DO VALDEPEÑAS
Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • Google plus (en nueva ventana)
  • RSS Avisos
Búsqueda en los contenidos de la web

viernes 24 de noviembre de 2017

Reportajes
06/09/2017

China: el imperio del ajo

  • El gigante asiático es el primer productor y exportador del planeta y domina y controla los precios de esta hortaliza a nivel mundial
  • España es su principal competidor, aunque a mucha distancia

Manel González. Periodista

La inmensa capacidad de la superpotencia asiática llega hasta el ajo fresco. China es la principal productora y exportadora mundial de esta hortaliza, y sus resultados marcan y definen la política de precios a nivel internacional. España, Argentina, India y México son sus principales competidores, aunque sus niveles de comercialización están a mucha distancia.

Según indica la Consejería Agroindustrial de la Embajada de Argentina en la República Popular China en el informe ‘Mercado del Ajo en China’, en 2016 las principales provincias productoras fueron Shandong (49%), Henan (20%) y Jiangsu (16%), que aglutinaron el 85% de la producción nacional.

El condado de Jinxiang, dentro de la provincia de Shandong, es, con aproximadamente el 17% de la producción total del país y 73% de las exportaciones chinas, el epicentro. Otras zonas relevantes son Jixian (Henan), Shexian (Jiangxi), Cangshan (Shandong), Chengwu (Shandong), Dali (Yunnan), Guangrao (Shandong), Wenjiang (Sichuan) y Haozhou (Anhui).

Los agricultores chinos suelen comenzar a sembrar a finales de septiembre o principios de octubre y la cosecha tiene lugar a partir de mediados de mayo. La producción es básicamente manual.

La producción promedio de ajos por mu –tradicional unidad china de medida de superficie:  1 mu equivale a 0,0667 hectáreas-  es de aproximadamente 900 a 1.000 kg, es decir, entre 13,5 Tm/ha y 15 Tm/ha.

La última campaña, en cifras

Los servicios agrarios de la Embajada argentina en el país asiático destacan que no existen datos oficiales del gobierno chino sobre producción de ajo, por lo que todas las cifras incluidas en su estudio proceden fuentes privadas de la superpotencia.

A pesar del aumento del +9% del área cultivada en 2016 con respecto a 2015 -5,35 millones de mu (356.667 hectáreas)-, las nevadas que sufrió el país en noviembre y que afectaron al crecimiento y desarrollo de los cultivos provocaron un leve descenso (-0,5%) de la producción con respecto a la campaña anterior, hasta las 4,66 millones de toneladas.  

Esto originó un aumento considerable de los precios de exportación, hasta 1,598 U$S/Tm al principio de la campaña de comercialización, en mayo de 2016, en contraste con los 1,003 U$S/Tm del mismo mes de 2015.

El 70% de la producción total fue destinado al mercado local y a la exportación como producto en fresco, mientras que entre el 19% y 21% fue procesado por la industria local y comercializada en forma deshidratada, pasta, aceite y otros usos. El informe argentino destaca que la industria china de procesamiento de ajo está en crecimiento y consolidación, por lo que año tras año aumenta la demanda de la hortaliza para ese fin. Por último, entre el 9% y 11% restante fue retenido por el productor como semilla para la próxima campaña.

Previsiones para la 16-17

Para intentar contrarrestar los elevados precios de la campaña anterior, los productores chinos incrementaron otro 1% la superficie sembrada hasta los 5,4 millones de mu (360.000 hectáreas). Esta vez el clima ha dado un respiro, con lo que se estima un aumento del 16% en el volumen cosechado, alcanzando una producción de 5,4 millones de toneladas.

De ellas, entre 1,9 a 2,1 millones de toneladas serán destinarán a consumo interno, 0,81 millones de toneladas serán reservadas como semillas para la próxima campaña y 0,8 millones de toneladas serán demandas por el sector de procesamiento. Para exportación se estima que queden entre 1,7 a 1,9 millones de toneladas.

Los servicios agrarios argentinos en el gigante asiático consideran que este aumento en la oferta exportable, junto con la evolución de la producción de ajo en España, marcarán los precios a nivel mundial en la próxima campaña de comercialización, una campaña que, por cierto, se prevé a la baja.

<< volver

MÁS EN Reportajes

22/11/2017