Comenzar la búsqueda
 

buscar

Búsqueda en los contenidos de la web
El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

26 DE abril DE 2019

PAC del futuro, para ti sí y para ti no

Ricardo Migueláñez. @rmiguelanez

Uno de los debates más complejos y difíciles que se esperan en las negociaciones internas de la reforma de la Política Agraria Común  (PAC) es a quien se concederán o se dará prioridad en la concesión de los pagos directos. Será una discusión de años (sí, de años, este 2019, el 2020 y quizás también el 2021).

Si desaparecen, como se espera (aún persisten dudas) los derechos históricos de pago, deberá producirse una nueva redistribución del montante de ayudas directas de la PAC. Y ahí surgen numerosas dudas: ¿Se mantendrá el “statu quo” en que cada comunidad autónoma pretende mantener su actual mochila de dinero? ¿Cobrarán ayudas sectores productivos o parte de ellos que hasta ahora no las cobraban, como la ganadería intensiva, frutas y hortalizas y parte del viñedo?

¿Cobrarán por lo mismo los agricultores de más de 65 años, con una pensión de la Seguridad Social, que los que viven profesionalmente de su trabajo y obtienen gran parte de sus ingresos y rentas de su actividad agraria?

¿Qué porcentaje de ingresos y de rentas de esa actividad sobre el total se tendrán en cuenta para poder cobrar las ayudas de la PAC? ¿Hasta qué punto tendrán prioridad los jóvenes agricultores o las mujeres en ese cobro, o a los que formen una unidad familiar y vivan en un entorno rural? ¿Cómo se traducirá económicamente esa prioridad?

¿Se tendrá en cuenta la realidad de las distintas agriculturas y ganaderías, y de sus activos ocupados en ellas que existen en España, según el territorio?

Son solo un ejemplo de las cuestiones que surgen a bote pronto, pero que el Ministerio de Agricultura, las comunidades autónomas y las organizaciones agrarias, sectoriales y medioambientales se tendrán que hacer y, de seguro, que ya se estarán planteando.

El Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA) publicó recientemente un informe bastante elocuente sobre el reparto de los importes de las ayudas directas según perceptores y género de los mismos del ejercicio de 2017. Casi un 93% de esos perceptores fueron personas físicas y recibieron cerca de un 64% del importe total, y algo más del 7% restante personas jurídicas (cooperativa, SAT, comunidad de bienes, S.L. o S.A. u otras figuras mercantiles), con algo más del 36% del total de estos pagos directos, que incluyen tanto las ayudas directas del primer pilar de la PAC, como el gasto público total (GPT) del segundo pilar (Desarrollo Rural).

En el ámbito de las personas físicas y de las ayudas directas del primer pilar de la PAC, el porcentaje medio de mujeres perceptoras fue del 37,15% y el de los hombres, de un 62,85%, mientras que en el GPT de las ayudas de Desarrollo Rural, las mujeres percibieron un 32,82%  y los hombres otro 67,18% del total. En general, poco más o menos, alrededor de un tercio de las ayudas de la PAC son percibidas mujeres y sobre dos tercios lo perciben hombres.

Como en ejercicios anteriores, destaca, por un lado, que más de un 38% de las ayudas directas del primer pilar de la PAC, con 258.956 perceptores, fue recibido por personas físicas de más de 65 años, con un 26,2 % del total de estos pagos y 931,7 millones de euros.

Por otro lado, solo un 0,62% y 4.184 perceptores tenían menos de 25 años y recibieron solo el 1,2% de estas ayudas, con 41,3 millones de euros. En conjunto, el colectivo “joven” (incluye los anteriores de menos de 25 años y hasta 40 años de edad) suponga un 8,92% del total y 60.538 personas, que perciben un 14% de las ayudas directas, con 498 millones de euros.

Entre más dentro de la normalidad que el tramo de entre 40 y 65 años suponga casi el 53% del total, con 359.425 perceptores y que perciban, a su vez, cerca del 60% de todas las ayudas directas del primer pilar de la PAC, con 2.127,4 millones de euros.

El reto del campo español a estos efectos debería ser, en nuestra opinión, reducir el tramo de los mayores de 65 años que continúan cobrando las ayudas directas de la PAC. Algo que parece difícil porque ahí, a ese tramo, irán llegando en estos próximos años muchos de los que ahora están en el tramo de entre 40 y 65 años que decidan continuar en la actividad agraria, a pesar de que perciban una pensión de jubilación.

El otro reto será ampliar la base baja de esta pirámide, de forma que aumente en número el colectivo de menos de 25 años, algo complicado en nuestro tipo de sociedad, pero sobre todo, el que va entre los 25 a los 40 años, que entra aún dentro de los parámetros de la PAC como “joven agricultor”. Al mismo debería darse absoluta prioridad en la financiación de la PAC, puesto que es el que con mayor capacidad puede plantearse a futuro inversiones y mejoras en su explotación agraria, con una visión empresarial de medio y largo plazo.

