Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • Google plus (en nueva ventana)
  • RSS Avisos
Búsqueda en los contenidos de la web

martes 22 de agosto de 2017

Reportajes

El CO2, se compra y se vende

Redacción Qcom.es

El Ministerio de Agricultura está elaborando un proyecto de Real Decreto con el que quiere regular la adquisición de créditos de carbono por el denominado Fondo de Carbono para una Economía Sostenible (FES-CO2) del Plan Impulso al Medio Ambiente en el sector de la empresa (PIMA Empresa), a fin de contribuir a la reducción de gases de efecto invernadero (GEI) en sus instalaciones.

Los recursos que el Fondo del Carbono podrá destinar a esta adquisición ascienden, de acuerdo a este borrador de proyecto de RD, a 5 millones de euros, aunque no se descarta que  la cifra definitiva que figure en la norma que se publique en el BOE sea superior, y su financiación correrá a cargo del citado Fondo.

Esta medida podrá ser complementada por otras en el ámbito de las medidas de impulso a la eficiencia. Por ejemplo, con financiación del Banco Europeo de Inversiones (BEI) y de las instituciones financieras españolas que apoyen las inversiones necesarias para ejecutar obras que favorezcan la reducción de emisiones.

Las actuaciones de reducción de emisiones GEI pueden suponer no solo un ahorro energético y de costes para las empresas, sino también de imagen y servir de incentivo en términos de Responsabilidad Social Corporativa (RSC). A medio plazo, podrá otorgar preferencia en la celebración de contratos con las Administraciones públicas y en otras medidas de tipo social, fiscal, financiero…etcétera.

Esta norma regulará, en concreto, el procedimiento específico para que el Fondo del Carbono adquiera, como créditos de carbono, las reducciones reconocidas de emisiones GEI, que logren las empresas inscritas en la sección a) de huella de carbono y de compromisos de reducción de emisiones del registro regulado por el Real Decreto 163/2014, por el que se crea el registro de huella de carbono, compensación y proyectos de absorción de dióxido de carbono. Cada crédito equivale a la reducción de una tonelada métrica de dióxido de carbono (CO2 equivalente) y su precio de adquisición, según se indica en este proyecto, es de 9,7 € por tonelada reducida de CO2 equivalente.

Para poder optar a las ayudas del PIMA Empresa es requisito inicial que las empresas solicitantes estén inscritas en la sección de Huella de Carbono (HC) y de Compromisos de Reducción de emisiones GEI del Registro puesto en marcha hace un año por el Ministerio de Agricultura.

Como posibles beneficiarios están los sectores denominados “difusos”, entre los que se encuentran muchas de las actividades manufacturas empresariales, como las agroalimentarias, que, en conjunto, serían responsables de una emisión estimada de en torno a 100 millones de toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera cada año. Excluye a las instalaciones de actividades que están sujetas al comercio de derechos de emisión y a las actuaciones para su reducción en ese marco.

La ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, puso en actualidad informativa este asunto, al entregar el 9 de julio pasado el título de registro de HC a la Embajada de Francia, que es la primera que ha calculado sus emisiones (556 toneladas de CO2 en el total de los edificios que posee en Madrid en 2014) y que ha proyectado una disminución de las mismas del 10% a lo largo de este año.

García Tejerina señaló que unas 200 organizaciones, entre empresas e instituciones, junto con 5 proyectos de absorción de emisiones de CO2 de los llamados “sumideros forestales”,  han calculado ya sus emisiones GEI y expresado compromisos de reducción de los mismos en el año en que lleva funcionando el Registro Estatal de Huella de Carbono del Magrama. Lo que se pretende es que esa cifra se incremente de forma exponencial en los próximos años

El RD 163/2014 permite a las empresas publicar su huella de carbono, así como sus planes de reducción y de compensación, en su caso. Este esquema, de carácter voluntario, contempla también  la voluntad de incluir mecanismos que incentiven a las empresas que adopten la HC como herramienta de competitividad y sostenibilidad. Este marco se concibe para que las empresas avancen e internalicen la HC en sus estrategias a medio y largo plazo.

Con las ayudas del “PIMA Empresa” se pretende vincular los incentivos con las empresas que estén comprometidas en el esquema de HC y que figuren inscritas en el Registro estatal de huella de carbono, compensación y proyectos de absorción de dióxido de carbono. Figurar en dicho registro implica a las empresas e instituciones que han comunicado ya sus planes de reducción a futuro de las emisiones

Emisiones directas

Las actuaciones elegibles y que serán susceptibles de apoyo por el Plan PIMA Empresa serán aquellas que consigan reducciones de emisiones de alcance 1, es decir, emisiones directas de GEI. Las emisiones indirectas no son elegibles, ya que pueden prevenir de actividades que se encuentran bajo el comercio de derechos de emisión. Cada empresa que se registre podrá presentar, además, varias actuaciones con ese objetivo en diferentes áreas.

