feria meat
Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • Google plus (en nueva ventana)
  • RSS Avisos
Búsqueda en los contenidos de la web

miércoles 20 de septiembre de 2017

Reportajes
07/09/2017

Central Lechera Asturiana, naturalmente

  • Es la única empresa del sector que vende solo leche sin ningún tipo de aditivos ni conservantes
  • La exportación supone ya el 10% de todas sus ventas en volumen a cuarenta países
  • El grupo elabora un plan para producir en el exterior

Vidal Maté. @trigolimpio_VM

Corporación Alimentaria Peñasanta, CAPSA, donde la cooperativa Central Lechera Asturiana tiene una posición dominante con el 82% de su accionariado, es la primera empresa española en el sector de la leche con una facturación en el último año de 645 millones de euros. Como el resto de la industria de la leche, la cooperativa asturiana se vio afectada por la crisis que sufrió el conjunto del sector en toda la Unión Europea y en España en particular, donde a las bajadas de los precios en origen y un porcentaje de abandonos de explotaciones ganaderas superior al habido en los años precedentes se sumaba el peso dominante de la marca barata de la gran distribución cuyo impacto negativo se traslada a los resultados de las industrias y finalmente a los ganaderos como el último eslabón de la cadena.

Tanto para hacer frente y superar esa crisis como sobre todo para asegurar el futuro de los ganaderos como ejes de la entidad, Central Lechera Asturiana ponía en marcha en 2013 las bases de una nueva política de gestión impulsada por el nuevo director general de CAPSA, José Armando Tellado. Esa política se concretaba en 2015 con un plan estratégico a cinco años justamente coincidiendo con la eliminación del sistema de cuotas lácteas, con resultados positivos en los dos escenarios donde se pretendía actuar: un mercado interior donde la cooperativa ha logrado mantener la facturación, aumentar cuota y multiplicar por cuatro los beneficios netos y la apertura de los mercados exteriores, que era una de las asignaturas pendientes de casi todo el sector lácteo español y necesario para mantener y aumentar la actividad ganadera.

Corporación Alimentaria Peñasanta mantiene, a pesar de la crisis, una recogida de 900 millones de litros de leche de los que 400 corresponden a la producción de los ganaderos de la cooperativa y otros 500 adquiridos a ganaderos asturianos y de otras comunidades autónomas, especialmente de Galicia. Central Lechera Asturiana nacía como Grupo Sindical de Colonización a finales de los años sesenta bajo el impulso de un histórico como Jesús Sáenz de Miera; en los años ochenta pasó a ser una Sociedad Agraria de Transformación y en la actualidad es la base de CAPSA con el 82% de su capital, junto con el 11% de Liberbank y el 7% de Caja Rural, tras la salida de los franceses de Bongrain. Aunque oficialmente cuenta con unos 8.000 socios, hay solamente 1.100 ganaderos en activo

En el sector de la industria láctea, dos de los problemas más importantes se centraban en el peso y la banalización del producto que supone la marca blanca y la escasa presencia de las industrias en los mercados exteriores. De acuerdo con esas carencias, el plan estratégico del grupo para el mercado interior se ha centrado en el desarrollo de una política de apoyo a la innovación y la diversificación con productos de mayor valor añadido para operar en los mercados de gran consumo para apuntalar el futuro de la empresa, de los ganaderos y la defensa del medio ambiente y del medio rural.

Desde la perspectiva de la innovación, el plan ha supuesto la puesta en marcha desde 2013 de la empresa Innova, 100% de capital de CAPSA, dedicada básicamente a la investigación para el lanzamiento de nuevos productos en los mercados. Con el anterior director general, Pedro Astals, la empresa hizo una clara apuesta por el desarrollo de leches con diferentes componentes parar lograr una diferenciación, lograr nuevas demandas y con ello un mayor valor añadido. Esta estrategia no dio los resultados esperados y los gestores del nuevo plan han optado por ir al extremo opuesto utilizando simplemente sus recursos. La nueva estrategia se ha basado en la comercialización de leche y otros productos derivados donde el valor diferencial es que los mismos suponen una apuesta solo por lo natural desde la explotación ganadera a la mesa. Ello se ha traducido en etiquetas totalmente limpias donde solo pone leche. Hoy, el 98% de los productos elaborados por el grupo son totalmente naturales, sin aditivos artificiales, conservantes o estabilizadores. Asturiana es en la actualidad la única marca en el sector que ofrece productos naturales.

