Comenzar la búsqueda
 

buscar

Búsqueda en los contenidos de la web
El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

26 DE julio DE 2019

Saludable y refrescante en el verano

Ángel Marqués Ávila. Periodista

Ahora que llega el buen tiempo, y sobre todo el calor, y los días son más largos no está de más el darse un homenaje degustando un rico helado para poder disfrutar de un frío y saludable producto. En toda España se pueden degustar estos helados que nada tienen que envidiar a este producto italiano.

El sabor del helado es el camino más corto a nuestra infancia. Da igual de qué ciudad se proceda o a qué generación se pertenezca: es un nostálgico sinónimo de vacaciones y felicidad.

El calor un factor positivo

Un estudio realizado por Constanza Business & Protocol School, señala que cada español toma 10,67 litros de helado al año, el equivalente a 192 bolas, con un gasto medio de 41,78 euros, lo que nos sitúa en los terceros a nivel mundial, y los cuartos en cuanto a consumo.  Las comunidades autónomas que más degustan este producto son Andalucía, Madrid, Cataluña y Valencia.

Este clásico de verano está poco a poco ganando mercado el resto de los meses. Se cifra en 2.100 millones el gasto conjunto por helados al llegar 2019 en España frente a los 1.980 millones de 2016, lo que supone un crecimiento del 6%.

Por su parte, Carlos Díaz Romero, Senior ClientConsultant de Nielsen, nos apunta que este producto clásico del verano viene mostrando un crecimiento espectacular en los últimos años. Aunque en el 2018, debido a un efecto climatológico con un verano más frío que el año anterior, la categoría no creció en volumen, aunque cerró con crecimiento en facturación debido a la apreciación de la categoría.

Es una categoría que depende mucho del tiempo. Comerse un helado sigue siendo un momento de placer, así que, a poco que el tiempo acompañe, seguiremos teniendo buenas noticias de esta categoría, y en este sentido el 2019 ha comenzado con mucho calor y altas temperaturas que están invitando a un consumo elevado de helados.

Por otro lado, si hablamos del perfil de hogar consumidor de helados más destacado, son familias con niños de 3 miembros o más. Las parejas jóvenes también son buenos consumidores de la categoría.

Por avanzar algunas líneas de actuación de los fabricantes, lo cierto es que el desarrollo de tarrinas medianas en los últimos años con propuestas muy innovadoras tanto de sabores como de uso y consumo, u otras proposiciones de sabores y look &feel más premium, así como el modelo de licencias adaptadas a helados, convirtiendo marcas de galletas o countlines en helados, están teniendo muy buena acogida. Tarrinas medianas, multipack conos, multipacksandwich&multipack frutas son los principales motores de crecimiento, cubriendo necesidades y targets diferentes.

En definitiva, nuevos formatos y conceptos que buscan atacar una mayor cantidad de momentos de consumo y nuevos sabores vinculados a disfrutar de un momento de indulgencia son los ejes de actuación en lo que a innovación concierne. 

Consumo en alza

Temperaturas cada vez más elevadas e inviernos cálidos , están contribuyendo que se produzca un crecimiento espectacular y que las ventas sean cada vez más altas y mejores.

El mercado español de helados, tras pasar durante los dos últimos por un proceso de reestructuración y de inversiones múltiples -en capacidad de producción e I D i-, se ha convertido en uno de los más dinámicos del canal de gran consumo. Con un volumen de ventas de casi 140 millones de kilos y un valor de 500 millones de euros -según datos de Kantar Worldpanel, su velocidad de crecimiento en el último ejercicio superó el 5%, tanto en volumen como en valor.

La positiva evolución de las ventas de helados en el canal de gran consumo en los dos últimos ejercicios se apoya en diversas variables. Si bien es un mercado que se sustenta en la indulgencia del consumidor, en los últimos tiempos también ha sabido girar hacia factores como lo saludable, subirse a la tendencia de los productos Premium, profundizar en el desarrollo de nuevos sabores con los que influir en la desestacionalización de su consumo o incorporarse al movimientos snacking con formatos más pequeños (una de las razones del incremento de las ventas experimentado por el segmento multipacks).

Positivo para la salud

Tomar helado es un auténtico placer. Pero debes conocer los pros y contras para evitar que ese buen sabor de boca se amargue. Todo depende de la composición y la cantidad. Ten en cuenta, por otro lado, que no es lo mismo un helado artesanal que industrial o de crema o hielo.

Un helado de crema o leche aporta proteínas, calcio, fósforo, magnesio, sodio, potasio, y vitaminas A, B2 y B6, según la Asociación Española de Fabricantes de Helados (AEFH).  Además este producto tiene un alto contenido de hidratos de carbono y durante la ingesta se libera serotonina, que tiene un efecto saciante a corto plazo. Tal es asi que puede venir a satisfacer algunas necesidades básicas como son la sed, el apetito, refrescar la boca y la garganta u otras.

