Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • Google plus (en nueva ventana)
  • RSS Avisos
Búsqueda en los contenidos de la web

miércoles 16 de agosto de 2017

Reportajes
07/07/2017

Haut de France, tierra de oportunidades

• Más de 1.300 empresas desarrollan su actividad de producción en esta región francesa

• Compañías de Alemania, Bélgica, Estados Unidos o Japón están presentes en la región generando 53.000 empleos y 10 billones de euros en ventas

• Numerosos centros de I+D+i de nutrición, procesado y envasado, microbiología o la calidad e higiene en productos de alimentación tienen su sede allí

Óscar Córdoba

Ya en el siglo XIX la ciudad de Lille, capital de  la región de Haut de France, a orillas del río Deûle, suponía un importante centro comercial e industrial para Francia por su interesante localización geográfica. Actualmente, además de su importante potencial turístico, por un patrimonio artístico mezcla de todas las culturas que han pasado por sus tierras y una gastronomía mundialmente reconocida, se ha convertido en una de las zonas de mayor dinamización empresarial de toda Francia.

Esta región del norte del país tiene una localización geográfica privilegiada, hace frontera con Bélgica por el norte, puerta de entrada a los países nórdicos, y a Reino Unido a través del Canal de La Mancha por el oeste. La inversión realizada en los últimos años en infraestructuras facilita el acceso al resto de Francia y a las principales capitales europeas (Bruselas, Berlín, Londres) en apenas 1 hora y media, ya sea a través de tren con sus líneas de alta velocidad y el Eurotúnel, por carretera, avión o barco. Esto supone el acceso, en un radio de 300 km, a un mercado de 78 millones de consumidores con una renta disponible de 1,5 billones de euros en pleno corazón de Europa.

Es notable el grado de implantación de compañías relacionadas con el sector agroalimentario en la zona. Más de 1.300 empresas desarrollan sus actividades de producción allí. Compañías de Alemania, Bélgica, Estados Unidos, o Japón están presentes en la región generando 53.000 empleos, lo que se traduce en más de 10 billones de euros en ventas al año. La agencia para la promoción de la inversión en la región “Nord France Invest” afirma que el 88% de las empresas extranjeras que se encuentran en la zona la recomiendan para desarrollar negocios allí.

En su continua apuesta por la I+D+i, son numerosos los centros de investigación en distintas áreas como la nutrición, el procesado y envasado, la microbiología o la calidad e higiene en productos de alimentación que se han implantado en los últimos años en la región para dar respuesta a las demandas de I+D y conocimiento de las empresas allí establecidas. Un ejemplo de ello es Adrianor, Asociación para el Desarrollo y la Investigación aplicada a las Industrias Alimentarias del Norte (de Francia) que ofrece servicios de análisis y asesoramiento o incluso formación en materia alimentaria. Y otros como el INRA (Instituto Nacional de Investigación Agronómica de Francia) o el ISA (colegio de agricultura y bioingeniería).

Todas estas características hacen de la región de Haut de France una atractiva zona de inversión, así como de acceso a interesantes mercados en la que se establecen empresas agroalimentarias de todos los ámbitos, preocupadas por el cuidado del medio ambiente, la sostenibilidad, la I+D+i, la mano de obra cualificada y un enfoque de negocio dirigido a la exportación, que suponen actualmente modelos de éxito.

La empresa Leroux es una compañía que opera desde 1858 ofreciendo al mercado bebidas frías y calientes a partir de la raíz de la achicoria que se cultiva en la región por productores locales. La compañía exporta a 45 países en todo el mundo y genera unos ingresos de 30 millones de euros. Su plantilla la componen cerca de 150 empleados que son en su mayoría vecinos de la zona. Leroux viene desarrollando desde hace años una política de RSC basada en el desarrollo de programas de gestión eficiente de agua, con un importante compromiso contra el desperdicio de agua. Además, trabaja en la reducción de nitrógeno en el cuidado de los campos y otorga una especial importancia a iniciativas de carácter social, tanto para los propios empleados de la compañía como con la comunidad en la que se desarrollan sus actividades de producción y comercialización.

Distintos modelos de empresa y sectores tienen cabida en la región de Haut de France. Un ejemplo de desarrollo de nuevos productos a partir de biomasa vegetal es Extractis,  un centro técnico – agroindustrial que lleva investigando 30 años para lanzar al mercado productos y procesos respetuosos con el medio ambiente, que ofrece labores de consultoría y transferencia industrial entre otros. Actualmente, Extractis dispone de herramientas para acompañar a sus clientes en el proceso de industrialización a través de una combinación de tecnologías convencionales y exploratorias.

Otra compañía que ha experimentado un interesante crecimiento desde su creación es “ABCD Nutrition”, una empresa dedicada a la investigación, producción y venta de productos orgánicos de panadería y pastelería, que está centrando sus esfuerzos de inversión en el desarrollo de su división de productos sin gluten, con una facturación de 21,5 millones de euros de los que cerca del 50% provienen de esta, la cual trabajan por potenciar desde 2007. Distribuyen sus productos por toda Francia y numerosos países de Europa.

La industria artesanal también tiene cabida en una región marcada por la tradición cervecera, muy influenciada por los grandes maestros cerveceros belgas y holandeses. Uno de los mejores ejemplos es la “Brasserie Saint Germain”, que fue fundada en 2003 en el pequeño pueblo de Aix-Noulette, donde preparan su tradicional cerveza Page 24, cuya calidad se basa en las materias primas locales y un cuidado proceso de elaboración.

No cabe duda que esta región de Haut de France ofrece unas oportunidades únicas para establecerse en la zona en busca de conquistar mercados del centro y norte de Europa, tanto por su interesante localización geográfica y su inmejorable dotación de infraestructuras, como por su oferta de mano de obra cualificado y un excelente entorno que favorece una producción sostenible y basada en la I+D+i, que se enfrenta a un futuro desafiante pero lleno de oportunidades.

<< volver

14/05/2014

MÁS EN Reportajes

11/08/2017