Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • Google plus (en nueva ventana)
  • RSS Avisos
Búsqueda en los contenidos de la web

martes 22 de agosto de 2017

Reportajes

El aceite, que sea de buena calidad-precio

Redacción Qcom.es

El comportamiento del consumidor en la actualidad ha quedado dañado económicamente por la crisis, se ha generado una hipersensibilidad frente al precio de los productos muy destacable. En el caso del aceite, el 77% de los compradores afirma fijarse en el precio del aceite cuando compra. Sin embargo, además del precio, el consumidor también busca la calidad. De hecho, cuatro de cada diez consumidores deciden su compra en función de la relación calidad-precio por encima de aspectos como la marca o el sabor, según la consultora Nielsen.

Según Sebastián Rodríguez-Correa, Client Executive de Nielsen, “el consumidor es muy consciente de los precios y no tiene inconveniente en utilizar aceite de oliva o de semillas en sus hogares. Su infidelidad es todo un reto para los fabricantes, que se ven obligados a impulsar estrategias promocionales que cuentan siempre con su beneplácito”.

El consumidor ha desarrollado tal capacidad de búsqueda entre los productos con buena calidad-precio o de marca y sabor que tiende a recompensar los aceites a buen precio. Este es uno de los factores más importantes, ya que los movimientos que se han generado en torno al precio de subidas y bajadas, han hecho que el consumidor no crea en marcas y sabores. En el caso del aceite, este comportamiento quedó reflejado en el primer trimestre del año, cuando al constatar el comprador una subida del precio medio del litro de aceite de oliva por encima de la barrera psicológica de los tres euros, penalizó su consumo y adquirió el 10% menos en comparación con el mismo período del año anterior. Por el contrario, al percibir un descenso del precio en el litro del aceite de girasol premió su compra en dicho periodo con un aumento del 4%.

Según Rodríguez-Correa, Client Executive de Nielsen, “el consumidor es muy consciente de los precios y no tiene inconveniente en utilizar aceite de oliva o de semillas en sus hogares. Su infidelidad es todo un reto para los fabricantes, que se ven obligados a impulsar estrategias promocionales que cuentan siempre con su beneplácito”.

Un producto indispensable

Las propiedades del aceite de oliva, concretamente, son muchas. Se trata de un aceite que contiene la mayor tasa de ácido oleico (74%). El aceite de oliva posee omega 6 y omega 3, con una relación favorable a los omegas 6. El aceite de oliva ayudaría a prevenir enfermedades cardiovasculares, cáncer, y envejecimiento. Su aporte en vitamina E actuaría favorablemente sobre la actividad neuromuscular, y sobre la piel.

La obtención del aceite de oliva se conoce desde la Prehistoria, unos 6.000 años a.C.  Del fruto del olivo, la aceituna, se extrae por simple presión un líquido amarillento, transparente y aromático que adereza, cuece y conserva los alimentos.

La cultura del aceite de oliva ha estado ligada al Mediterráneo desde tiempos inmemoriales, tanto que podríamos decir que la cultura mediterránea desaparece en la franja donde desaparece el olivo. También en el sur de España hay una intensa cultura aceitera. Esta es tan grande como su extensión de olivar.

Está claro que el aceite es un producto indispensable en los hogares españoles, con especial atención al aceite de oliva. Nueve de cada diez compran este producto con una media de gasto anual de 56,1 euros por hogar. Además, cada hogar compra al año un total de 20,4 litros de aceite de oliva, con una media de 2,1 litros de media por visita al establecimiento. Estos datos constatan la importancia del aceite para los consumidores españoles como básico dentro de la dieta mediterránea, de hecho el 72% no tiene inconveniente en comprar otra marca de aceite si la que habitualmente compra no está disponible en esos momentos en el lineal de la tienda.

Además, el aceite es uno de los productos más habituales en la cesta de la compra online. Aquellos consumidores que optan por Internet para llenar su despensa y su nevera suelen decantarse por compras de carga en las que se incluye el aceite, además de otros artículos como agua envasada, leche o zumos. En el caso del aceite, el 0,8% de sus ventas son ya a través de Internet.

<< volver

14/05/2014

MÁS EN Reportajes

11/08/2017