Comenzar la búsqueda
 

buscar

Búsqueda en los contenidos de la web
El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

15 DE junio DE 2016

'Proponemos IVA superreducido general del 4% para todos los alimentos básicos'

Ariel Jerez. Responsable de coordinación del Consejo de Mundo Rural y Marino de Podemos

Agrifood Comunicacion.- ¿Ministerio de Agricultura o Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente?

Ariel Jerez.- Nuestra apuesta es añadir la tercera pata necesaria para conectar la actividad productiva primaria y la conservación ecoambiental de manera estratégica, para garantizar bienes comunes fundamentales para el conjunto de la sociedad en un futuro hoy amenazado por el cambio climático. En nuestros debates nos orientamos por una denominación más amplia: Ministerio de Agricultura, Desarrollo Rural y Sostenibilidad Ambiental.

A. C.- ¿Qué medidas piensan tomar para impulsar la incorporación de los jóvenes al campo?

A. J.- Nuestras medidas se inscriben en un gran pacto de estado para el desarrollo sostenible, en un compromiso en firme contra la despoblación y la reordenación territorial que implicarían una amplia batería de iniciativas para apoyar una necesaria revitalización demográfica del medio rural y del sector primario (reorientación de las ayudas de la PAC, fiscalidad favorable y positiva para los y las emprendedoras rurales, seguridad social acorde y especial a las circunstancias en el campo, acceso a tierra por medio de bancos públicos, ayuda a la diversificación económica, a la transformación agroalimentaria artesanal). Sin embargo, la revitalización demográfica del medio rural no depende solo de tener empleo, sino que es necesario que la calidad de vida en los pueblos resulte realmente atractiva a la juventud. Es necesario garantizar los mismos derechos de ciudadanía que hay en las ciudades, es decir; servicios sanitarios y educación cercanos y de calidad, buenas comunicaciones, pero también acceso a la cultura y al ocio. En definitiva, que la gente joven considere que es posible y real vivir en el pueblo y plantearse un futuro familiar.

Es necesario reflexionar además sobre como apoyar  la incorporación de la juventud al sector primario. Esta reflexión debe materializarse en una PAC que incluya esta prioridad de manera clara y para ello será necesaria su reorientación, pero mientras esto se logra, es posible introducir medidas de aplicación correctoras.  Por ejemplo; ampliar el presupuesto dentro del II Pilar de  las ayudas a la incorporación de jóvenes que deben aplicar las CC. AA. puesto que los actuales no permiten dar cabida a todas las solicitudes ya existentes.

A. C.- ¿Están a favor o en contra del TTIP? ¿Y de otros acuerdos bilaterales como el de Marruecos o el de Mercosur?

A. J.- Consideramos que la alimentación es un derecho humano y el sector agropecuario es estratégico para cuestiones fundamentales como la alimentación, el equilibrio territorial, la protección de la biodiversidad o la cohesión social. Cualquier tratado de libre comercio que ponga en peligro estos principios debe ser objeto de cuestionamiento. Por ello, estamos contra el TTIP, por plantearse como un marco meramente desregulador y negociado con sigilo y secretismo donde se ponen en peligro el modelo de agricultura familiar, social y sostenible mayoritario en Europa.  Estamos en contra de acuerdos bilaterales como el de Marruecos porque, precisamente al revés que en el caso del TTIP, vulneran los derechos de las poblaciones campesinas de esta país a favor de agroindustrias cada vez más grandes que externalizan su producción simplemente por razones de coste laboral o para evadir controles ambientales. La lógica es la misma.

A. C.- ¿Consideran necesario modificar la PAC antes de 2020? ¿Se trataría de un ajuste de funcionamiento o de una reforma propiamente dicha?

