Comenzar la búsqueda
 

buscar

Búsqueda en los contenidos de la web
El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

30 DE mayo DE 2019

Acción y colaboración para acabar con la escasez de tripulantes en la pesca

Javier Garat, secretario general de Cepesca y presidente de Europêche

Que la pesca es una actividad dura es una realidad que conocemos los profesionales de nuestro sector y, si bien es cierto que las condiciones a bordo de los buques han mejorado sustancialmente gracias a la modernización de los equipamientos y a las nuevas tecnologías, el trabajo en la mar, aunque apasionante, es también exigente.

Esta es una de las razones que explica la falta de tripulantes que viene sufriendo desde hace tiempo el sector pesquero, especialmente en las flotas de altura y gran altura, una problemática que se ha visto agravada en el actual momento del relevo generacional. Sin embargo, no es el único motivo que explica una problemática que pone en riesgo la viabilidad del sector y que, de hecho, ya ha obligado a algunos armadores a amarrar sus buques, ante la imposibilidad de contar con la tripulación mínima para zarpar.

Ante esta situación, empezamos a trabajar hace años tendiendo puentes de colaboración con las administraciones públicas y los agentes clave en los entornos formativo y laboral, a la búsqueda de soluciones. También lo hemos hecho en otros ámbitos bajo el paraguas de un Plan Estratégico en el Ámbito Social, en cuya definición ha resultado clave la labor de la Comisión de Asuntos Sociales, creada por la Secretaria General de Pesca del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) en el marco del Comité Consultivo del sector pesquero y en la que están representados los ministerios de Trabajo, Educación y Fomento, así como los sindicatos y otras organizaciones del sector.

Sucede que los alumnos no encuentran barcos para realizar sus prácticas y los armadores no encuentran alumnos. Ante esta situación, además de aumentar el atractivo de la profesión pesquera y atraer talento, es necesario facilitar la incorporación de los jóvenes a esta actividad milenaria. Con ese objetivo y en colaboración con los distintos niveles de la administración con competencias en materia de educación, estamos en contacto con las escuelas náutico-pesqueras y ya se han puesto en marcha iniciativas para el desarrollo y la promoción de la Formación Profesional Dual (FP Dual).

Cabe destacar la experiencia de FP Dual para las titulaciones de patrón de litoral y mecánico naval, que desarrolla el IES Universidad Laboral de Culleredo en La Coruña, junto con la OPP77 - Puerto de Celeiro, desde 2018, que desarrolla su actividad fundamentalmente en el caladero de Gran Sol,

También la Cooperativa de Armadores de Pesca del Puerto de Vigo (ARVI) ha puesto en marcha, junto con el Instituto Politécnico Marítimo Pesqueiro do Atlántico, una primera experiencia de FP Dual para la titulación de mecánico mayor naval; además de impulsar la incorporación de las mujeres a la actividad pesquera a través del proyecto Redmar, que ya va por su segunda edición.

Otro ejemplo en esta línea es el de la OPP de Lugo, que colabora con la Escuela Náutica de Ferrol para facilitar la Formación en Centros de Trabajo (FCT) a los alumnos de ciclo superior de puente y máquinas, además de colaborar con esta escuela para embarcar a alumnos de ciclo superior que ya tienen días de mar y organizar cursos “ad-hoc”, a partir de un determinado número de alumnos.

Vocaciones que se hacen realidad

Estas experiencias demuestran que la FP Dual es un avance muy importante, al conseguir simplificar y combinar, desde el inicio, la teoría y la práctica, y así contribuir a hacer más atractiva la formación. Igualmente, permite que los estudiantes que inician su formación con la vocación de desarrollar su trabajo en el sector pesquero puedan cumplir su objetivo. La creación de una bolsa conjunta de prácticas en empresas del sector pesquero para todo el territorio nacional es otra acción que proponemos desde el sector pesquero.

Señalar, en este sentido, que los resultados de una encuesta realizada por la SG Pesca sobre una muestra de 715 alumnos de los dos cursos de los ciclos formativos medio y superior de ocho escuelas náutico-pesqueras, pone de manifiesto que los jóvenes que se matriculan en estas escuelas con intención de embarcarse en un barco pesquero representan el 26%, un porcentaje que, si bien es inferior al de los estudiantes que tienen puesta su mirada en la marina mercante (36,7%) y la náutica de recreo (30%), es considerable. Nuestra intención es hacer crecer este porcentaje.

Para ello, no podemos perder de vista las tres razones principales que esgrimen los alumnos que optan por dirigir su carrera profesional a otros entornos marítimos ajenos a la pesca y que son, por este orden, la peligrosidad, dureza y el tiempo fuera de casa (32,1%), la falta de interés (19,6%) y la remuneración (19,5%). El primer factor puede mitigarse -con más formación en materia de Prevención de Riesgos Laborales (PRL), mejores condiciones de habitabilidad y tecnologías avanzadas de comunicaciones-. El segundo también podemos revertirlo, difundiendo la experiencia de los profesionales más veteranos y, en cuanto al último, lo cierto es que la actividad pesquera es una profesión ciertamente exigente, pero en la que la retribución puede superar a la de otras ocupaciones en tierra. En este sentido, y con el fin de garantizar unas condiciones abordo adecuadas, incluidas las salariales, estamos en plena negociación con lo sindicatos CCOO y UGT de un Acuerdo Marco para la flota de altura y gran altura que pesca fuera de las aguas españolas.

Por otro lado, y también en el entorno formativo, consideramos fundamental la modificación del Real Decreto que regula las atribuciones de los titulados para que se ajusten mejor a las verdaderas necesidades del sector. En este sentido, que los titulados como Patrón Costero Polivalente, puedan embarcarse, tras completar una formación complementaria, como segundos oficiales de a bordo, en barcos comandados por un Patrón de Litoral, supondría una mejora importante.

Los resultados de estas iniciativas requieren de cierto tiempo y por ello, en paralelo a ellas, el sector pesquero, junto con la CEOE y los sindicatos CCOO y UGT, hemos trabajado conjuntamente para facilitar la contratación de tripulantes extranjeros, un capital humano fundamental para la continuidad de la actividad, especialmente de los barcos pesqueros de altura y gran altura. Hemos recibido, por tanto, con satisfacción, la aprobación, por parte de Secretaría de Estado de Migraciones, del acuerdo que define el procedimiento para conceder autorizaciones de residencia y trabajo a ciudadanos de terceros países para desarrollar su trabajo en buques pesqueros de pabellón español que faenan fuera de la Zona Económica Exclusiva (ZEE) de nuestro país, sin necesidad de que exista un acuerdo internacional de pesca. Y, todo ello, cumpliendo el Convenio 188 de la Organización Internacional de Trabajo (OIT), la normativa nacional y unas condiciones mínimas salarias (SMI), tal y como recogen los principios básicos acordados recientemente con los sindicatos UGT y CCOO.

En conclusión y si bien queda mucho por hacer, el sector pesquero español ha sentado las bases para que nuestra flota, un ejemplo en todo el mundo de sostenibilidad medioambiental y de control, lo sea también en la dimensión sociolaboral.

Qcom.es no se responsabiliza ni se identifica necesariamente con las opiniones expresadas por sus colaboradores, limitándose a convertirse en canal transmisor de las mismas