feria meat
Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • Google plus (en nueva ventana)
  • RSS Avisos
Búsqueda en los contenidos de la web

viernes 22 de septiembre de 2017

Reportajes

Basque Flavour: el pequeño gourmet vasco busca conquistar el mercado exterior

Rocío Antón. Periodista. @rocio_anton

De tener una presencia internacional “muy escasa y poco significativa” cuando operaban de forma independiente, estas cinco empresas vascas dedicadas a la producción de alimentos y bebidas gourmet han pasado a poner el foco en países como Estados Unidos, Japón o Brasil.

Desde su nacimiento en 2011, Basque Flavour Export Consortium se ha convertido en un trampolín al mercado exterior para las bodegas de Rioja Alavesa Altún, Txakoli Oxinbaltza, el fabricante de sidra Saizar, la conservera Salanort y la firma de confitería Gorrotxategi.

“Para afrontar el reto de la internacionalización es preciso juntarse, ya que individualmente es bastante difícil”, explica a Qcom.es el director general del consorcio, Iker Guzmán, quien fue el promotor de la iniciativa.

Una iniciativa que ha permitido a las cinco empresas integrantes salir al exterior bajo el paraguas de una marca que además hace gala de su origen promocionando el “sabor vasco”. De hecho, Basque Flavour no sólo tiene el objetivo de exportar productos delicatessen, sino que también pretende difundir los sabores típicos de Euskadi a escala internacional.

Según Guzmán, la imagen de los productos vascos en el exterior es “muy positiva”, aunque en algunos países “todavía no son muy conocidos y es necesario hacer un esfuerzo importante en la labor de comunicación y promoción”.

Prevé aumentar sus exportaciones un 25% este año

El consorcio, que está abierto a la incorporación de más empresas, tiene ya presencia en Alemania, Suecia, Austria, Dinamarca, Eslovenia y Rusia, y en los próximos años se plantea entrar en Polonia y sondear nuevos continentes para llegar a mercados como México, Brasil, Japón y Estados Unidos.

El director general de Basque Flavour ha destacado que las exportaciones conjuntas de las cinco empresas se incrementaron un 20% en 2013 respecto a las registradas el año anterior y la previsión para el ejercicio en curso es incluso más optimista: esperan un crecimiento de las ventas de alrededor del 25%. “La marca Basque Flavour ha tenido una acogida altamente satisfactoria”, subraya Iker Guzmán.

Quién es quién en Basque Flavour

La calidad, la producción artesanal y una combinación de tradición e innovación son las señas de identidad en las que coinciden las cinco compañías, casi todas empresas familiares que tienen su origen en distintos puntos de la geografía vasca.

Así, la tercera generación de la familia Gorrotxategi lleva las riendas de una confitería histórica ubicada en Tolosa (Guipúzcoa), especializada en la fabricación de tartas, pastas, bombones y turrones, entre otros dulces, y con la misión de “elaborar el mejor producto, con las mejores materias primas y presentado en envases de lujo” para garantizar una experiencia óptima.

Por su parte, Sidras Saizar, fundada por la familia Lertxundi en los años 70 en la localidad guipuzcoana de Usúrbil, se ha convertido en uno de los mayores productores españoles de sidra y reconoce que su próximo reto es la internacionalización. El mercado exterior, según esta compañía, se está abriendo al producto de la sidra, que “va a tener un gran crecimiento en los próximos tiempos”.

También en la provincia de Guipúzcoa, en el municipio de Guetaria, se encuentra Salanort, que elabora artesanalmente conservas de pescado (anchoa, boquerón, bonito, atún, pulpo y sardinilla, entre otras). Se trata de una conservera familiar que combina la elaboración artesanal con “las tecnologías más modernas y estrictos controles de calidad” para obtener una mejor trazabilidad.

En las bodegas de Baños de Ebro (Álava) Altún, su propietario José Antonio Martínez comenzó la selección de viñedos en 1989. Desde entonces ha aspirado a hacer vinos “de gran calidad”, elaborados en instalaciones especialmente diseñadas por él, donde “la innovación y la tradición se unen a favor de la calidad”, según la compañía, que cuenta con 45 hectáreas de viñedo propio.

Txakoli Oxinbaltza, fundada en 2004 por Azloa Oxinbaltza en Múgica (Vizcaya), también tiene el convencimiento de que “la base para elaborar grandes vinos está en una viticultura de calidad”. Esta firma tiene una capacidad de producción limitada derivada de las dificultades físicas y técnicas del emplazamiento (23 hectáreas de viñedos en pendiente), por lo que “todo el esfuerzo y los cuidados se dirigen hacia la obtención de la máxima calidad de uva”.

La unión hace la fuerza

En un contexto de caída general del consumo en España se ha apuntado a la internacionalización como la tabla de salvación para muchas empresas. Sin embargo, el reto de salir al exterior no es tarea sencilla para las pymes, pues requiere contar con personal especializado que tenga un alto conocimiento de los mercados en los que se pretenda introducir los productos.

La creación de un consorcio de exportación puede facilitar la tarea de abrir nuevos mercados y, de hecho, desde instituciones como el Instituto de Comercio Exterior (ICEX) se ha apoyado esta fórmula de agrupación de empresas para afrontar la actividad exportadora, con una estrategia de comercialización conjunta y unos objetivos similares.

En Basque Flavour, las firmas que componen la agrupación ceden las competencias para la gestión de las exportaciones. De este modo, el consorcio actúa como el departamento de exportación de las empresas, según explica su director general.

La principal misión de Basque Flavour es buscar clientes para las empresas que lo integran en mercados internacionales”, detalla Iker Guzmán, quien subraya que la evolución de las ventas del consorcio “ha sido favorable, ya que se han conseguido abrir nuevos mercados en el continente europeo”.

Basque Flavour está concebido exclusivamente como un consorcio de exportación, por lo que las firmas integrantes no se plantean la promoción conjunta de sus productos dentro de España.

En Euskadi existen otros proyectos de consorcios de exportación similares en la industria de alimentación y bebidas, tales como la agrupación de bodegas familiares de Rioja Alavesa Exba o el consorcio Araex & Spanish Fine Wines, que agrupa a doce importantes bodegas.

<< volver

Noticias
21/09/2017
14/05/2014

MÁS EN Reportajes

07/09/2017