Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • Google plus (en nueva ventana)
  • RSS Avisos
Búsqueda en los contenidos de la web

miércoles 16 de agosto de 2017

Reportajes
07/01/2016

Bodegas Riojanas, bodega centenaria unida

Vidal Maté. @trigolimpio_VM

Mantener una empresa familiar unida durante varias generaciones, y más si se trata de una bodega, se suele considerar como un éxito. Llegar a la quinta generación con más de medio centenar de herederos constituye realmente un milagro. Es lo que ha sucedido con el grupo Bodegas Riojanas, fundado en 1890 por el tesón de varios socios que se dedicaban inicialmente a la venta de graneles en la localidad riojana de Cenicero hasta cumplir en 2015 su 125º aniversario.

Bodegas Riojanas es una de la docena de grupos vitivinícolas más que centenarios de la Denominación de Origen Rioja. Aunque las dos bodegas ubicadas en las localidades riojanas de Cenicero y San Vicente de la Sonsierra representan el grueso de su actividad del grupo al suponer cuatro de los cinco millones de botellas comercializadas anualmente, la apuesta por los vinos de Rioja no ha sido obstáculo para estar presente en algunas de las  denominaciones de origen más importante de España. En la actualidad, el grupo riojano ha dado un paso más en su presencia fuera de la denominación de origen donde nació con la toma de la mayoría de acciones de una bodega en Rías Baixas y la puesta en marcha de una bodega propia en Rueda.

El grupo riojano inició su presencia en otras denominaciones de origen en 2000 cuando hizo su primera incursión en la Denominación de Origen de Toro con la puesta en marcha de la bodega Torreduero. Fue su primera y única inversión para disponer de una bodega propia. En el resto de las zonas, la estrategia del grupo se había basado en el alquiler de bodegas elegidas parar la elaboración de sus vinos donde Bodegas Riojanas controlaba todo el proceso desde el viñedo a la elaboración en bodega. “Es un sistema que nos ha funcionado”, señala el director general, Santiago Frías, “porque no se trataba de que alguien elaborase un depósito para nosotros, sino que nosotros hemos sido los protagonistas de todo el proceso de elaboración, aunque fuera en instalaciones de otros. Mantenemos parciamente esa estrategia, aunque ahora hemos apostado también por bodegas propias”.

Mediante un acuerdo con una bodega de la zona, Reina de Castilla, inició la elaboración de vinos jóvenes blancos en la Denominación de Origen Rueda bajo la marca Viore, marca que en la actualidad se aplicará tanto a los vinos producidos por el grupo en Rueda como en Toro. Bajo el mismo sistema de acuerdos, el grupo comercializa vino bajo la marca Azuel en Ribera del Duero elaborado en las bodegas Muñoz y Bazón, aunque en el proceso de producción desde la viña  a la bodega colaboran los técnicos de la firma riojana. En la Denominación de  Origen Rías Baixas, el grupo ha elaborado vinos blancos jóvenes en la bodega Vega Naium, donde los técnicos de Bodegas Riojanas también llevaban a cabo el seguimiento y los controles  de todo el proceso y donde la apuesta por esos vinos supuso pasar de 80.000 a 170.000  botellas. El grupo riojano dispone finalmente del cava Cum Laude elaborado en otra bodega catalana y es el distribuidor para varios países del champán Pierrel.

Con la experiencia adquirida en los últimos años, Bodegas Riojanas ha dado un salto a su anterior estrategia. En los últimos meses, ha pasado a tener el control de la bodega ubicada en Rías Baixas donde elaboraba su vino con una inversión de 0,4 millones de euros para llegar al 54% del capital de la sociedad.  En el caso de Rueda, el grupo tiene en marcha la construcción de una bodega propia con una inversión estimada inicialmente en 3,5 millones de euros y ha procedido a la ampliación de capital en 1,5 millones de euros. El grupo mantendrá el mismo sistema de producción en Ribera del Duero. No se contempla la presencia inmediata en otras denominaciones de origen y, en el caso de instalarse en otra, las intenciones de sus responsables se decantarían por Priorat, en Cataluña. Al margen de esas actuaciones, el grupo contempla  unas inversiones ordinarias de un millón de euros en cada uno de los próximos dos años.