A. J.- Consideramos urgente un nuevo marco para una Política Agraria Común que defienda el modelo social y sostenible de la agricultura europea ligada al territorio y basada en pequeñas y medianas explotaciones. Este debate es complejo y requiere el trabajo en el horizonte de 2020 ; por ello, y mientras que trabajamos en esta dirección, consideramos que existen razones suficientes para la revisión intermedia del 2017. Esta revisión intermedia nos permite una readecuación de la PAC y sobre todo un nuevo marco de aplicación en el Estado español.  Algunas de las cuestiones que defendemos en esta revisión y nueva aplicación serían, para empezar y como regla general destinar las ayudas al “agricultor y agricultora en activo” (que la persona trabaja en el sector, que recibe ingresos procede de las ventas de sus productos y que lleve a cabo una actividad agraria directamente y bajo su responsabilidad) y definir una lista negativa de aquellas entidades que no podían percibir ayudas de la PAC (como ha sucedido hasta ahora, que la han percibido aeropuertos, servicios ferroviarios e inmobiliarios, infraestructuras públicas, zonas deportivas y recreativas de carácter permanente). Es necesario sobre todo potenciar las pequeñas y medianas explotaciones, utilizando distintas dispositivos y herramientas existentes en la normativa y ya utilizados por otros países de la UE.

A. C.- ¿Están a favor o en contra de los impuestos a los alimentos?

A. J.- Los alimentos como bien básico de primera necesidad y por su contribución necesaria a la realización del derecho humano a la alimentación no deben ser considerados fiscalmente igual que cualquier otro bien de consumo. En este sentido proponemos IVA superreducido general del 4% para todos los alimentos básicos de origen vegetal o animal. Al mismo tiempo proponemos la exención del IVA para los alimentos ecológicos como una forma de primar sus efectos positivos sobre el medio ambiente y la salud y como forma de promoción.

Sin embargo, el cambio en los hábitos de consumo impuestos por la agroindustria está teniendo repercusión directa tanto sobre la salud humana con el incremento de enfermedades derivadas de una mala alimentación, como sobre la propia supervivencia de muchos agricultores y agricultoras a título principal. Por ello, propondríamos mantener el IVA del 10% para los alimentos procesados y precocinados con carácter general y un IVA superior del 21% para los alimentos con características nutricionales que son consideradas como perniciosas por sus altos contenidos en grasas o azúcares.

A. C.- ¿En qué consiste la política hidrológica de su partido?

A. J.- Se enmarca en una propuesta marco llamada Nueva Cultura del Agua, desarrollada hace años por un experto de amplio reconocimiento internacional en la materia (el aragonés Pedro Arrojo), hoy en nuestra formación. Una mirada de alcance nacional y con el horizonte de cuidado que exige la actual coyuntura de cambio climático, consciente de que el plan hidrológico comienza en los hogares y en las depuradoras municipales. Somos el único partido que con orgullo intelectual y moral nos podemos jactar de decir lo mismo en todas las comunidades autónomas, y que no vamos a enfrentar a las regiones por una gestión interesada e irresponsable de un bien común tan vital como el agua.

A. C.- ¿Tienen previsto modificar la Ley de la Cadena? ¿En qué sentido?

A. J.- Consideramos que Ley 12/2013 de medidas para mejorar el funcionamiento de la cadena alimentaria es una herramienta necesaria, aunque insuficiente, para conseguir una mayor transparencia y seguridad jurídica en la cadena. Es necesario ampliar su cobertura y mejorar su profundización en determinados aspectos. Si bien abre la posibilidad de empezar a evitar abusos de posiciones dominantes desde la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA) no soluciona la mayor preocupación de agricultores y ganaderos: el precio en origen, cuyo coste ni se garantiza, ni se soluciona con la Ley.

Para asegurar un futuro sostenible es necesario afinar los instrumentos de regulación de mercado, sobre los costes reales y conformación del precio en los distintos eslabones de la cadena alimentaria, con los contratos obligatorios al conjunto de las operaciones en la cadena. Es este sentido, es urgente ampliar las competencias de la AICA para controlar y prohibir una práctica nociva, prohibida expresamente y muy  habituales, como es la Venta a pérdidas, práctica comercial absolutamente especulativa, abusiva y desleal, denunciada sin éxito por productores, industria e incluso distribución minorista en infinidad de ocasiones.

