feria meat
Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • Google plus (en nueva ventana)
  • RSS Avisos
Búsqueda en los contenidos de la web

lunes 25 de septiembre de 2017

Reportajes
16/05/2017

Campo, a cielo raso

  • Heladas, sequía y altas temperaturas arrasaron viñedos y el cereal
  • Los datos provisionales sitúan los daños en un millón de hectáreas de cereales y 30.000 de viñedos en las DO de Rioja, Galicia y Castilla y León

Vidal Maté. @trigolimpio_VM

Las lluvias generalizadas de los últimos días han constituido un respiro para cientos de miles de hectáreas de cereal prácticamente asfixiadas por la falta de agua de los últimos meses en todo el territorio peninsular y muy especialmente en las zonas centro y mitad norte y básicamente en el centro del Castilla y León a las que aporta un hilo de esperanza para una futura cosecha. Sin embargo, hay otros cientos de miles de hectáreas en las mismas zonas para las que las lluvias han llegado cuando ya se había levantado su acta de defunción con daños irreversibles.

En viñedo, las fuertes heladas hicieron lo propio en las denominaciones de origen de Ribera del Duero, Cigales, Rueda, Toro y Bierzo, en Castilla y León, en Rioja y en Galicia.

En conjunto, año negro para dos sectores claves a los que se podían sumar el olivar si no hay lluvias importantes en esta primavera.

Desde Agroseguro, evaluando solamente la superficie asegurada, indican los daños afectarían a unas 520.000 hectáreas de cereal y a otras 30.000 hectáreas de viñedos. Sin embargo, si se extrapolan los datos a toda la superficie de siembra en esas zonas, se estima que los daños en diferente medida afectarían a un millón de hectáreas de cereal, siempre con datos provisionales.

El efecto directo, en el caso de los cereales, ha sido un ligero repunte de los precios, aunque el mercado está dominado por las importaciones, mientras para el vino en esas denominaciones de origen se estima que habrá una fuerte subida de los precios de la uva.

El Ministerio de Agricultura ha puesto en marcha la denominada mesa de la sequía para analizar el impacto de las malas condiciones climatológicas. El sector reclama créditos baratos, exenciones fiscales o aplazamientos en los pagos a la Seguridad Social. En principio, Agricultura solamente apoya los avales para la solicitud de créditos a través de la Sociedad Anónima Estatal de Caución Agraria (SAECA) y la reducción de los módulos a efectos de la fiscalidad agraria por la estimación objetiva a efectos del IRPF.

La ministra insiste en que contra este tipo de siniestros ya funciona la política de seguros subvencionada y la reducción de los módulos que se aplica cada campaña a efectos de fiscalidad, opinión que no se comparte el sector donde se estima que debería haber otro tipo de ayudas directas ante situaciones de catástrofe como han hecho algunas administraciones antes desastres de industrias por un incendio, a pesar de que también tenían contratado seguros. La reducción fiscal se ve como un chiste si se tiene en cuenta que concede en la mayor parte de los casos, por no haber habido buenos ingresos pro cosecha o precios bajos.

La cuestión es que la sequía también se halla instalada en los fondos de Agricultura.

La sequía ha golpeado como no se conocía desde los años noventa al sector de los cereales de invierno y muy especialmente a la zona centro, Extremadura y básicamente a Castilla y León. Las siembras en la mitad sur tuvieron un buen desarrollo, pero también se han visto perjudicados en los últimos meses, al igual que en Aragón.

Sobre una superficie de 5,7 millones de hectáreas dedicadas a los cereales de invierno, la superficie asegurada por sequía o mala nascencia asciende a 1.982.000 hectáreas, de las que 907.000 corresponden a Castilla y León, la mayor zona productora de cebada y de trigo blando, y 375.000 a Castilla La Mancha. Los daños más graves corresponden a la zona Duero y muy especialmente a las provincias de Valladolid, Palencia, Zamora, Segovia y Soria. En Castilla-La Mancha, a Cuenca. Sobre esa superficie asegurada, se estima que hay daños muy graves en 182.000 hectáreas, graves en otras 150.000 y otras leves has un total de más de 520.000 hectáreas. Si se tiene en cuenta la superficie no asegurada, los daños se estima afectan a más de un millón de hectáreas que tenían unos rendimientos medios estimados entre los 2.500 y los 2.800 kilos por hectárea.

En el viñedo, la caída de las temperaturas se ha llevado por delante una parte muy importantes de las producciones de uva en las denominaciones de origen de Castilla y León, Rioja y Navarra. Según los datos manejados por Agroseguro en esos territorios, había aseguradas unas 46.000 hectáreas con capital asegurado medio por hectárea de 4.446 euros y un total de 204 millones de euros. En la zona del Bierzo, en León, la producción afectada se sitúa en el 80% de los viñedos. En la zona de Roa y Aranda en Ribera del Duero han sufrido daños el 80% de los viñedos con un 60% de pérdidas. En Cigales, las bajas temperaturas afectaron al 15% de los viñedos con pérdidas entre el 40% y el 50%. En Rueda, las heladas afectan al 30% de la superficie donde las pérdidas llegan al 80% en la superficie ubicada en Segovia. En Toro se vio afectada el 20% de la superficie con pérdidas del 40% sobre los rendimientos esperados, el 80% en los viñedos de Galicia y superficies muy reducidas en Navarra. Al pasado tres de mayo, se habían presentado partes de siniestros por 18.000 hectáreas, y las estimaciones de Agroseguro manejan la posibilidad de llegar a las 30.000 hectáreas aseguradas con daños por las últimas heladas.

La implantación del seguro en el viñedo es muy variable en esas zonas y va del 53% en Navarra, 44% en Rioja, 39% en Burgos, 51% en Valladolid, 6,2% en Galicia y el 2% en León.

El seguro de los pastos frente a la sequía no se halla muy implantado y se suscribe básicamente en las provincias con cabañas ganaderas extensivas en la mitad sur de la península. En este ejercicio se suscribieron 4.500 pólizas para garantizar el suministro de 1.800.000 animales por valor de 133 millones de euros, de los que 78 corresponden a Extremadura y 30 a Andalucía. La sequía afecta muy especialmente a Badajoz, a Córdoba y Jaén

Las heladas causaron daños finalmente en las frutas de las provincias de Zaragoza y Huesca sobre un total de 1.189 hectáreas.

Desde Agroseguro se pide a los agricultores que hagan cuanto antes sus declaraciones de siniestros para acelerar peritaciones y los pagos.

<< volver

Noticias
22/09/2017
Noticias
22/09/2017
Noticias
21/09/2017
14/05/2014

MÁS EN Reportajes

07/09/2017