feria meat
Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • Google plus (en nueva ventana)
  • RSS Avisos
Búsqueda en los contenidos de la web

viernes 22 de septiembre de 2017

Reportajes

El sector agroalimentario español se la juega en Europa

Gemma Fernández. Periodista. @gemmafdz

El próximo 25 de mayo se celebran las elecciones al Parlamento Europeo. La industria agraria es uno de los principales sectores económico y social de nuestro país, por lo que las directrices que siga la industria en la Unión Europea son clave para defender los intereses nacionales. Por ello, los partidos políticos españoles llevan varias semanas de campaña defendiendo sus propuestas e ideas respecto a esta industria para el periodo 2014-2019.

En estos comicios, de vital importancia para la agricultura, la ganadería y el medio rural, tiene especial relevancia la PAC, la Política Agraria Común que está siendo el centro del debate nacional durante los últimos meses.

Las organizaciones agrarias ya han hecho público sus propuestas para alentar a los partidos sobre las premisas fundamentales que deben defender en Bruselas con el objetivo común de lograr mejoras para la agricultura y ganadería de nuestro país.

En concreto, la organización agraria UPA ha remitido a los eurodiputados un decálogo con sus peticiones y propuestas más urgentes. Entre ellas destaca la necesidad de que Unión Europea apoye el modelo europeo de agricultura familiar, generador de empleo y de economía real, defensor de la biodiversidad y del respeto al medio ambiente.

Por ello, señala como necesario que la Unión Europea avance en la construcción de un mercado europeo único, tratando de eliminar las trabas y barreras al comercio intracomunitario.

Respecto a la Política Agraria Común, UPA destaca que debe garantizar un nivel de vida equitativo a la población rural, estabilidad en los mercados, garantizar la seguridad de los abastecimientos, asegurar a los consumidores suministros a precios razonables e incrementar la productividad de la agricultura y la ganadería.

Del mismo modo, la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) ha enviado a los principales partidos políticos que se presentan a las elecciones europeas un decálogo de propuestas que giran en torno a los principales retos que debe afrontar el sector agrario en los próximos años.

Potenciación del modelo social y profesional de agricultura de la nueva PAC, innovación al servicio de las pequeñas y medianas explotaciones, políticas de regulación de mercados, recursos contra el cambio climático y creación de cadenas agroalimentarias de valor compartido son algunas de sus peticiones.

Por su parte, ASAJA quiere hacer llegar a los Grupos Políticos que concurren a las elecciones dos premisas básicas: la necesidad de mantener una Política Agraria en la Unión Europea y la garantía de una actividad agraria dinámica, innovadora y emprendedora que garantice una agricultura sostenible, y que genere empleo y riqueza en nuestros pueblos y en la industria.

De esta manera, entre las peticiones a los candidatos europeos se encuentran la necesidad de fijar un presupuesto suficiente para la PAC más allá de 2020; la mejora de las condiciones del mercado; la mejora de la cadena Alimentaria y Política de Competencia adaptada a la realidad agraria; la reducción de la dependencia en proteínas vegetales; el apoyo a la Biotecnología y la innovación; el control de importaciones para prevenir plagas; y promoción de nuestros productos de calidad, dentro y fuera de la Unión Europea.

Programa agrario de los principales partidos españoles

Los principales grupos políticos del país han defendido sus ideas en materia agroalimentaria ante los inminentes comicios europeos:

El Partido Popular, responsable de la aplicación del nuevo modelo del Política Agraria Común (PAC) en España, implantada con el objetivo de fortalecer nuestro sector productor, la competitividad de la agricultura europea y reforzar la vertebración del sistema agroalimentario español, presenta para los próximos años una propuesta en línea con el trabajo realizado durante la última legislatura.

Entre sus principales propuestas se encuentran: defender una Política Agraria Común que fomente el desarrollo de una agricultura sostenible cumpliendo con las exigencias en seguridad alimentaria, medioambiental y de bienestar animal, y que contribuya a la ordenación del territorio europeo.

