feria meat
Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • Google plus (en nueva ventana)
  • RSS Avisos
Búsqueda en los contenidos de la web

lunes 25 de septiembre de 2017

Reportajes

Agricultura quiere evitar a Competencia

Ricardo Migueláñez. Ingeniero Agrónomo. @rmiguelanez

La Comisión Europea quiere reforzar el poder de los agricultores en la cadena alimentaria de la Unión Europea y tiene la intención de adoptar antes de final del presente 2015 las disposiciones que regulen, en términos de normas de la competencia, la venta conjunta de productos agrarios por parte de las organizaciones y asociaciones de productores (OPs y AOPs).

En principio, es loable el objetivo de Bruselas, puesto que lo que busca es que la función que realicen las OPs y sus asociaciones de concentrar la oferta de producción, entre otros cometidos, a favor de sus productores asociados, no sea luego perseguido por los tribunales de competencia de cualquier Estado miembro de la UE o por la Comisión comunitaria de Mercado Interior. Además, el hecho de que se trate de normas homogéneas, que se deberán aplicar de forma similar en los 27 socios del club europeo es algo también bastante positivo.

A lo que no nos acostumbraremos es al hecho de que Bruselas vaya a tardar todavía casi un año en poner en marcha esa regulación que permita a los productores mejorar su poder de negociación frente a la industria transformadora y la distribución alimentaria. El Reglamento (UE) 1308/2013, por el que se crea la organización común de mercado de los productos agrícolas (“Reglamento OCM”) fue publicado en el Diario Oficial de la Unión Europea (DOUE)  el 20 de diciembre de 2013 y entró en vigor el 1 de enero de 2014. Ha tenido que pasar más de un año para que ahora la Comisión Europea se decida a actuar, pero solo abriendo una consulta pública sobre este proyecto, con el fin de adoptar las directrices definitivas de su propuesta antes de que concluya el presente año.

¿Era necesario todo este procedimiento, cuando es de sobra conocida la necesidad que tiene el sector agrario de reforzar el poder de los productores dentro de la cadena alimentaria?  Creemos que no. Es cierto que la figura jurídica de las OPs y de las AOPs, al menos aquí en nuestro país, ha tenido muchos detractores, principalmente de buena parte de las organizaciones agrarias, que las han estado viendo como una especie de chiringuitos en beneficio de unos pocos y a costa de la mayor parte de los agricultores. Es también cierto que solo la unión hace la fuerza y que para mirar cara a cara a la industria o a la distribución y aumentar el poder de negociación la única vía posible y eficaz es concentrar el volumen de oferta para su venta.

Si al final, todo este proceso sirve para que el trabajo de las OPs y AOPs tengan una garantía jurídica comunitaria ante los organismos de Competencia y el resto de los eslabones de la cadena de valor, aunque más tarde de lo que sería de desear, bienvenida sea. Pero ya veremos.

Lo que anunció la Comisión Europea el pasado 15 de enero es la apertura de una consulta pública, a comunicar hasta el próximo 5 de mayo, sobre un nuevo proyecto de líneas directrices para la aplicación de las reglas de competencia en materia de acuerdos y de abuso de posición dominante en el ámbito agrario. Por el momento, el objetivo es regular la aplicación de las normas específicas incluidas en la última reforma de la PAC, (artículos 169, 170 y 171 del Reglamento de la OCM), que permiten a los productores de los sectores de aceite de oliva, carne de vacuno y cultivos herbáceos comercializar de forma conjunta sus productos si se cumplen ciertas condiciones, incluida la de que su cooperación aporte un aumento de la eficiencia, tal y como ya lo tienen otros sectores, como el de leche y productos lácteos y azúcar, y como podrían y deberían tener otros sectores agrarios en los próximos años.

Papel de las OPs

A la luz de las aportaciones que reciba, la Comisión podrá revisar luego su proyecto y adoptar la versión definitiva de su propuesta antes de que acabe 2015. Durante este tiempo, Bruselas presentará sus propuestas iniciales a las partes interesadas, a las autoridades nacionales de Competencia, así como a los Ministerios de Agricultura de cada país durante una conferencia “ad hoc”, prevista para el próximo 4 de marzo.

La nueva PAC (Reglamento 1308/2013 de la OCM) permite a los productores de los tres sectores citados, junto a los de leche y productos lácteos y azúcar, comercializar conjuntamente su producción a través de las OPs o de AOPs reconocidas, siempre y cuando esa actividad contribuya a mejorar sensiblemente la eficiencia de los agricultores mediante la oferta de servicios de apoyo a actividades como el almacenamiento, la distribución o el transporte y siempre que la cantidad comercializada por la organización no superen determinados umbrales.

El proyecto de líneas directrices, que prepara Bruselas, contiene entre otros aspectos, ejemplos de cómo pueden las OPs proporcionar servicios que hagan más eficientes a los agricultores. Incluye también orientaciones sobre cómo comprobar que los volúmenes comercializados por las organizaciones no superan ciertos límites de producción, así como una indicación de las situaciones en las que las autoridades de Competencia pueden aplicar una cláusula de salvaguardia e imponer a una OP la reactivación o la anulación de contratos de comercialización conjunta.

El objetivo último es que las directrices de la Comisión Europea contribuyan a asegurar que la aplicación de la nueva PAC mejora el funcionamiento de la cadena de abastecimiento alimentario y salvaguarda la competencia efectiva y la innovación en los mercados de productos agrícolas.

Habrá que esperar que esto sea así, de una u otra forma. En el más reciente pasado, intentos, por ejemplo, de agrupar la oferta de aceite de oliva en España para mejorar el poder de negociación de los productores y la rentabilidad de su producto frente a la industria envasadora y la distribución chocaron con Competencia y fracasaron.

Si con su propuesta, la Comisión logra la seguridad jurídica, sobre todo ante los organismos de Competencia, que necesitan las OPs y AOPs para desarrollar sin problemas sus cometidos, mucho será lo que habrá avanzado y podrá avanzar el sector agrario dentro de la cadena de valor agroalimentaria.

<< volver

Noticias
22/09/2017
Noticias
22/09/2017
Noticias
21/09/2017
14/05/2014

MÁS EN Reportajes

07/09/2017