A. C.- ¿Están favor o en contra del Sistema de Depósito, Devolución y Retorno (SDDR) de envases?

A. J.- Creemos absolutamente necesario avanzar, y de manera urgente, en la implementación de medidas como esta, que contengan una producción ya abiertamente insostenible de envases descartables, y empiecen a optimizar estrategias de reciclado y reutilización. Ya son muchos países los que han retornado a este sistema de manera muy exitosa, mostrando cuotas de reciclado y retorno muy superiores a las que tenemos en España, donde productores, distribuidores y consumidores colaboran activamente cuidando el medio ambiente.

A. C.- ¿Qué estrategia seguirán para el fomento del desarrollo rural?

A. J.- Lamentablemente constatamos cómo la filosofía participativa que presupone la normativa europea que regula los programas Leader y otras líneas de financiación para el desarrollo rural (FEADER) en nuestro país, en una enorme cantidad de casos, sucumbe a dinámicas clientelistas y caciquiles que perviven en muchas comarcas, que la arrinconan a ser una “participación florero”.

Sin duda, al contrario de lo que sucede ahora, se necesita potenciar en vez de “racionalizar” (es decir, recortar) el poder local, donde el debate sobre su financiación quedó pendiente desde hace treinta años. Potenciando las entidades locales menores, la comarcalización y potenciando una nueva ordenación territorial activamente participada, con una amplia labor de escucha institucional a la población rural, es posible conseguir una mejora en el aprovechamiento de recursos que llegan regularmente desde Europa pero que no logran sacar al mundo rural de su constante deterioro poblacional. Con adaptaciones y complementaciones, la ley 45/2007 de Desarrollo Sostenible del Medio Rural, encajonada por el propio gobierno Zapatero e ignorada activamente por el de Rajoy, es un marco interesante y altamente consensuado por la sociedad civil rural para encaminar una estrategia de rescate y reforma del gobierno para el mundo rural.

A. C.- ¿Cuáles serían sus prioridades a nivel de innovación dentro del sector y cómo las desarrollarían?

A. J.- Las principales innovaciones que requiere un sector basado en la pequeña y mediana explotación familiar, social y sostenibles son de dos tipos. En primer lugar el necesario apoyo a la transición energética del sector productivo para hacerlo más sostenible y mitigar su impacto sobre el cambio climático. En segundo lugar, un apoyo hacia la innovación dirigida a la calidad alimentaria basada en mercados locales y nacionales con una mayor integración de las actividades de producción, transformación y comercialización.

A. C.- ¿Contemplan en su programa modificar la fiscalidad agraria?

A. J.- La fiscalidad agraria es una política de plena competencia estatal que debe optimizarse para favorecer la agricultura profesional y productiva. Las modificaciones más urgentes son la modulación del IVA en función de los criterios establecidos en el anterior apartado de “impuestos a los alimentos” y añadir deducciones del 35% sobre el rendimiento neto para las explotaciones que hayan desarrollado e introducido un plan de transición energética eliminando los combustibles fósiles de su explotación. A lo que cabe añadir deducciones del 15% sobre el rendimiento neto para las explotaciones que hayan introducido un plan de desintensificación productiva verificable; bonificaciones del 15% para las empresas agrarias artesanales que desarrollen actividades de transformación y comercialización sobre la base de la producción propia, además de bonificaciones para los rendimientos en las explotaciones titularidad de personas jóvenes, pero también de mujeres (donde es necesario potenciar la titularidad compartida).

También es necesario regular la aplicación del IRPF sobre los pagos de la PAC, para que queden exentos de tributación tributación las ayudas a pequeñas explotaciones, así como las ayudas del segundo pilar de la PAC a los jóvenes agricultores, para que vayan una parte vaya a capital y otra a circulante. Pero, sin embargo, es necesaria una mayor tributación sobre los grandes perceptores de la PAC.

Qcom.es no se responsabiliza ni se identifica necesariamente con las opiniones expresadas por sus colaboradores, limitándose a convertirse en canal transmisor de las mismas