De esta manera, el PP quiere impulsar la innovación de los productos y los procesos productivos que permitan mejoras en la productividad y el rendimiento económico de las explotaciones y de las industrias; defender la existencia de un mecanismo que gestione el mercado de la producción lechera; la aplicación de medidas de carácter coyuntural reguladoras para asegurar la estabilidad de los precio agrarios y garantizar las rentas a los agricultores y ganaderos.

Además, pretende estimular el relevo generacional en las explotaciones agrarias de la Unión Europea; instar a las instituciones comunitarias al desarrollo de políticas que faciliten la apertura de los mercados internacionales a las producciones europeas; promover la puesta en valor de la calidad nutricional de las producciones y elaboraciones europeas, en particular, las de carácter mediterráneo.

Por su parte, el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) se presenta a las elecciones al Parlamento Europeo con la premisa fundamental de que la PAC apueste por los agricultores y ganaderos profesionales y que pueda intervenir en los mercados para regularlo. Asimismo, proponen potenciar el desarrollo rural sostenible y luchar contra la desigualdad entre lo rural y lo urbano para combatir la despoblación del campo.

En concreto, el PSOE apuesta por que la Política Agraria Común cumpla dos objetivos prioritarios: que los recursos presupuestarios sean suficientes como para garantizar los objetivos medioambientales y sociales marcados por la  Unión Europea y que tenga como destinatarios únicos a los agricultores activos.

En este sentido, quieren fortalecer las medidas de intervención en los  mercados de alimentos que se establecen en la PAC con el objetivo de que los profesionales puedan vivir de  las rentas de su trabajo. Además, el PSOE apuesta por una política de desarrollo rural  con identidad propia y ambiciosa para superar su brecha con el  mundo urbano, una política  europea de gestión sostenible del mar y una política ambiciosa de desarrollo rural.

Unión Progreso y Democracia (UPyD) propone una Política Agraria Común que reconozca el papel de conservación medioambiental que desempeñan los agricultores europeos, que favorezca la modernización del sector, su rejuvenecimiento y la calidad  de los productos. Entre sus promesas está combatir la despoblación del medio rural con el objetivo de garantizar una producción viable de alimentos, y contribuir a gestionar los recursos naturales de un  modo sostenible.

Además, pide el desarrollo de los principios de una nueva Política Pesquera Común; la organización de la cadena alimentaria dentro de un marco razonable de relaciones comerciales transparentes y libres de prácticas desleales; y seguridad Alimentaria o Garantía de Abastecimiento.  También, como fundamental, reclama el desarrollo de la normativa europea para regular y controlar el poder de las grandes distribuidoras de productos agrarios e incentivar la incorporación de jóvenes a la actividad rural.

Por su parte, Izquierda Unida pide la necesitad de una nueva reforma agraria que cambie las actuales estructuras de propiedad de la tierra y que corrija los desequilibrios existentes, por lo que propone una nueva Política Agraria Común capaz de abastecer de alimentos sanos, suficientes. Esta nueva reforma agraria debe incluir instrumentos de regulación de mercado que ponga fin a la especulación alimentaria y a la volatilidad de los precios y el abuso de poder de la agroindustria y la gran distribución.

IU insta a una revisión de la PAC actual y pide a la Unión Europea que cambie la desregulación de los mercados e la instauración de mecanismos que eviten la volatilidad de precios, la fluctuación de los mercados agrícolas y que garanticen unos precios a los agricultores que superen sus costes de producción.

Además, señala que se debe promulgar una ley de la cadena agroalimentaria que permita un mayor control sobre los canales de distribución y la recuperación de los excedentes.

<< volver

Noticias
22/09/2017
Noticias
22/09/2017
Noticias
21/09/2017
14/05/2014

MÁS EN Reportajes

07/09/2017