Dentro de la actividad del grupo, dispone igualmente de una oferta de cremas corporales obtenidas a partir de los productos del vino y mantiene su apuesta por el turismo enológico con una media de unas 3.000 visitas al año con un gasto medio en bodega de unos 18 euros por persona.

La estrategia en el exterior se ha concretado única y exclusivamente en la actividad comercializadora con la constitución de la Sociedad Bodegas y Riojanas Estados Unidos para operar también en el mercado canadiense. Cuenta con delegaciones en México, Reino Unido, Alemania, Hong Kong, como puntos estratégicos para las zonas de influencia. Japón se plantea como otros objetivos para una actividad exportadora que supone el 15% de las ventas y donde en el último ejercicio se ha registrado un crecimiento del 40%.

El grupo tiene una facturación de 17 millones de euros de los que, entre un 75% y un 80%, corresponden a las ventas generadas por las bodegas ubicadas en Rioja, y cuenta con una plantilla cercana  a los 100 trabajadores con unos beneficios netos ligeramente superiores al millón de euros.

La política de Bodegas Riojanas se enmarca en el mantenimiento de una filosofía donde se da la mano la actividad tradicional artesanal, junto con la introducción de las nuevas tecnologías desde la fase del viñedo a la elaboración en bodega. ”El objetivo”, señala Frías, “es lograr unos vinos de calidad que sean ideales para el acompañamiento  de la comida. No queremos vinos que sean los protagonistas, sino los mejores acompañantes”.

El responsable del grupo no entiende cuando se le sugiere si la bodega utiliza para el control de los viñedos técnicos como la viticultura de precisión para ver el estado de los suelos, de las cepas o de las uvas. ”Vamos a  partir”, señala, “que nos hallamos ante parcelas con una media inferior a la hectárea. Nuestro trabajo consiste en conocer palmo a palmo cada una de las parcelas y hacer un seguimiento permanente directo de cada una de ellas para tener la mejor uva en las 300 hectáreas que posee la familia, así como en las producciones de unos 400 viticultores que  son proveedores de siempre”.

Junto al estudio de cada parcela, se contempla la posibilidad de poner en marcha el desarrollo de cubierta vegetal en algunas parcelas. En la fase de elaboración en bodegas, se ha introducido el lavado de los toneles a vapor a 65 grados con unos buenos resultados y está desarrollando experimentos para su lavado con ozono. En I+D, el grupo destina anualmente 0,4 millones de euros a los que se suma otra cantidad similar para la compra anual de 3.000 barricas de roble americano.

El director general de Bodegas Riojanas ha tenido siempre claro que la apuesta del grupo pasaba por la elaboración de vinos de calidad y precio, donde la marca Viña Albina supone el 30% de las ventas, otro 30% Monte Real, un 20% Puerta Vieja y otro 20% para el resto de las marcas. El 60% de la oferta del grupo corresponde a reservas y grandes reservas de la Denominación de Origen Rioja, un 30% en crianzas y el resto de vinos jóvenes, especialmente de Rueda y de Rías Baixas.

Bodegas Riojanas es una de las pocas empresas del sector que se halla cotizada en Bolsa desde 1997. De forma individual o, a través de diferentes saciedades, los herederos de la familia, más de medio centenar controlan más del 65% del accionariado. En contra de lo que sucede en otras empresas con el fin de garantizar en sus manos el control de la sociedad, no existe entre las familias fundadoras del grupo ningún protocolo orientado a mantener esa mayoría del accionariado, ni la obligación de que, en caso de vender, se cuente, en primer lugar, con ofrecer las acciones a otros miembros de las familias. Hasta la fecha, tampoco ha conocido el grupo una política externa agresiva encaminada a la compra de paquetes de la sociedad de cara a tener el control de la misma.”Aquí”, señala el director general, “sabemos quién quiere vender y también quién puede estar interesado en comprar y tenemos una situación de estabilidad”.

<< volver

14/05/2014

MÁS EN Reportajes

11/08/2017