feria meat
Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • Google plus (en nueva ventana)
  • RSS Avisos
Búsqueda en los contenidos de la web

viernes 22 de septiembre de 2017

Reportajes

El Corte Inglés y Mercadona fracasan en su intento de saltar al exterior

Teresa Sánchez

Las dos compañías llevan años intentando iniciar la aventura internacional, pero por una razón o por otra, hasta ahora han sido incapaces de acometer el proyecto. Italia ha sido en los últimos años su gran objetivo pero ninguna ha sido capaz de levantar ni una sola piedra, pese a las múltiples negociaciones y procesos llevados a cabo. Todo frente a los grandes grupos de moda como Inditex, el propietario de Zara, que está presente ya en 86 países o Mango, con establecimientos en más de un centenar.

Entre El Corte Inglés y Mercadona la única que al menos ha dado un primer paso con la apertura de tiendas en Portugal es la empresa que preside Isidoro Álvarez.  Actualmente, tiene un gran almacén en Lisboa y otro en Oporto, al margen de establecimientos más pequeños de Supercor, Sfera o Bricor, pero aun así no ha conseguido su gran objetivo, que es la apertura en Italia.

El Corte Inglés empezó estudiando la construcción de un gran almacén en Roma hace ya más de una década, interesándose por algunas ubicaciones en el caso histórico de la ciudad.

Sin embargo, y ante las dificultades para encontrar un espacio que se acomodara a sus necesidades, hace aproximadamente ocho años cambió de estrategia. La empresa se centró entonces en Milán y llegó incluso a un principio de acuerdo para construir su primer gran almacén en un nuevo barrio, el Sesto San Giovanni. Se trataba de un gran desarrollo urbanístico, con el prestigioso arquitecto Renzo Piano como artífice, que incluía hoteles y urbanizaciones, además de zonas comerciales.

El problema es que las autoridades locales acabaron por descartar el proyecto. A finales de 2011, un alto directivo de la empresa, Jorge Font, volvió a dar una vuelta de tuerca al proyecto y anunció, tras los problemas para la apertura en Italia, que el objetivo ahora eran los países del Este de Europa y, sobre todo, Latinoamérica.

El Corte Inglés entendía que iba a ser mucho más fácil así encontrar las ubicaciones necesarias, pero tampoco en este caso ha sido posible avanzar. Año tras año, el primer ejecutivo del grupo, Isidoro Álvarez, insiste en la necesidad de la internacionalización durante la junta general de accionistas, que se celebra a finales del mes de agosto. Pero año tras año también, se presenta ante sus socios sin ninguna novedad. Ni Italia, ni Latinoamérica ni Portugal. Al margen de Portugal, la aventura internacional de El Corte Inglés se limita hoy por hoy tan sólo a alguna apertura de la cadena de moda juvenil Sfera en países como Grecia o México, pero de forma todavía simbólica.

Asumido quizás el fracaso, El Corte Inglés sí que ha confirmado, en cambio, su apuesta por Internet en Europa tras lanzar su tienda online (www.elcorteingles.eu) en Reino Unido, Irlanda y Holanda. El objetivo de la compañía con esta apuesta es afianzar la imagen de marca del grupo, así como de las firmas que comercializa en los mercados europeos, sobre todo para que los turistas que visitan España y se acercan a sus tiendas puedan después comprar también desde sus respectivos países, pero queda muy lejos de un salto real al exterior.

Y aún peor es el caso de Mercadona. La empresa valenciana anunció su salto al exterior hace ya 8 años.

Durante una presentación anual de resultados, el presidente del grupo, Juan Roig, confirmó que se estaban estudiando alternativas para la internacionalización en los países vecinos.

Se trataba de Francia, Portugal y, fundamentalmente, Italia. En 2008 el diario italiano La Reppublica publicó que la cadena de supermercados española estaba interesada en la compra de una participación en la firma italiana Esselunga. Bernardo Caprotti, el presidente de esta empresa, de características muy parecidas a Mecadona, tenía la intención de vender el 49 por ciento del capital. La operación estuvo sobre la mesa al menos durante dos años más, pero nunca llegó a concretarse.

Directivos de Mercadona estuvieron desde entonces rastreando el terreno en otros países, buscando oportunidades que, sin embargo, tampoco llegaron a nada. Todo hasta que el año pasado Juan Roig decidió dar definitivamente marcha atrás y renunciar al proyecto de internacionalización.

La compañía insiste ahora en que su objetivo prioritario es crecer en España, pero, según todos los expertos, se trata de un mercado ya muy maduro, en el que, salvo casos muy aislados en algunas Comunidades Autónomas, como el País Vasco o Navarra, apenas tiene ya mucho más potencial de crecimiento.

La internacionalización sigue siendo así, al igual que ocurre con El Corte Inglés, su gran asignatura pendiente.

<< volver

Noticias
21/09/2017
14/05/2014

MÁS EN Reportajes

07/09/2017