Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • Google plus (en nueva ventana)
  • RSS Avisos
Búsqueda en los contenidos de la web

sábado 20 de octubre de 2018

Entrevistas
27/07/2018

Agricultura perseguirá la venta a pérdidas

Vidal Maté. @trigolimpio_VM

Luis Planas, nuevo ministro de Agricultura, tiene muy claro que su principal reto en los próximos meses es lograr un presupuesto comunitario para la Política Agrícola Común que se aplique a partir de 2020, al menos igual al existente en el periodo anterior. Tiene igualmente claro que los fondos deben ir prioritariamente a las pequeñas y medianas explotaciones  de agricultores activos profesionales. Sin embargo, lo tiene menos claro y se muestra cauto, prudente, a la hora de opinar sobre la redistribución de las ayudas donde varias Comunidades Autónomas defienden la eliminación de los derechos históricos y corregir los actuales desequilibrios que hay entre los pagos por hectárea general e incluso en un mismo cultivo, según zonas o la existencia de sectores sin derecho a ayudas y lo deja al diálogo y las negociaciones con las CCAA y el sector.

Considera que la venta a pérdidas es uno de los problemas más importantes que afectan al sector agrario y alimentario. Ve positiva la aplicación en los últimos años de la Ley de la Cadena Alimentaria, pero está decidido, vía una nueva Ley o modificando la actual de Comercio Minorista a perseguir ese tipo de prácticas. No ve en Competencia un enemigo sino un organismo con el que hay que negociar. Como responsable de un sector agrario principal usuario del agua en los regadíos, estima necesario un uso más eficiente del mismo, pero no entra en las políticas de trasvases. Mantiene su apuesta por el seguro agrario como un eje de la política agraria, ve en la digitalización una apuesta indispensable para el sector y tiene entre sus retos luchar contra el despoblamiento rural donde estima deben conjugarse las políticas de varios departamentos como una politica de Estado.

Pregunta.-Desde 2014 funciona la Ley de la Cadena Alimentaria con buenos resultados en materia de control de contratos y plazos de pago. Sin embargo, Agricultura no pudo incluir competencias para la persecución y penalización de las ventas a pérdidas que se hallaban en disposiciones en manos de Economía con la Ley de Comercio Minorista. ¿Cómo se va a abordar esta situación?

R.- Me preocupa la venta a pérdidas por su efecto contra los intereses del sector agrario y de la industria alimentaria. Voy a abordar esa situación con una nueva ley o modificando la ley actual. Bruselas tiene además en marcha la aprobación de una directiva contra las prácticas comerciales desleales donde queremos incluir como tal la venta a pérdidas que supondría  un respaldo y un punto de referencia para la iniciativa española.

P.- Competencia se ha convertido en un escollo para la renta el sector agrario poniendo pegas hace unas semanas a la organización de la oferta en origen, valorando en 2015 como positiva la venta a pérdidas, oponiéndose al etiquetado de la leche en origen hace unos meses…mientras el sector denuncia que no aborda la concentración de distribución, fertilizantes, agroquímicos, semillas…¿Habrá un mayor entendimiento?

R. La CNMV tiene sus competencias y es lógico que trate de cumplirlas estrictamente, pero Agricultura tenemos las nuestras y vamos a defender los intereses del sector. En esta línea habrá etiquetado de origen para la leche a pesar de las recomendaciones en contra de ese organismo.

P. ¿Qué plantea España de cara la reforma de la PAC?

R.-En una primera fase de las negociaciones que se celebrarán hasta el verano de 2019 vamos a defender el mantenimiento de los actuales fondos que para España son unos 44.000 millones de euros que suponen casi el 30% de la renta agraria y para el apoyo al desarrollo rural desde la sostenibilidad y el respeto al medio ambiente. En España, Agricultura, Comunidades Autónomas y las organizaciones  del sector mantenemos una posición unitaria en este sentido y, en el marco comunitario, España fue pionera, junto con Francia,en la formación de un grupo hoy de 20 países en  la defensa de un  presupuesto suficiente para poder cumplir esos objetivos.