Por lo que los nutricionista apuntan que el consumo de helados provoca la satisfacción de una necesidad y por tanto es en sí reforzador, por lo que la persona tenderá a buscar este alimento cuando se produzca de nuevo la necesidad.

Y algo muy importante nos indican desde AEFH , el helado tiene un alto contenido en agua, lo que contribuye  a ayudar a enfermos, ancianos o niños con carencias nutricionales.

Por apuntar algo negativo de este producto es que contiene grasa de leche y normalmente son saturadas, perjudiciales para la salud. Los artesanales son mucho más ligeros. También la cantidad de azúcares es elevada. Cuidado con el colesterol y los diabéticos; los de crema son los más calóricos y los de hielo, los que menos, aunque las propiedades beneficiosas de estos últimos también son menores. También los hay light y pueden ser una buena alternativa.

Para aquellos que quieran cuidar la línea, deben saber que 100 gramos de helado de base láctea supone un aporte calórico de entre un 5 y un 12% de las cantidades diarias recomendadas de energía. Con respecto al sorbete o helado de agua, 100 gramos de este producto no alcanza ni el 10% de la recomendación diaria de energía.

El consumo de helados es un placer que nos podemos permitir siempre que lo situemos en sus límites razonables. En este sentido lo más recomendable desde una perspectiva nutricional es que los helados se integren dentro de las comidas habituales y no tomarlo entre horas.

Multipacks

El segmento de multipacks fue el que más incrementó sus ventas el pasado ejercicio en la categoría de helados, aumentando en volumen un 7,8%.

Algo que se ve refrendado por los datos sobre los porcentajes de las compras que se realizan en las cadenas de distribución y que están destinadas al consumo fuera del hogar. Estos establecimientos son cada vez más una alternativa para comprar y consumir en la calle, en el trabajo o en casa de otros, restando cuota a las compras que antes se hacían en bares, restaurantes o en canales de impulso. En el caso de los helados, el 26% del gasto de estos productos en supermercados e hipermercados es para consumirlos fuera del hogar.

En opinión de Edurne Uranga, directora del área Out of Home de Kantar Worldpanel, "el consumo fuera del hogar es algo que las cadenas de supermercados e hipermercados pueden potenciar ante un contexto de recuperación del ciclo económico". Un dato: en el último año, el 75% de los españoles ha comprado alguna bebida o snack (helados, bebidas refrescantes, agua, zumo, cerveza, vino, patatas fritas...) en una cadena de distribución para consumir fuera de su hogar.

Este segmento de multipacks aumentó sus ventas un 7,8% en volumen incrementando su valor en un 5,5%, situándolas en los 87 millones de litros/kilos y los 323 millones de euros (lo que supone el 63% del volumen total de ventas de helados y el 68% del valor).

No solo los multipacks tuvieron una evolución positiva en el periodo analizado. Tarrinas y tartas también consiguieron aumentar sus ventas. Las primeras lo hicieron en un 4% en volumen (hasta los 37,5 millones de kilos) y en un 9,2% en valor (fijándolo en los 114 millones de euros). Por su parte, el segmento de tartas obtuvo unos datos más comedidos y creció en volumen un 1,1% y en valor un 1,2% (6,1 millones de kilos y 15,8 millones de euros).

Las ventas de helados se vieron impulsadas por el incremento del número de compradores ( 0,5%), que llegaron a los 14,7 millones, y el aumento de la frecuencia de compra ( 3,4%). Compradores que además realizaron un gasto medio anual en la compra de estos productos de 32 euros ( 5%) y un gasto medio por acto de compra de cuatro euros ( 1,5%).

Los supermercados y autoservicios continuaron siendo en la mayoría de las ocasiones los establecimientos elegidos para la compra de helados, lo que les llevó a canalizar el 55,9% del gasto total, muy por delante de los discounts (24,8%), de los hipermercados (11,9%) y del canal especialista (5,1%). Por productos, supermercados y autoservicios obtuvieron una mayor cuota en valor en la venta de tartas (64,8% del total), los discounts la consiguieron por la venta de multipacks (28,4%), los hipermercados por la de tarrinas (13,5%) y los especialistas por la de tartas (8,6%).

El sector de helados en el mercado español ha experimentado en los dos últimos años diversos reajustes empresariales que han mejorado las expectativas potenciales de este producto que cada día gana más adeptos.

 

Qcom.es no se responsabiliza ni se identifica necesariamente con las opiniones expresadas por sus colaboradores, limitándose a convertirse en canal transmisor de las mismas