La finalidad del Plan PIMA Empresa, que se regulará en el próximo RD, es impulsar actividades e inversiones, con una orientación hacia la eficiencia en el uso de la energía, las energías renovables, la reducción de emisiones GEI de proceso y la sustitución de gases fluorados por otros de menor potencial de calentamiento global.

Las reducciones GEI, susceptibles de adquisición por el FES-CO2, como créditos de carbono, tendrán que cumplir con una serie de condiciones, como ser voluntarias y no venir exigidas por la normativa sectorial que les resulte de aplicación, así como contar con todas las autorizaciones administrativas necesarias.

Deberán contribuir también a cumplir con los compromisos cuantificados de limitación o de reducción de emisiones GEI, asumidos por España, mediante el logro de reducciones que tengan reflejo en el Inventario de Gases de Efecto Invernadero.

Para determinar los proyectos susceptibles de producir una reducción de emisiones GEI, que generen créditos de carbono adquiribles por el Fondo de Carbono, se definen en el anexo I del borrador de proyecto de RD un catálogo de actuaciones elegibles, que puede ser ampliado por el Ministerio de Agricultura en la norma definitiva que se publique en el BOE.

Inicialmente como actuaciones elegibles se incluyen la utilización de energías renovables y otras energía no fósiles (electricidad, hidrógeno, etc.) para su uso de aplicaciones de generación de calor o trabajo, caso de biocombustibles en generación de calor; biocombustibles y energías finales no fósiles en transporte; sistemas solares para generación de calor; geotermia; aerotermia e hidrotermia, y sustitución de sistemas de bombeo que utilicen combustibles fósiles por sistemas que utilicen energías renovables.

También las actuaciones de eficiencia energética, como la introducción de instalaciones, vehículos y maquinaria agrícola más eficiente, que utilizan combustibles fósiles o con menores emisiones GEI; actuaciones en la envolvente de los edificios para reducir su demanda energética; sistemas de transporte más eficiente (conducción eficiente, gestión eficiente de flotas); maquinaria agrícola más eficiente o en sistemas de agricultura de bajo laboreo; sustitución de sistemas de bombeo que usen combustibles fósiles por sistemas eléctricos o de origen renovable.

Por último, serían elegibles y susceptibles de apoyo actuaciones de reducción de emisiones de proceso de gases de efecto invernadero, como los sistemas de reducción de emisiones de metano; sistemas de reducción de óxido nitroso (N2O); sistemas de reducción de otros gases de proceso de efecto invernadero; actuaciones en instalaciones existentes que reduzcan las emisiones de gases fluorados de efecto invernadero, y nuevas instalaciones con tecnologías alternativas a los gases fluorados de efecto invernadero.

Formulario

Las solicitudes de ayuda se presentarán de acuerdo a un formulario que se incluirá en el nuevo RD y que se realizará de forma electrónica a través de la página web del Magrama. Es importante saber que solo se podrán presentar solicitudes para actuaciones que se vayan a realizar después de la publicación del Real Decreto “PIMA Empresa”, estableciéndose como fecha límite el 31 de diciembre de 2016 o hasta agotar los fondos disponibles para la medida, sin descartar que si tiene éxito puedan ampliarse, como ha sucedido en los Planes para la compra de coches más eficientes y con emisiones contaminantes más reducidas (PIVE).

Cada solicitud deberá ir acompañada, según el borrador, de un informe de verificación de las actuaciones realizadas; de un documento de compromiso de mantenimiento de las actuaciones por un tiempo igual o superior al de los años de reducción previstos en el anexo I de esta futura normativa, así como de una declaración responsable de no superación de los topes de ayudas. Sobre este último punto, se indica en este texto que el Fondo del Carbono “podrá adquirir los créditos de carbono que generan una o varias actuaciones de una misma empresa en esta convocatoria y que cumplan con lo establecido en este RD, con un límite máximo de 150.000 euros”.

 

La Oficina Española del Cambio Climático (OECC) será el organismo encargado de resolver y notificar la resolución definitiva del apoyo a las empresas en los dos meses siguientes a la entrada de solicitud de ayuda en el Ministerio de Agricultura.

Si una empresa, como titular de sus créditos de carbono, decide su venta, adquirirá, a su vez, una serie de compromisos, a los que deberán responder de forma íntegra. Por ejemplo, estará obligada a mantener las actuaciones por un tiempo igual o superior al de los años de reducción, incluidos en la fórmula del anexo I, cuyo efecto podrá ser informado a través del registro de su HC  en el registro de huella de carbono, compensación y proyectos de absorción del dióxido de carbono. Y en el caso de transmisión de la titularidad de las instalaciones, el nuevo titular se subrogará en dichas obligaciones.

La OECC podrá exigir, tras comprobar el incumplimiento de tales obligaciones por los titulares de créditos de carbono, la devolución de las cantidades indebidamente percibidas, que tendrán la consideración de ingresos de derecho público.

<< volver

14/05/2014

MÁS EN Reportajes

11/08/2017