P. ¿Como entiende debería ser su aplicación en España?

R.- Vamos a apoyar en la distribución de los fondos a las pequeñas y medianas explotaciones agrícolas y ganaderas, a quienes ejercen y viven de la actividad agraria, a los profesionales y utilizar los mecanismos que se contemplan para hacer un reparto de los recursos, siempre contando con la posición de las Comunidades Autónomas y de las organizaciones agrarias y de las Cooperativas Agroalimentarias, pero sin que los cambios puedan dar un vuelco a la actividad empresarial de las explotaciones que también requiere estabilidad. La propuesta limita las ayudas a los 100.000 euros y modular las mismas desde los 60.000 euros. Tenemos que ver con qué recursos se disponen para esa redistribución o para nuevos sectores.

P.- En la aplicación de la PAC actual decidieron las Comunidades Autónomas en Conferencia Sectorial y las OPAS fueron invitadas a conocer los resultados. Cambiará esto en la próxima reforma? ¿Qué papel  puede jugar en esto el Consejo Asesor Agrario?

R. Las Comunidades Autónomas tienen su responsabilidad a la hora de fijar los criterios en la distribución de los fondos y hay un órgano para su debate. Pero, se trata de un asunto que afecta directamente a los agricultores y ganaderos y por ello los mismos deben jugar también un papel de protagonista a la hora de su aplicación vía el Consejo Asesor Agrario.

P.- La nueva propuesta de reforma contempla su descentralización y aplicación en base de planes nacionales. ¿Hay riesgo de que haya 27 PAC en la UE. En España podría haber alguna PAC con programa autonómico como piden Cataluña, Pais Vasco y Andalucía?

R.- La PAC ha sido durante 60 años la política más importante en la UE y debe seguir siendo por lo que supone para los productores, los consumidores y para el territorio, un contrato del sector agrario con la sociedad. Ha sido y debe seguir como una política común. En España habrá solamente un plan nacional donde se incluya el primer y el segundo pilar, ayudas directas y mercados por un lado y desarrollo rural.

P.- Terceros países en defensa de sus productores o industriales, caso de Estados Unidos con la aceituna, impulsan la aplicación de aranceles o mayores exigencias fito o zoosanitarias al margen de la Organización Mundial del Comercio. Pero, en la propia UE existe una corriente en varios Estados exigiendo el etiquetado del origen como una forma de apoyar a su sector frente los productos de otros países socios.

R.- Es bueno que los consumidores sepan el origen de sus productos y de los componentes  de un producto elaborado. Pero no creo que con carácter general no se pueda hablar por ello de protección del mercado.

  

P.- España en su día pudo y no lo hizo, exigir que figurase el origen de la miel en el etiquetado.

R.- Es un tema que me interesa y sobre el que voy tomar una decisión.

P.- El campo no celebra elecciones a nivel estatal desde 1976.¿ Cómo piensa actuar con  la cuarta sigla, Unión de Uniones, hoy no reconocida?

R. No creo que sea hoy un problema clave para el sector agrario con todo lo que  tenemos por delante. Por lo demás, yo estoy abierto al diálogo con todos los interlocutores.

P.- La gestión de riesgos ha pasado a ocupar un  lugar importante en la PAC consecuencia del cambio climático. En España funciona ya el seguro agrario pero con las subvenciones congeladas en los últimos años que han provocado una fuerte subida de las primas.

R.- El seguro agrario es uno de los ejes de la política agraria y más en este momento cuando crece demanda de pólizas y de capital contratado. Las ayudas de la Administración central han pasado en unos años de  unos 300 a los 211 millones actuales. Mantenemos la política de apoyos al seguro agrario y, si los fondos asignados no son suficientes  se pueden articular  mecanismos de créditos para disponer  de recursos suficientes.

P.- El sector agrario, con más del  60%, a pesar de  los ahorros logrados en los últimos años con los planes de modernización de regadíos, sigue siendo el  principal usuario del agua. ¿Cree que se emplea con  la máxima eficiencia un bien cada vez más escaso. ¿Qué  estrategia se plantea?

R.- Creo que el sector ha dado pasos muy importantes en el uso del agua con mejoras y la modernización de estructuras en los últimos años. Vamos a continuar con esa política para lograr un uso más eficiente del agua como un recurso escaso. La política de trasvases no es competencia del Ministerio.

