feria meat
Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • Google plus (en nueva ventana)
  • RSS Avisos
Búsqueda en los contenidos de la web

lunes 25 de septiembre de 2017

Reportajes

El consumo está estancado

Teresa Sánchez

El consumo no acaba de arrancar en España. Después de seis años consecutivos de crisis económica y caída de las ventas, las grandes empresas de distribución alimentaria cerraron 2014 con prácticamente la misma facturación que el año pasado. Es cierto que el sector ha conseguido frenar la recesión, pero aún así, y pese a una positiva campaña de Navidad, todo apunta ahora a un estancamiento prolongado de los ingresos. Al menos, según aseguran en el mercado, hasta que el nivel de desempleo no baje de forma drástica y los españoles logren recuperar parte del poder adquisitivo que han ido perdiendo durante los últimos años.

Esa es la razón por la que, en pleno año electoral, y según confirman desde distintos ámbitos, el Gobierno ha empezado a presionar a empresas y patronales para que difundan un mensaje de optimismo y recuperación, con llamadas incluso del propio ministro de Economía, Luis de Guindos, a alguno de los máximos responsables del sector.

El hecho es que la respuesta no se ha hecho esperar y las empresas han empezado a lanzar mensajes de optimismo y creación de empleo. Entre las patronales, una de las más activas en este sentido está siendo Anged, la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución, que defiende los intereses de compañías como El Corte Inglés, Carrefour, Eroski o Alcampo.

El pasado mes de octubre, Alfonso Merry del Val, el presidente de esta patronal, aseguraba ya en presencia del secretario de Estado de Comercio, Jaime García Legaz, que "el esfuerzo colectivo de los últimos años ha ayudado a recomponer las bases del crecimiento y por fin podemos hablar de un cambio de tendencia en nuestra economía".

Merry del Val recordaba, en este sentido, que el PIB esta creciendo y señalaba que "la confianza de los consumidores españoles ha vuelto a niveles anteriores a la crisis e incluso supera, por primera vez en mucho tiempo, a la de nuestros socios del euro, lo que está teniendo reflejo en las ventas del sector". En la misma línea también se pronunciaba hace unos días en distintos medios el director general de Anged, Javier Millán Astray, que daba por hecho un crecimiento del gran comercio durante el presente ejercicio de 2015 entre el 2 y el 3 por ciento.

Pero a la espera de que pudiera producirse un cambio radical de tendencia, muy improbable por otro lado a día de hoy, la realidad sigue siendo bien distinta. Los datos macroeconómicos están mejorando pero la recuperación aún no ha llegado a los consumidores y en el sector reconocen de forma oficiosa que las perspectivas no son ni mucho menos positivas.

En este momento, la única empresa que ha publicado los datos del año pasado es Carrefour, y las cifras siguen sin ser buenas, con un descenso de la facturación del 0,60 por ciento al cierre de 2014. Pero lo peor es que todo indica que la situación del resto tampoco varía mucho o es incluso peor.

Eroski sigue en caída libre, hundida en números rojos y más preocupada de hacer desinversiones para poder cumplir sus compromisos financieros con la banca acreedora y devolver en los plazos acordados los más de 2.500 millones de deuda que acumula; en El Corte Inglés, aunque hay síntomas de cierta mejoría en sectores como la moda o la alimentación, de acuerdo con las fuentes consultadas sigue cayendo; y en Alcampo, aunque parece que se mantiene la línea del crecimiento, los porcentajes son todavía muy pequeños.

Frente a los hipermercados, algo mejor, eso sí, está la situación entre las grandes de supermercados y las cadenas especializadas en el segmento del descuento. Es el caso de firmas como Dia o Lidl, pero, sobre todo, de Mercadona, cuyo dominio del mercado es cada día que pasa más contundente.

En este momento, la única empresa que ha publicado los datos del año pasado es Carrefour, y las cifras siguen sin ser buenas, con un descenso de la facturación del 0,60 por ciento al cierre de 2014. Pero lo peor es que todo indica que la situación del resto tampoco varía mucho o es incluso peor.

Eroski sigue en caída libre, hundida en números rojos y más preocupada de hacer desinversiones para poder cumplir sus compromisos financieros con la banca acreedora y devolver en los plazos acordados los más de 2.500 millones de deuda que acumula; en El Corte Inglés, aunque hay síntomas de cierta mejoría en sectores como la moda o la alimentación, de acuerdo con las fuentes consultadas sigue cayendo; y en Alcampo, aunque parece que se mantiene la línea del crecimiento, los porcentajes son todavía muy pequeños.

Frente a los hipermercados, algo mejor, eso sí, está la situación entre las grandes de supermercados y las cadenas especializadas en el segmento del descuento. Es el caso de firmas como Dia o Lidl, pero, sobre todo, de Mercadona, cuyo dominio del mercado es cada día que pasa más contundente.

<< volver

Noticias
22/09/2017
Noticias
22/09/2017
Noticias
21/09/2017
14/05/2014

MÁS EN Reportajes

07/09/2017