláñez. Ingeniero Agrónomo. @rmiguelanez

Esta semana dedicamos el Quién es Quién a José García Carrión y, mientras escribo estas líneas, recuerdo como si fuera ayer la primera vez que tuve la oportunidad de coincidir con él y con su esposa, durante una jornada que organizábamos en Madrid en julio de 2010.

Aquel día pude comprobar en primera persona el ímpetu empresarial de esta pareja de emprendedores españoles de los de antaño y de origen murciano, con sede hoy en el madrileño barrio de Salamanca. Entraron en la reunión sin acreditarse ni nada, ya que ellos no necesitaban presentación ni invitación, porque tampoco estaban invitados, pero allí se plantaron, por si acaso se decía algo sobre ellos.

Anécdotas a un lado, hay que señalar que García Carrión nace en Jumilla en 1890, año en el que el bisabuelo del actual propietario de la empresa y protagonista de nuestro Quién es Quién de esta semana, construye una bodega de importantes dimensiones para aquella época con el objetivo de exportar vino a Francia.

En estos 120 años de historia, García Carrión se ha convertido en la primera bodega de Europa y la quinta del mundo, así como en la segunda marca de zumos del continente. Su actividad comercial se extiende a más de 130 países.

El origen de la empresa está en el mundo del vino. Y es ahí donde García Carrión es una referencia a escala mundial. En estos momentos elabora caldos en diez Denominaciones de Origen (D. O.) en España con bodegas y viñedos propios. La estrategia de la compañía pasa por consolidar en la distribución organizada sus marcas de vinos D. O. como Mayor de Castilla, Viña Arnaiz, Marqués de Carrión, Antaño, Señorío de los Llanos, Pata Negra o Jaume Serra a precios muy bajos, lo que le ha enfrentado a los Consejos Reguladores, que tienen políticas totalmente diferentes en cuanto a calidad y precio. Y es ahí donde radican la mayor parte de las críticas que se pueden hacer a la gestión de José García Carrión, ya que esa guerra de precios que genera en los mercados donde está presente, unido a la estrategia de precios de las superficies comerciales, está destrozando las categorías de vinos, zumos, gazpachos o cavas, banalizando totalmente los productos.

Un producto español sin fronteras

Con una visión innovadora y anticipada a su tiempo, hay que reconocer que García Carrión consiguió algunos logros que marcaron la estrategia empresarial de la compañía en materia de marketing y ventas durante muchos años. La inmersión en algunos mercados exteriores como el de Francia, al que se destina un porcentaje significativo de la producción de vino, o el envasado en brik no retornable, son algunas de las innovaciones más destacadas de este empresario español, que en la actualidad ha logrado posicionar sus productos en algunos de los mercados más importantes del mundo, como Reino Unido, Suiza, Alemania, Estados Unidos, Japón o China.

Destaca el mercado asiático, desde donde García Carrión trabaja con casi una decena de distribuidores, algunos de los cuales operan sólo en Internet y lideran el mercado online mundial, como es el caso del gigante Alibaba.

Además de estos logros en el mundo del vino, este empresario y su mujer, ya que se han convertido en un tándem inseparable también en los negocios, se han convertido en un agente importante en el mundo de los zumos. Dieron sus primeros pasos en el mercado de los zumos con una planta de exprimido situada en Jumilla, Murcia, pero poco a poco se fueron extendiendo por el litoral andaluz hasta construir la planta de transformación de zumo más grande de Europa en Huelva, desde la que se exporta zumo de naranja a más de 50  países.

Con un carácter particular, este empresario se presenta así mismo como un emprendedor con una visión clara, que con este modelo de negocio ha reportado a la compañía 890 millones de euros en 2014. Aunque se escuchan rumores de posibles ventas de algunas divisiones, el grupo se presenta optimista y prevé un incremento de las ventas que permitan superar los 1.000 millones de litros comercializados en 2015.

Sin embargo, una de las cosas que no se le dan nada bien a José García Carrión es el asociacionismo. Ha formado parte de todas las organizaciones sectoriales en las que opera, pero, por una cosa u otra, siempre termina saliéndose de ellas por los problemas que genera. Su visión de lo que tiene que ser una categoría es muy distinta a la de otras empresas de uno u otro sector y lo normal es que se enfrente a ellas en el marco de las asociaciones y las abandone, aunque luego vuelva a formar parte de ellas por un tiempo, y vuelva a salir pasados unos años.

En conclusión, se trata de un empresario hecho a sí mismo, con un modelo de negocio para cada categoría particular que solamente puede desarrollar él, aunque luego afecta negativamente a todo el sector.

Qcom.es no se responsabiliza ni se identifica necesariamente con las opiniones expresadas por sus colaboradores, limitándose a convertirse en canal transmisor de las mismas