Comenzar la búsqueda
 

buscar

Búsqueda en los contenidos de la web
El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

2 DE enero DE 2017

¿Sabías que el zumo de naranja no pierde vitamina C si no se consume enseguida?

Redacción Qcom.es

El zumo de naranja y la vitamina C forman un tándem perfecto en la mente de casi todos los consumidores. Sin embargo, la pérdida de nutrientes del zumo de frutas, y en concreto del zumo de naranja, es un tema que despierta mucho interés y también plantea unas cuantas preguntas: ¿hay que tomar el zumo recién exprimido?, ¿se quedará sin vitaminas si se tarda mucho en tomarlo? Existe la creencia de que la vitamine C de las naranjas se pierde a gran velocidad una vez se exprimen, ya que se degrada con el transcurso del tiempo por el efecto del aire o la luz pero, en realidad, tardan mucho más en desaparecer de lo que se cree.

Anna Bach, doctora en el campo de la salud pública nutricional y profesora del Máster Universitario de Nutrición y Salud de la UOC, indica que "las creencias sobre la oxidación de la vitamina C en el zumo de naranja están desactualizadas con lo que nos corrabora la ciencia actual". Y añade: "las vitaminas del zumo recién exprimido no pierden sus propiedades de forma inmediata; la vitamina C se conserva perfectamente en el zumo durante varias horas, algunos estudios declaran que hasta 12 horas”.  

Con el paso del tiempo puede hacerse más amargo pero, como afirma Anna Bach, “se trata más de una cuestión organoléptica, de sabor principalmente, que de aporte nutricional, ya que para que se produzca una disminución considerable de esta vitamina hay que recurrir a condiciones extremas como calentar el zumo a más de 100⁰C”.

En el caso del zumo de fruta envasado, la fruta exprimida inmediatamente se pasteuriza y se envasa asépticamente, en ausencia de aire, de manera que ayuda a proteger sus nutrientes naturales y su calidad. Como afirma la experta en nutrición Tanja Callewaert, que forma parte de la iniciativa 'Zumo de Fruta, En Serio', promovida por AIJN (European Fruit Juice Association) y Asozumos (Asociación Española de Fabricantes de Zumos), “el zumo de fruta, gracias a su procesado y envasado, permite que cuando llega el momento de consumo, su contenido de vitaminas se mantenga”.

Las vitaminas y minerales del zumo de fruta envasado provienen directamente de la fruta exprimida. El envase está diseñado para proteger al zumo de fruta de los efectos de la temperatura, del aire y de la luz y para ayudar a mantener sus propiedades naturales. Con el fin de mantener la calidad y las cualidades del zumo con el paso del tiempo, los productores de zumo utilizan métodos y tecnologías adecuadas de producción, como la pasteurización, para eliminar los microorganismos que pudieran alterarlo. Las pasteurización del zumo de naranja es un tratamieno térmico suave, en el que el zumo, previamente desairado, es calentado rápidamente hasta 96ºC, se mantiene esta temperatura unos segundos y a continuación se enfría rápidamente para garantizar un producto seguro y de alta calidad. Después, se introduce asépticamente el zumo en envases protegidos de la luz y del aire que ayudan a mantener su sabor, color y nutrientes sin necesidad de añadir conservantes.

El zumo de naranja, un aporte de vitaminas diario

Como la fruta entera, el zumo de naranja está compuesto aproximadamente por 10% de azúcares naturales procedentes de la propia fruta (fructosa, sacarosa, y glucosa) y el 90% restante es agua, vitamina C, folato, potasio y otras vitaminas, minerales y fitonutriente. Un vaso de zumo de naranja contiene más del 50 % de la ingesta diaria recomendada de vitamina C, y tan sólo contribuye al 3 % de las calorías diarias en la dieta recomendada de 2000 kcal para una mujer. “Se trata por lo tanto, de una es una manera cómoda y deliciosa para completar el consumo de fruta y verduras diarios”, afirma Tanja Callewaert.

Pero, ¿qué nutrientes encontramos en el zumo de fruta y que nos aportan?

Vitamina C: La vitamina C ayuda a reducir el cansancio y la fatiga y es un protector natural. Su consumo mejora  la absorción de hierro procedente de fuentes distintas de la carne. Además, la vitamina C es esencial para la estructura de los huesos, cartílagos, músculos y vasos sanguíneos, y ayuda a mantener los capilares y las encías.

Potasio: El potasio contribuye a la función muscular normal y al mantenimiento de la presión arterial normal. Los 227 mg de potasio en un vaso pequeño (150 ml) de zumo de naranja aportan el 10 % de su requerimiento diario. El Consejo Europeo de Información Alimentaria señala que hacer frente a la presión arterial elevada no consiste solo en restringir ciertos alimentos, sino que también se trata de comer más del resto.

Folato: El folato contribuye al crecimiento del tejido materno durante el embarazo y a la función normal del sistema inmunológico. Por otra parte, ayuda a reducir el cansancio y la fatiga. El folato también está asociado a una buena salud mental, y parece ser necesario consumirlo como alimento en lugar de tomarlo en comprimidos.

Fitonutrientes: Los beneficios para la salud de los fitonutrientes, también conocidos como compuestos vegetales, funcionan sinérgicamente con los nutrientes comunes, tales como la vitamina C, para fomentar la salud. Por ejemplo, la hesperidina, uno de los muchos fitonutrientes que se encuentran en el zumo de naranja, se ha demostrado en muchos estudios que contribuye a cambios favorables en la presión arterial.

Qcom.es no se responsabiliza ni se identifica necesariamente con las opiniones expresadas por sus colaboradores, limitándose a convertirse en canal transmisor de las mismas