En el mercado interior de gran consumo, uno de los pilares de la empresa lo constituyen sus ventas en el segmento de la hostelería al que el grupo ha prestado siempre una atención especial. CAPSA cuenta con 750 distribuidores en ese sector, lo que supone que uno de cada tres establecimientos tiene en sus instalaciones productos del grupo asturiano con un crecimiento en los últimos cuatro años del 12% y donde se ha pasado de la venta de solo leche líquida a otros productos como yogures, derivados lácteos y quesos. El viejo proyecto de leches especiales se ha sustituido también por el programa de venta de bebidas vegetales que lleva a cabo Central Lechera Asturiana con Alpro donde destacan soja, avena, arroz o almendra.

La política del grupo asturiano supone unas inversiones medias anuales recurrentes de entre 15 y 120 millones de euros a los que se suman otros 40 millones en tareas de promoción, comercio y publicidad

El decidido apoyo a la marca Asturiana vía esa apuesta por lo natural como su valor diferencial no ha supuesto el abandono pero sí la reducción de sus ventas vía la marca blanca. Hasta 2013 venía suponiendo el 15% de la facturación. A partir de esa fecha se ha ido reduciendo su presencia hasta suponer actualmente solo el 10% vía la sociedad Iberleche, constituida conjuntamente con Leche Celta y las cooperativas de CLUN con una capacidad para comercializar 2.400 millones de litros y que opera con todos los grupos de la distribución, menos con Mercadona.

Actualmente, sobre unas ventas de esos 900 millones de litros de leche, unos 600 corresponden a la Asturiana, 150 millones Innova, 90 millones a la marca blanca, 30 millones a Ato y 25 millones a Larsa. Según datos Nielsen, en los últimos tres años la cuota de mercado de CAPSA en la leche ha pasado de significar el 11,6 al 13,9%. La Asturiana se halla a la cabeza de las marcas con una cuota de mercado que ha pasado del 10,5% en 2013 al 12,8% en 2016 frente al 7,1% de Pascual y el 6,3% de Puleva, liderazgo que se repite en mantequilla con una cuota del 11% y en nata con el 19,7% del mercado.

Por lo que respecta a los mercados exteriores, desde 2013 se ha logrado la introducción de las marcas del grupo en más de 40 países, con unas ventas en volumen de leche y de productos derivados de mayor valor añadido que suponen el 10% del volumen total comercializado.

El resultado global de esta estrategia se ha concretado en mayores ventas en volumen pero con una facturación ligeramente inferior pasando de 677 millones de euros en 2013 a 645 millones en 2016, descenso que los responsables del grupo achacan a la bajada de los precios de la leche origen, así como por un ajuste de precios al consumo. Por el contrario, en el mismo periodo, el beneficio bruto pasó de 23,5 a 35 millones de euros y el beneficio neto de 3,5 a 13,6 millones de euros, gracias a la optimización de costes, innovación y mejora de los procesos diversificación del negocio y de los mercados. Todo ello sustentado en un programa integral basado en la defensa de los ganaderos, el mundo rural, defensa del entorno y del medio ambiente, el cuidado de la calidad de la nutrición animal, sostenibilidad de los ganaderos y el empleo en el grupo.

Central Lechera Asturiana fue una de las tres o cuatro patas que se barajaban hace unos años para la formación un gran grupo nacional con la unión de la cooperativa vasca Iparlat, la andaluza COVAP y la gallega Feiraco. No funcionó el intento más por razones políticas que técnicas. Asturiana también fue pieza para la formación de un gran grupo con Pascual y con la mirada puesta en Puleva. Tampoco funcionó el intento ante los caracteres dominantes de Tomás Pascual, padre por un lado, y de Pedro Astals, en la parte contraria. Hoy, el nuevo director general señala no tener ningún interés en acometer este tipo de iniciativas en el mercado interior y tiene clara su apuesta por salir al exterior tanto para la puesta en marcha de instalaciones comerciales, como plantas de producción, siempre en asociación con empresarios locales en todo el mundo y muy especialmente en países asiáticos y en América desde Canadá a los países del sur. Para acometer este plan de expansión el grupo, según señala su principal responsable, contaría con 50 millones de recursos propios y otros 50 que se obtendrán de entidades financieras con las que no tiene ninguna deuda.

<< volver

14/05/2014

MÁS EN Reportajes

07/09/2017