DO VALDEPEÑAS
Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • Google plus (en nueva ventana)
  • RSS Avisos
Búsqueda en los contenidos de la web

lunes 20 de mayo de 2019

Mayo 2018
29/05/2018

El té se hace grande

Redacción Qcom.es

El consumo y la producción mundiales de té seguirán aumentando en la próxima década, impulsados por una pujante demanda en los países en desarrollo y emergentes. Esto creará nuevas oportunidades de ingresos rurales y mejorará la seguridad alimentaria en los países productores, según las previsiones que recoge un nuevo informe hecho por el Grupo Intergubernamental sobre el Té (GIG) de la FAO.

El consumo de té ha crecido especialmente rápido en China, la India y otras economías emergentes, impulsado por una combinación de mayores ingresos y esfuerzos para diversificar la producción e incluir especialidades como infusiones de hierbas, mezclas de frutas y tés gourmet con sabor.

El informe sugiere que el consumo de té se ha beneficiado también de una mayor concienciación sobre sus efectos antiinflamatorios, antioxidantes y para perder peso. Estas ventajas para la salud y el bienestar serían los principales motivos de un mayor consumo en el futuro.

Según las proyecciones, la producción mundial de té negro aumentará anualmente en un 2,2 por ciento en la próxima década, para llegar a 4,4 millones de toneladas en 2027, reflejando importantes incrementos de producción en China, Kenya y Sri Lanka, con lo que China alcanzaría los niveles de producción de Kenya, el mayor exportador de té negro del mundo.

Se prevé que la producción mundial de té verde aumente a un ritmo aún más rápido -del 7,5 por ciento anual- para llegar a 3,6 millones de toneladas en 2027, impulsada en gran medida por China, donde se espera que la producción de té verde se duplique con creces, desde 1,5 millones de toneladas en 2015-2017 a 3,3 millones de toneladas en 2027.

El informe del GIG advierte también que la producción de té es muy sensible a los cambios en las condiciones de cultivo. El té solo puede producirse en condiciones agroecológicas muy específicas, y, por lo tanto, en un número muy limitado de países, muchos de los cuales sufrirán fuertemente el impacto del cambio climático.

Los cambios en los patrones de temperatura y lluvia -con más inundaciones y sequías-, ya están afectando los rendimientos, calidad y precios del té, reduciendo los ingresos y amenazando los medios de vida rurales. Se espera que estos cambios climáticos se intensifiquen, exigiendo medidas de adaptación urgentes. Paralelamente, se reconoce cada vez más la necesidad de ayudar a mitigar el cambio climático, reduciendo las emisiones de carbono de la producción y procesado del té.

El informe insta por lo tanto a los países productores de té a integrar los retos del cambio climático - en los frentes de la adaptación y la mitigación-, en sus estrategias nacionales de desarrollo del té.

<< volver

Noticias
17/05/2019
Noticias
16/05/2019
Noticias
16/05/2019

MÁS EN Mayo 2018

31/05/2018