Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • Google plus (en nueva ventana)
  • RSS Avisos
Búsqueda en los contenidos de la web

sábado 20 de abril de 2019

¿Sabías Q?

Café o té: ¿Qué es mejor?

Gemma Fernández.Periodista._arroba_gemmafdz

Hay muchos tipos de café, de más fuerte a más suaves dependiendo de su lugar de plantación. Mientras, el té tiene un montón de variedades y sabores diferentes que van desde el blanco, al negro pasando por el rojo, el verde e incluso algunas florales.

Ambos nos ayudan a mantenernos despiertos, activos y rejuvenecidos. La mayoría de la gente no puede comenzar su mañana sin una taza de café, y otros tienen dificultades para sobrevivir sin té. Aunque los dos presentan amplias similitudes, también hay diferencias.

Contenido en cafeína

El contenido de cafeína de una taza de té negro es de aproximadamente 55 miligramos mientras que el de una de café está entre los 125 y los 128 miligramos. Una propiedad estimulante que tiene diferente efecto según se consuma uno u otro. El contenido de cafeína (teína) del té ayuda a aumentar los niveles de concentración de forma más dosificada mientras que en el café despierta un sentimiento de energía y ansiedad, popularmente conocido como "el nerviosismo del café".

En concreto, la cafeína del té no suele poner tan nervioso como la del café porque, aunque una hoja de té fermentado (té negro) contiene por gramo más cantidad de cafeína que el propio café, al necesitarse menos cantidad de planta para hacer una taza (2 gramos), ésta tiene entre la mitad y la tercera parte de cafeína que la que contiene el café.

Además, durante el proceso de fermentación el té va aumentando su contenido en cafeína hasta que llega a un máximo, para luego descender si se produce una postfermentación. Eso hace que, por ejemplo, el té verde tenga muy poco contenido en cafeína.

Beneficios para la salud

La revista Time recopila las ventajas para la salud de ambas bebidas. La publicación señala que el té mejora la resistencia física debido a la acción de determinados antioxidantes sobre la musculatura.

De hecho, la acción antioxidante del té previene varios tipos de cáncer (mamario, de cólon, colorectal, de piel, de pulmón, esófago, estómago, intestino delgado, de páncreas, hígado, ovarios, próstata o boca).

Además, reduce el riesgo y previene enfermedades cardiovasculares y proporciona un gran alivio de trastornos inflamatorios y artritis. A diferencia del café y pese a contener cafeína, el té hidrata.

Por su parte, el café ha sido relacionado en los últimos años con una mayor esperanza de vida, según estudios estadounidenses. Además, es conocido por sus capacidades para proporcionar alivio de asma, prevenir el Alzheimer y la enfermedad de Parkinson. Y su ingesta moderada (2 tazas al día) mejora el ritmo cardíaco.

Efectos antioxidantes

Además, tanto el té como el café poseen propiedades antioxidantes que retrasan el envejecimiento y ayudan a mejorar el funcionamiento del organismo. El té posee antioxidantes que protegen al cuerpo de los radicales libres y reduce los niveles de colesterol en el cuerpo. Por el contrario, el café comprende antioxidantes que regulan los niveles de azúcar en la sangre y previenen los cálculos biliares.

No obstante, los niveles del café son mayores que los de su rival. Un estudio de 2009 publicado en Journal of Agricultural Food Chemistry destaca que el café tiene un mayor contenido de antioxidantes polifenólicos (resveratrol) que el té. En concreto, el café contiene alrededor de 200 miligramos  por cada 100 mililitros, seguido del té verde con 115 miligramos por 100 mililitros; y el té negro.

Reducen el riesgo cardiovascular

Un estudio realizado por el Centro Médico de la Universidad de Utrecht, en Holanda, publicado en 'Arteriosclerosis, Thrombosis and Vascular Biology: Journal of the American Heart Association' demuestra que tomar té o café reduce de manera significativa el riesgo cardiovascular.

En concreto, las personas que toman seis tazas de té al dia tienen un 36% menos de riesgo de contraer una enfermedad cardíaca que aquéllos que toman menos de una taza. En el caso del café, el estudio señala que quienes beben entre dos y cuatro tazas de café al día, reducen un 20% el riesgo cardiovascular con respecto a los que toman menos o no toman café.

De ahí que muchos expertos señalen que la diferencia entre el té y el café se debe al estilo de vida de la persona. Beber café está ligado a personas más activas y nerviosas, mientras que el consumo de té se asocia a gente más espirituosa y tranquila. Aunque el efecto beneficioso de ambas plantas está comprobado en los dos casos.

Yvonne T. van der Schouw, profesora de dicho centro, especializada en enfermedades crónicas, matiza que “para la gente sana, tomar café o té no es perjudicial, sino beneficioso”.

<< volver

MÁS EN ¿Sabías Q?

13/03/2019