Comenzar la búsqueda
 

buscar

Búsqueda en los contenidos de la web
El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

¿Sabías que es mejor comer marisco los meses con 'R'?

Manel González. Periodista

Si eres cinéfilo recordarás la célebre frase “¿centollos? no, centollos en este tiempo no; eso tiene que ser en los meses con ‘r’: enero, febrero…” pronunciada por Manuel Manquiña bajo el personaje del sicario Pazos en Airbag, película de Juanma Bajo Ulloa.

Si no, seguramente habrás leído o escuchado alguna vez, sobre todo si has coincidido con un gallego, que es preferible consumir marisco procedente de sus mares los meses que contienen la letra ‘R’, es decir, los que van de septiembre a abril (otoño e invierno).

Rara vez esta aseveración viene acompañada de una explicación convincente, llegando a parecer una frase típica de madre al más puro estilo “bébete el zumo, que se le van las vitaminas”. Se trata, no obstante, de un consejo construido sobre una base lógica y una llamada a la conservación de la biodiversidad.

La recomendación de no adquirir marisco en mayo, junio, julio y agosto obedece al hecho de que se trata de la época en la que un gran número de especies se encuentra en veda con el fin de protegerlas durante su época de reproducción. “La gran problemática del consumo de este tipo de productos radica en la sobreexplotación a la que la mayoría de especies están sometidas, teniendo que acudir a productos en su mayoría importados”, cuenta Carlos Gil, biólogo marino especializado en biodiversidad y conservación. Estos productos traídos de fuera son almacenados en cetáreas y vendidos durante el verano. Obviamente, la frescura no es la misma.

Es el caso de algunos crustáceos, como el centollo y la nécora, cuyo ciclo reproductor se da en verano. No obstante, el error reside en meter a todas las especies en el mismo saco. Existen otros tipos de mariscos cuyo consumo de mayo a agosto es recomendable, como los bivalvos (mejillones, almejas, navajas).

“Se puede consumir marisco todo el año”, dice Gil. ¿La clave? Que este consumo sea “responsable y de especies no sobreexplotadas”.

A las personas que se pregunten si pueden comer marisco en verano, Carlos Gil les diría “que se informen bien sobre la procedencia y sobre el estado de conservación de las especies que se consumen”.

Afortunado aquel que pueda permitirse, siempre con el máximo respeto desde el punto de vista de la sostenibilidad, llevarse a la boca este inigualable manjar.

Qcom.es no se responsabiliza ni se identifica necesariamente con las opiniones expresadas por sus colaboradores, limitándose a convertirse en canal transmisor de las mismas