feria meat
Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • Google plus (en nueva ventana)
  • RSS Avisos
Búsqueda en los contenidos de la web

viernes 22 de septiembre de 2017

Reportajes

La sostenibilidad escala posiciones en alimentación en tiempo de crisis

Gemma Fernández.Periodista._arroba_gemmafdz

La industria agroalimentaria española avanza en materia de sostenibilidad y cada vez pone más cuidado al fabricar productos que no contaminen. La crisis económica que atraviesa España desde el año 2008 y los impuestos que gravan las prácticas anti ‘verdes’ no sólo no han frenado la apuesta por la sostenibilidad, si no que la han intensificado. Cada vez son más las grandes marcas que se suben al carro de la producción ecológica y fomentan el cuidado al medio ambiente que tanto demandan los consumidores.

Un estudio de la consultora BMGG señala que más de un tercio de los consumidores mundiales ve el estilo, el estatus y el ecologismo como aspectos entrelazados entre sí. De esta manera, el respeto por el medio ambiente y el compromiso con los ciudadanos y la sociedad son valores cada vez más valorados en las empresas.

En este sentido, la industria alimentaria española empezó en 2009 un proceso de cambio progresivo que finalizará en 2018, con la sustitución de las bolsas de plástico de los supermercados e hipermercados por las de papel. A finales de 2013, el uso de bolsas de plástico se ha logrado reducir en un 56%.

Un cambio necesario en materia de sostenibilidad y mejora medioambiental ya que las bolsas de plástico suelen ser de un solo uso y permanecen en el medio ambiente durante cientos de años antes de descomponerse, causando gran peligro sobre todo para la fauna marina y las aves. Mientras, las de papel se biodegradan en un periodo de entre dos y cinco meses, por lo que su impacto ambiental es mucho menor.

Nestlé, compañía alimentaria  líder en sostenibilidad en 2013

Por marcas, Nestlé se sitúa por primera vez como compañía alimentaria líder en el Índice de Sostenibilidad del Dow Jones 2013 con una puntuación del 88%, el doble que la media del sector. Además, ha logrado la máxima puntuación por segundo año consecutivo en el listado 'ClimateDisclosureLeadershipIndex' y en el ‘CDPClimatePerformance LeadershipIndex', ambos publicados en el ‘Informe Global 500’ sobre Cambio Climático de 2013.

Iniciativas como el cambio del transporte de larga distancia por carretera al transporte por tren o marítimo de corta distancia en Europa, la apuesta por la energía eólica en las fábricas de México y la instalación de calderas de leña en las fábricas francesas han ayudado a Nestlé a mantener su posición de liderazgo.

Además, desde 2002 Nestlé ha logrado reducir a la mitad las emisiones de gases invernadero de sus fábricas por cada tonelada de producto, gracias a la mejora continua de su eficiencia energética, utilizando combustibles más limpios e invirtiendo en fuentes renovables.

Entre sus próximos retos en sostenibilidad, la compañía anunció a principios de este año su compromiso para 2015 de volver a reducir las emisiones directas de gases invernadero en más de un tercio por tonelada de producto.

Es más, Nespresso, una de las marcas de Nestlé, también está apostando por el medio ambiente y la sostenibilidad, con el reciclaje de sus cápsulas de café.

Cápsulas de las que recupera el café sobrante que luego es utilizado como abono en la plantación de arroz.

Espaldarazo de Danone al medio ambiente

Por su parte, la marca Danone también se compromete con el medio ambiente con un modelo de gestión y de mejora continua en toda la cadena de valor y con la implicación de toda la organización. De esta manera, en 2012 la multinacional francesa redujo en un 35% sus emisiones de CO2 respecto a años anteriores.

Entre otras medidas, Danone lleva a cabo la iniciativa ‘Gota verde’, destinada a reducir el impacto medioambiental de la actividad ganadera mediante un menor consumo energético.

En concreto, la marca ofrece la posibilidad de subvencionar los costes financieros que conlleva la implantación de proyectos de mejora y desarrollo de las explotaciones ganaderas que vayan dirigidos a mejorar su eficiencia, calidad y la seguridad alimentaria o el impacto medioambiental.

Además, la compañía ha integrado directrices medioambientales en su modelo de gestión y de toma de decisiones, con un compromiso firme por la reducción de la huella de CO2 y el consumo energético y de agua necesaria para los procesos de producción. En este sentido, la renovación de la flota de vehículos por otros más eficientes y la formación en conducción ecológica a todos los transportista y empleados con coche de función han reducido el impacto enCO2.

Danone también ha logrado en 2012 un menor consumo energético en todas sus fábricas  y bases logísticas, reducir las pérdidas de materias primas y de forma progresiva el peso de los envases y embalajes, lo que fomenta la mejora por la sostenibilidad.

De hecho, Danone ha sido la primera empresa de alimentación en España en firmar un acuerdo con Ecoembes para la implantación de un sistema de recogida selectiva de envases ligeros en oficinas y espacios comunes en todos los centros de trabajo de la empresa.

Y dentro del mercado interno, un buen ejemplo de sostenibilidad y eficiencia es el de Asozumos. Y es que la Asociación Española de Fabricantes de Zumos, que integra a más de 50 empresas y produce el 70% de la producción nacional de estos productos, también apuesta por la sostenibilidad en su proceso de elaboración de los zumos y néctares.

El impacto medioambiental generado por las fábricas del zumo lo producen principalmente los residuos sólidos y las aguas residuales. Por ello, el aprovechamiento al máximo de los subproductos generados en su elaboración (pulpas, corteza) es vital para disminuir el posible daño al entorno que podrían generar estos residuos. En el caso de los cítricos, entre el 35% y el 55% de la fruta procesada se puede aprovechar para obtener compuestos de valor añadido de aplicación en diferentes sectores como fibra alimentaria, aceites esenciales, semillas o azúcares de frutas para su uso como ingrediente natural en yogures o alimentos infantiles.

Como firme apuesta para reducir tanto el consumo energético como de agua, las empresas del sector están llevando a cabo auditorías energéticas y están implementando sistemas de medición y gestión para el uso responsable de la energía y el agua que se usa para lavar la materia prima o para la limpieza de los equipos e instalaciones y otros procesos necesarios para la elaboración de sus productos

Las empresas de la industria del zumo están aprovechando la capacidad de asimilación de CO2 de los cítricos para paliar los efectos del cambio climático y repercutir a su vez en la eficiencia de esta industria.

<< volver

Noticias
21/09/2017
14/05/2014

MÁS EN Reportajes

07/09/2017