Reparto autonómico

En la distribución autonómica de ayudas directas por perceptores físicos y género llama la atención que dos CC.AA., el Principado de Asturias y Galicia, tienen más beneficiarios que son  mujeres que hombres. En Asturias, un 53,1% y 4.928 perceptoras, frente al 46,9% y 4.353 hombres, y en Galicia, 56,8% y 15.545 perceptoras, y un 43,2% y 11.812 perceptores, respectivamente.

También son importantes, los porcentajes de mujeres perceptoras en otras CC.AA. como Canarias (41,8% del total), Cantabria (40,9%) y Andalucía (40,1%), mientras que, al contrario, destacan los porcentajes más reducidas de perceptoras en las CC.AA. están en La Rioja (25,7%) Castilla y León (28,6%) y Aragón (29,1%).

Con carácter general, además, las perceptoras que son mujeres perciben menos ayudas directas que los hombres. En una operación meramente aritmética, la percepción unitaria media de cada mujer perceptora de ayuda directa estaría en torno a unos 3.850 euros, mientras que la media estaría en algo por encima de 6.000 euros por cada hombre perceptor.

Más de 65 años

En el reparto autonómico de las ayudas directas, los perceptores de 65 años o más, que están, por tanto, en edad de jubilación y se supone que son ya pensionistas, las CC.AA. con mayor número son Andalucía (86.365, un 33,4% del total nacional), Castilla-La Mancha (43.246 y un 16,7%), Comunidad Valenciana (28.597 y 11%), Castilla y León (21.568 y 8,3%) y Extremadura (19.025 y 7,3%).

Sobre el total de los perceptores de ayudas directas de la PAC, las CC.AA. con mayores porcentajes de beneficiarios de 65 años de edad o más son Comunidad Valenciana (49,3%), Comunidad Foral de Navarra (46,5%) Baleares (46,2%), Comunidad de Madrid (44,5%) Castilla-La Mancha (41,7%) o Cataluña (39,4%). Las que menos, aunque pueda sorprender, las CC.AA. de Cantabria (7,3%), Asturias (12,3%) y Galicia (22%).

Perceptores jóvenes

El reparto autonómico por perceptores jóvenes (aquellos hasta 40 años de edad, incluido), las CC.AA. con mayor número de beneficiarios de ayudas directas de la PAC son Andalucía (20.255, un 33,5% del total nacional), Castilla-La Mancha (8.109 y 13,4%), Castilla y León (6.739 y 11,1%), Extremadura (4.777 y 7,9%), Aragón (3.960 y 6,5%) o Cataluña (3.683 y 6,1%).

En relación al total de perceptores de estas ayudas PAC, las CC.AA. con mayor porcentaje de beneficiarios jóvenes son Cantabria (20,4%), Asturias (15,3%), Canarias (13,6%), La Rioja (12,1%),  Galicia (10,7%), Aragón (10,6%). Las que tienen porcentajes más bajos en este tramo de edad son las CC.AA. de Valenciana (4,9%), Navarra (6,5%), Baleares (7,1%), Castilla-La Mancha (7,7%), Murcia (7,9%), Madrid (8,1%) o País Vasco (8,3%).

Desarrollo Rural

El número de perceptores de ayudas al Desarrollo Rural en el ejercicio de 2017 fue de 152.726 personas físicas. Casi un 22% y 33.065 tenían 65 o más años de edad, con un importe de gasto público total (ayudas comunitarias Feader, más de la Administración General del Estado y de la comunidad autónoma) de 76,5 millones de euros (12,74%).

El tramo de edad más numeroso fue el de 40 a 65 años de edad, que representó casi un 63% de perceptores personas físicas, con 95.887 beneficiarios, con un importe de 332,8 millones de euros (55,4%).

El colectivo “joven”, de menos de 40 años sumó 23.774 perceptores personas físicas, casi un 15,6% del total, con un importe percibido en el ejercicio de 2017 de más de 191 millones de euros, cerca de un 32% del total.

Un 32,8% de perceptores personas físicas fueron mujeres, con 50.125 beneficiarias, que percibieron un GPT de 168 millones de euros (casi un 28% del total) y el 67,2% restante, con 102.601 hombres, que percibieron pagos de Desarrollo Rural por importe de 432,51 millones de euros, algo más del 72% restante.

Qcom.es no se responsabiliza ni se identifica necesariamente con las opiniones expresadas por sus colaboradores, limitándose a convertirse en canal transmisor de las mismas