P. La oposición en el Parlamento transformó una propuesta de real decreto ley en una ley  por la que se contempla  la posibilidad de que las eléctricas asuman la firma de contratos de temporada  en los regadíos y que los usuarios dejen de pagar todo el año el término potencia. ¿Cómo se halla esa disposición largamente demandada por el sector.

R. No se ha producido su desarrollo. De todas formas, si esa modificación no lograron sacarla adelante gobiernos anteriores de diferente signo, debe existir algún problema que hemos de analizar.

P.- Bruselas lleva años impulsando la incorporación de los jóvenes a la actividad agraria con ayudas importantes en el marco de la PAC. Sin embargo, los resultados no han sido los  deseados. ¿No se debería abordar el problema del despoblamiento más desde la perspectiva de la vida y los servicios en el medio rural y no solamente desde las ayudas a la instalación, recortadas además desde Hacienda?

R. Luchar contra el despoblamiento rural es un reto para este departamento y, efectivamente, se ha puesto de manifiesto que para el relevo generacional no solo son importantes las ayudas. Hay que dar respuestas para hacer un medio rural más atractivo, con más servicios, y para ello deben entrar en juego también otros departamentos.

P.- Como valora la presión sobre el sector agrario para  la limitación o la prohibición de  productos fito o zozo sanitarios?

R.- Es necesario producir más, pero con el respeto al medio ambiente,  al cambio climático en el uso de ese tipo de productos. Pero no se puede demonizara ningún sector.

P.- ¿Cree existen los controles suficientes en toda la UE en materia sobre productos vegetales o animales para evitar la entrada de nuevas enfermedades o que vuelvan otras que ya estaban olvidadas?

R. La UE es hoy como una casa con 27 ventanas abiertas donde es preciso realizar los máximos controles para evitar problemas en las producciones vegetales y en las cabañas ganaderas. Por ejemplo, me preocupa la importación de jabalíes para los cotos de caza desde algunos países donde se han producido brotes de peste y debemos extremar las medidas de control.

P- Crecen la macro granjas, sobre todo en porcino y cada vez son menos las explotaciones extensivas ligadas al campo.

R. Instalar una macro granja es una decisión en el marco de la libertad empresarial siempre que cumpla con las exigencias en materia de medio ambiente, vertidos, etc y sanidad animal que es lo importante para evitar problemas que han tenido otros países con fuerte peso en las cabañas ganaderas intensivas.

Una de las notas más importantes que han caracterizado estas primeras semanas en el puesto del nuevo ministro de Agricultura ha sido su apuesta por la continuidad. Eficacia frente a inventos.

Continuidad de la mayor parte del equipo de profesionales y de técnicos al frente del departamento donde básicamente solo han cambiado el puesto de juego en el campo.

Continuidad  en la estrategia del departamento frente a las negociaciones para la reforma de la Política Agrícola Común.

Continuidad en las grandes líneas sobre la política agraria nacional con el reto de la rentabilidad y con la vertebración sectorial, la integración asociativa, la mejora de la cadena alimentaria, la transparencia, la sostenibilidad y el medio ambiente, la innovación, la eficiencia en el uso del agua, la digitalización o el relevo generacional o el mundo rural como ejes.

Es positiva la continuidad cuando  las cosas funcionan para  lograr  los objetivos de un sector agrario más moderno y competitivo. Pero, aquí y más adelante, cuando se haya cazado el oso en Bruselas, hay otras cuestiones como la  redistribución de los fondos que lleguen de Bruselas donde no puede haber continuidad, aunque  el actual ministro coincida con Arias Cañete cuando el popular señalaba que un cambio brusco en la distribución de  los pagos podría poner en peligro la  viabilidad de  muchas explotaciones. Y, ya se sabe que las orillas del Guadalquivir se llevaron y se llevan la mayor tajada, desde el olivar al algodón. Con el mismo argumento, pero en contrario, se podría decir que la actual distribución supone pobreza y marginación para otras explotaciones por la vieja asignación de fondos por derechos históricos con diferencias abismales entre producciones e incluso en un mismo cultivo, según su ubicación viejos rendimientos, aunque hoy hayan mejorado su estructura. Habrá que esperar a lo que digan las CCAA y el propio sector, porque no  es de esperar que lo diga un político.

Así pues, continuidad, sí, pero corrigiendo desequilibrios.

<< volver

MÁS EN Entrevistas

19/10/2018