feria meat
Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • Google plus (en nueva ventana)
  • RSS Avisos
Búsqueda en los contenidos de la web

jueves 21 de septiembre de 2017

Reportajes
20/04/2017

El consumo de pasta se mantiene; el de las salsas empieza a crecer

  • En el mercado de la pasta en España la MDD domina las ventas con casi un 70% del total
  • El mayor interés por lo gourmet hace que poco a poco vaya creciendo el mercado de las salsas elaboradas

Manel González. Periodista

El consumo de pasta en España durante 2016 se mantuvo en niveles prácticamente idénticos a los de 2015. En total, se vendieron 181.869,1 toneladas de pasta el pasado año por valor de 296,6 millones de euros, lo que se traduce en evoluciones ínfimas del -0,055% y el +0,008%, respectivamente, con respecto al ejercicio anterior.

Un 68,5% de esa cantidad correspondió a la marca de distribuidor (MDD), que domina claramente las ventas a pesar de su estancamiento: -0,02% en volumen, hasta las 124.667,1 t, y +0,2%, hasta los 157 millones.

Es necesario establecer una división ahora entre la pasta para cuchara y la pasta para tenedor. De pasta para cuchara se consumieron en 2016 34.764,6 toneladas por valor de 49,5 millones de euros, con una variación mínima del +0,01% en ambos parámetros con respecto a 2016. En esta categoría también domina, por cierto, la MDD, que representa el 66% del total: 22.996,9 t y 26,1 millones (-0,01% en los dos casos).

El subsegmento de la pasta para cuchara más consumido (70,8%) es el de los fideos, que también experimentó un crecimiento casi imperceptible (+0,01%) tanto en volumen (24.629,1 t) como en valor (32,1 millones).

La categoría de pasta más consumida es la destinada a tenedor, con cifras idénticas en 2016 a las de 2015 tanto en volumen (147.105,5 t, -0,008%) como en valor (247 millones, -0,007%).

El 69,1% de la pasta para tenedor consumida en 2016 correspondió a la MDD, que registró en esta categoría unas cifras de 101.670,1 t (-0,02%) y 130,8 millones de euros (-0,02%).

Por segmentos de esta categoría, destaca la pasta normal, que engloba macarrones y espaguetis, con un volumen total de 104.598,8 t (-0,02%) y un valor de 135.761 millones (-0,01%).

Le sigue la pasta de colores, con 21.380 t (-0,007%) vendidas en 2016 por un valor de 39.147 millones (-0,03%).

La pasta al huevo también se mantiene en cifras idénticas: 8.770 t en volumen (-0,03%) y 21.586 millones en valor (-0,04%).

A continuación vendría el segmento de la pasta especial, con un ligerísimo incremento tanto en volumen (3.963 t, un +0,08%) como en valor (18.523,1 millones, un +0,16%).

La pasta rellena experimenta un crecimiento del +0,02% en volumen, hasta las 2.358 t, y del +0,05 en valor, hasta los 9.597,2 t.

También crece la pasta integral, concretamente un +0,2% tanto en volumen, hasta los 3.517,5 t, como en valor, hasta los 8.042 millones.

Por último, la pasta laminada registra un subida del +0,04% en volumen, hasta los 2.515,7 t, y en valor, hasta 14.418,4 millones.

Salsas para pasta: un mercado todavía pequeño pero en alza

Si nos atenemos a los datos de IRI relativos al 2016, el de las salsas elaboradas para pastas -si no tenemos en cuenta el tomate frito- es un mercado todavía pequeño con baja penetración. Sin embargo, el mayor gusto por lo gourmet que experimenta el consumidor medio hace que poco a poco vaya creciendo. En este sentido, las marcas italianas presentes en España están creciendo con fuerza e incluso utilizan su presencia en las salsas para potenciar sus ventas en pasta.

El pasado año consumimos en España 156.675,8 t de salsa de tomate frito por valor de 237.483,3 millones de euros, lo que supone crecimientos del +1,05% y del +2,75%, respectivamente, con respecto al ejercicio anterior.

El 69% de esa cantidad corresponde a la MDD, de la que se vendieron 109.424 t (+2,3%) por valor de 141.307 millones (+6%).

Dentro del tomate frito, cayó el consumo del normal (-1,09% en volumen, hasta 125.898 t, y -1,37% en valor, hasta 154.787,1 millones) y creció, y de manera significativa, el de valor añadido (+11% en volumen, hasta 30.777,7 t, y +11,45% en valor, hasta 82.696,2 millones).

El resto de salsas frescas para pasta es, como señalábamos anteriormente, un mercado  todavía pequeño en comparación con el del tomate frito pero en alza, al facturar en el fragmento temporal analizado 18.428,3 millones de euros por 2.564,4 toneladas con crecimientos del +5,62% y el +6,28%, respectivamente.

Aquí todavía no domina, sin embargo, la MDD, que solo supone el 37,3% del total. Eso sí: va en aumento, como acreditan los aumentos en volumen (+9,42%, hasta 1.093 t) y en valor (+5,07%, hasta 7.950,2 millones).

De entre todas las modalidades de salsas frescas para pasta (bechamel, boloñesa, cuatro quesos, carbonara, etc.) destaca con diferencia la salsa bechamel: 1.099,7 toneladas consumidas en 2016 por valor de 4.736,9 millones (+5,57% y +7,29%).

<< volver

Noticias
21/09/2017
14/05/2014

MÁS EN Reportajes

07/09/2017