feria meat
Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • Google plus (en nueva ventana)
  • RSS Avisos
Búsqueda en los contenidos de la web

viernes 22 de septiembre de 2017

Reportajes

Las tiendas de conveniencia inundan la distribución en Reino Unido

Gema Boiza. Periodista. @GemaBoiza

Atrás quedaron los tiempos de los grandes formatos comerciales en Reino Unido. Las cadenas de distribución que operan en el mercado británico parecen haber comprendido que la pugna por conquistar a nuevos consumidores y no perder a los ya fidelizados pasa por ofrecerles precios bajos y un surtido variado cerca de sus domicilios y lugares de trabajo.

Un caldo de cultivo que ha resultado el idóneo para que en los últimos años se hayan desarrollado las tiendas de conveniencia. Un formato que en España se asocia con las tiendas que se ubican en el interior de las estaciones de servicio pero que en el mercado anglosajón va más allá. Y es que estas tiendas, además de estar junto a las gasolineras, en las estaciones de tren y en los aeropuertos, también han ocupado locales a pie de calle en el centro de todas las ciudades de Reino Unido.

Ciudades que han visto cómo desde los gigantes de la distribución, como Tesco o Asda, hasta los grandes 'discounters, como Aldi o Lidl, pasando por Sainsbury's, Morrison's e incluso Marks and Spencers, han apostado por formatos comerciales más pequeños que se antojan más fáciles de ubicar en los barrios residenciales, en los centros más animados de las ciudades y en los núcleos de oficinas.

Éstas son algunas de las conclusiones que se desprenden del informe 'UK Supermarket Chain Profiles 2013' del USDA Foreign Agricultural Service al que ha tenido acceso Qcom.es. Un estudio del que también se desprende que Tesco, el primer operador de la distribución en el Reino Unido, ya cuenta con más de 1.500 súper de proximidad, mediante su formato Express Stores. Un formato junto al que desde hace algunos años está desarrollando el de las tiendas One-Stop, aún más orientadas a convertirse en el típico colmado o tienda de ultramarinos de la esquina abiertas los siete días de la semana y desde muy temprano por la mañana hasta muy tarde por la noche.

Tesco, que fue el primer operador que apostó por la carta de fidelidad y por acondicionar su página web para ofrecer al consumidor la opción de llenar vía Internet el carro de la compra, ha apostado porque los lineales de sus Express Stores estén repletos de productos frescos, productos de panadería, vinos y alcoholes.

Oferta segmentada según los formatos

Además de por los súper y las tiendas de proximidad, Tesco ha sido fiel a otra de las tendencias que están marcando el ritmo de la distribución en Reino Unido al segmentar poco a poco su surtido de productos en función de sus diferentes formatos comerciales. Así, sus Metro Stores ofrecen al cliente comida para llevar; sus Superstores, ofrecen además de alimentos artículos de no alimentación como productos electrónicos o libros. Una oferta que se amplía aún más, con ropas y productos de belleza en los Extra Stores.

En respuesta a la buena aceptación por parte de los consumidores de los formatos con productos externos a la alimetación, Tesco ha puesto en marcha una nueva red de tiendas dedicadas a productos para el hogar y bautizadas con el nombre de Home Plus.

Estrategias que también ha ejecutado su rival más directo. Asda, el segundo operador de la distribución en el Reino Unido, que fue adquirido por Wal-Mart en 1999, también se ha plegado a las nuevas exigencias de los consumidores y pese a haber defendido a ultranza el desarrollo de su negocio en grandes formatos comerciales, en 2010 se rindió a las tiendas de conveniencia. Su forma de apostar por este modelo fue transformando en este tipo de tiendas los 180 locales que compró a Netto Stores.

A día de hoy, Asda opera con cinco tipos de formatos comerciales: Supermarkets, Superstores, Supercentres, Asda Living -24 y Asda Local Stores. Mientras que el primero y el segundo referencian productos de todo tipo -sobre todo de alimentación-, el tercero divide su espacio en artículos alimentarios y no alimentarios, el cuarto está principalmente consagrado a la venta de prendas de moda y el quinto es la tienda de conveniencia, anteriormente mencionada.

Una segmentación en los formatos que también ha llevado a cabo en sus marcas. Y es que como la mayoría de enseñas de dentro y de fuera del Reino Unido, Asda (que no tiene carta de fidelidad) ha apostado por aumentar su portfolio de marcas blancas.

Una técnica que también ha llevado a cabo Sainsbury's que como las anteriores cuenta en su red de locales con una amplia presencia de aquéllos que encajan con las características propias a las tiendas de proximidad y conveniencia. De hecho, según el informe del USDA Foreign Agricultural Service, la enseña tiene 583 supermercados y 523 tiendas de conveniencia, en las que ha puesto el foco en los sándwiches y en platos listos para comer.

Por su parte, Morrison's -el cuarto operador del sector de la distribución en el Reino Unido- ha querido que sus tiendas de conveniencia -abrió una media de dos locales de este tipo cada semana durante el año 2013- se caractericen por tener precios muy bajos, ofertas especiales y promociones. Eso sí, en formato mercado tradicional. De ahí que su diferencia respecto a sus competidores estribe principalmente en su apuesta por el 'Market Street', donde ofrece toda una selección de productos frescos presentados como si de un mercado tradicional se tratara con secciones que se asemejan a carnicerías, panaderías, pescaderías...

Morrison's, cuya apuesta por la sección de productos no alimentarios es pequeña, es la única cadena que no ofrece un servicio de compra por Internet.

Aunque en menor medida que los anteriores, principalmente debido a que su oferta va dirigida a consumidores que moran menos el precio a la hora de hacer la compra, Marks and Spencer también se ha rendido a la evidencia del éxito de las tiendas de proximidad.

De ahí que pese a seguir defendiendo su departamento de alimentación premium, la cual combina con su sección consagrada a la venta de sandwiches y comida para llevar, Marks and Spencer ya dispone de una red de tiendas de conveniencia dedicadas única y exclusivamente a la venta de artículos alimentarios, tanto en el centro de las ciudades, como en estaciones de tren y estaciones de servicio.

Por su parte, los grandes discounters Aldi y Lidl -ambos de origen alemán- también han sabido jugar sus cartas con las tiendas de proximidad y sobre todo con unos precios muy asequiblea para todos los bolsillos. Tanto Aldo como Lidl han conseguido además cambiar la imagen que tenían hace algunos años en el mercado británico -donde se les asociaba a familias de la clase más trabajadora- y ser ahora consideradas como cadenas en las que adquirir a muy buenos precios productos de alta calidad. Eso sí, con surtidos muy limitados si se comparan con los de sus competidores.

<< volver

Noticias
21/09/2017
14/05/2014

MÁS EN Reportajes

07/09/2017