Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • Google plus (en nueva ventana)
  • RSS Avisos
Búsqueda en los contenidos de la web

domingo 16 de junio de 2019

Abril 2016
15/04/2016

Prueban la calidad de las producciones de los viñedos extremeños de regadío

Redacción Qcom.es

Un estudio realizado en el Centro de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de Extremadura (CICYTEX) por el investigador David Uriarte Hernández concluye que en los viñedos extremeños de regadío es posible obtener buenas producciones con calidad.

La investigación se ha centrado en la variedad tempranillo, una de las uvas tintas más cultivada en España, y también en Extremadura, gracias al incremento en superficie que se ha producido desde la aplicación de las medidas de reestructuración del sector vitivinícola. Este trabajo sobre viñedos extremeños de regadío forma parte de la tesis doctoral de Uriarte Hernández, en la que durante cuatro años se ha evaluado la influencia que tienen diferentes estrategias de riego sobre la producción y la calidad de las uvas. El objetivo es compatibilizar una buena producción con un efecto positivo en la calidad del mosto, para mejorar la competitividad de las explotaciones.

En Extremadura, la introducción de variedades tintas fue acompañada por un conjunto de prácticas culturales novedosas, como los sistemas de conducción en espaldera y el riego. Esta adaptación tecnológica supuso un cambio drástico en la viticultura y enología extremeña. Si bien los sistemas más intensivos han incrementado de forma espectacular las producciones, existía la necesidad de profundizar en los efectos de estas nuevas prácticas sobre la calidad de la uva.

Además de los tratamientos de riego, las cepas fueron sometidas a diferentes niveles de carga de racimos, estableciendo el nivel de cosecha mediante aclareos de racimos en el envero, momento en el que se produce el cambio de tonalidad en uvas tintas. Como consecuencia de estos trabajos es posible establecer la estrategia de riego y el nivel de carga de racimos más adecuados en función del tipo de vino que se quiera producir, para las condiciones de cultivo de buena parte de las zonas vitivinícolas de Extremadura.

Según explica el investigador, la falta de lluvia y las altas temperaturas en Extremadura en los meses de crecimiento y maduración de la uva (junio a septiembre) inciden negativamente en su composición, con una pérdida de acidez, lo que afecta al aroma y a la estabilidad al vino. Por otra parte, un exceso de riego puede provocar una reducción de compuestos fenólicos en la uva, responsable del color en las variedades tintas.

Este estudio, que ha recibido la calificación de matrícula de honor cum laude en la Universidad de Extremadura, concluye que, aunque la producción del viñedo se incrementa al aumentar el agua aportada, hasta cubrir completamente las necesidades de agua del viñedo, no parece ser la estrategia más recomendable en el actual contexto de la agricultura, en el que se persigue una alta eficiencia en el uso de los recursos. En este trabajo se recoge que al reducir la dosis de riego a un 25% de las necesidades del cultivo, la diferencia de producción con el tratamiento más regado fue de un 21% menor, con un efecto positivo para la calidad del mosto, que tuvo unas características incluso mejores que las del secano, ya que incrementó la acidez, sin disminuir la concentración de azúcar y antocianos responsables del color del vino.

El estudio también concluye que el aclareo de racimos posibilitó una semana de adelanto en la fecha de vendimia respecto a las cepas con mayor carga (realizada en ambos casos con 14º Alcohol) aumentando además la concentración de compuestos fenólicos. Sin embargo, el aspecto negativo fue una acusada pérdida de acidez, lo que afecta al aroma y a la estabilidad al vino, sin olvidar que la producción se redujo en torno a un 40%.

Además del aclareo de racimos, otras prácticas vitícolas habituales en viñedos para producción de uva de alta calidad, como la clasificación de bayas por tamaños o la separación de los racimos en hombros y puntas, también han sido sometidas a un riguroso análisis en este estudio. El trabajo realizado recoge que un tamaño de baya reducido no siempre se corresponde con la mejor calidad, ya que en el mismo racimo las bayas de menor tamaño suelen ser las que se disponen en posiciones desfavorables para el desarrollo y, por tanto, suelen presentar peor composición.

Para Uriarte, la información obtenida es de gran interés para mejorar la gestión de los viñedos en la región ya que aporta información obtenida y adaptada a las condiciones de cultivo de Extremadura, frente a la importación de prácticas de otras zonas productoras que no siempre han respondido a las expectativas.

Los resultados de este trabajo y los obtenidos en otros proyectos de investigación financiados con fondos FEDER, INIA y de la propia Junta de Extremadura, han servido para la edición de un Manual Práctico de Riego en Vid para Vinificación, disponible en la página web de CICYTEX.

<< volver

MÁS EN Abril 2016

29/04/2016