feria meat
Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • Google plus (en nueva ventana)
  • RSS Avisos
Búsqueda en los contenidos de la web

lunes 25 de septiembre de 2017

Reportajes

Pescanova prepara un recorte de plantilla que afectará sobre todo a Galicia

Teresa Sánchez

No hay un número sobre la mesa. Ni siquiera negociaciones en firme con los sindicatos. Pero el presidente de Pescanova, Juan Manuel Urgoiti, lo deja caer cada vez que tiene ocasión. “Es necesario que ajustemos la plantilla”, asegura. Lo hace en las reuniones con la banca e incluso en los encuentros que ha mantenido con los representantes de los trabajadores. La multinacional, que tiene una fuerte presencia en los mejores caladeros del mundo (tanto en el área austral, en Sudamérica, como en las costas africanas) y suma más de 10.000 empleados, de los que 2.700 están en Galicia, está empezando a preparar ya la reestructuración, que afectará fundamentalmente a la comunidad gallega.

Fuera es muy complicado recortar, las plantillas están más ajustadas, y Pescanova necesita mantener todas las redes posibles para lograr hacer caja, pero en Pontevedra, donde está la sede central, la cosa cambia. “Intentaremos que sea lo menos traumático posible. Ofreceremos bajas incentivadas y prejubilaciones”, explican en el entorno de la empresa, cuyo consejo de administración ha renunciado a cualquier tipo de retribución para intentar dar ejemplo ante lo que se avecina.

El recorte, en cualquier caso, se hará una vez que la banca haya aceptado el plan de reestructuración del capital, imprescindible para garantizar su viabilidad. En las últimas semanas Urgoiti ha insistido una y otra vez a las entidades acreedoras que deben aceptar una quita de un mínimo del 80% para evitar la liquidación. El grupo tiene en principio liquidez suficiente para seguir operando aún unos meses, posiblemente hasta mayo o junio, pero los plazos judiciales corren en su contra, sobre todo en Chile y su presidente ha dejado ya muy claro que si no hay un acuerdo antes de febrero, la situación será muy complicada.

Su filial en este país, Pescachile, fundamental para la supervivencia de Pescanova –es la principal  generadora de caja  y puede llegar a representar hasta el 30% del ebitda (resultado  bruto operativo)- está en concurso de acreedores y aunque el juez chileno que gestiona el caso aceptó en diciembre dejar congelada su subasta, no parece dispuesto a esperar mucho más si no recibe garantías inmediatas de inyección de dinero que permita afrontar el pago de las primeras deudas.

El consejo de administración de Pescanova aprobó el pasado 13 de diciembre la oferta presentada por Damm y los fondos KKR, Luxempart y Ergon Capital  para salvar la empresa. Pero eso no quiere decir ni mucho menos que el camino haya quedado despejado.

Estas cuatro firmas se han comprometido a realizar una inyección en Pescanova de 250 millones de euros, pero para eso hay dos condiciones previas. La primera es que el capital debe reducirse primero a cero –la empresa tiene un agujero patrimonial de 1.487 millones de euros y esa reducción, imprescindible para reequilibrar el balance, implica que los accionistas lo perderán todo- y la segunda que la banca debe aceptar una quita del 85% de la deuda, que supera los 3.600 millones de euros. Y es aquí donde surge el problema porque son muchas las entidades financieras que consideran que puede ser más rentable buscar la entrada de otros fondos o, incluso en un caso extremo, liquidar el grupo y repartirse sus activos.

Aunque el consejo de administración haya aprobado así la oferta liderada por Damm, los bancos saben que su firma es imprescindible porque de lo contrario no se podrá ratificar un convenio de acreedores y no se podrá despejar el futuro del grupo. Conscientes así de su posición de fuerza, los seis bancos que encabezan la negociación y a los que Pescanova debe alrededor a 1.000 millones de euros (Sabadell, Bankia, Popular, Caixabank, Novagalicia, BBVA y Santander) han optado inicialmente por buscar una oferta alternativa.

En un claro desafío al consejo de administración, esta nueva propuesta la integran además los dos fondos de capital riesgo a los Pescanova rechazó en diciembre: Centerbridge y Blue Crest. En principio, la gran mayoría de los bancos y cajas acreedoras del grupo prefiere esta última propuesta frente a la de Damm. Sobre todo porque plantea una quita menor, pero también porque ofrece más dinero -300 millones de euros- y su plan contempla un plan de rescate mucho más rápido. “La competencia entre las ofertas para hacerse con el control de Pescanova siempre será buena para los acreedores, tanto si sirve para que los fondos Centerbridge y Blue Crest entren con una propuesta alternativa o para que Damm haga una oferta mucho más equilibrada”, explica el portavoz de uno de los bancos afectados.

Pero en el consejo de administración de Pescanova no se fía. “Ni Centerbridge ni Blue Crest tienen el dinero que están ofreciendo sino que tendrían que buscarlo entre terceros; buscan una rentabilidad alta a corto plazo, para lo que probablemente opten por vender activos los más rápidamente posible y trocear la empresa y, lo que es peor, saben que si no hay una quita de un mínimo del 80%, la empresa no puede ser viable, y aún así lo plantean. No tiene ningún sentido”, aseguran fuentes próximas al máximo órgano ejecutivo del grupo que no ocultan, además, su sospecha de que todo sea una maniobra  para intentar meter más presión en la negociación.

Pero si en la cúpula directiva no se fían, tampoco parecen confiar mucho en esta oferta alternativa los trabajadores de Pescanova. Los representantes de la plantilla, que supera los 10.000 empleados en  todo el mundo, han manifestado ya de forma reiterada en los últimos días que ellos prefieren a Damm. Para los sindicatos, “el hecho de que haya un socio industrial, que además está ya presente en el capital del grupo y que conoce su funcionamiento nos da una mayor tranquilidad. Si entra un  fondo de capital riesgo lo que buscará es una rentabilidad alta a cualquier precio”.

<< volver

14/05/2014

MÁS EN Reportajes

07/09/2017