Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • Google plus (en nueva ventana)
  • RSS Avisos
Búsqueda en los contenidos de la web

martes 22 de agosto de 2017

Reportajes
18/01/2016

El retail y el food service español según los americanos

José M. Alvarez. @jmalvarez60

Desde Estados Unidos se contempla el sector español de hostelería, restauración y catering como un mercado que ofrece excelentes oportunidades para los exportadores americanos de alimentos e ingredientes alimentarios, según los informes sectoriales del Foreign Agricultural Service del Departamento de Agricultura norteamericano (USDA).

¿Cómo ven nuestro mercado los americanos? Para los analistas del USDA, en 2015 España muestra ya signos de mejora real de su situación económica. El país está saliendo lentamente de la crisis económica y los consumidores están volviendo a bares y restaurantes, remontando finalmente la crisis económica que afectó al sistema financiero y a los ingresos y comportamiento de los consumidores. Se espera que España continúe mostrando signos positivos de recuperación durante este año y 2016, lo que probablemente se refleje en los consumidores, aumentando gradualmente su gasto de nuevo. Por ello, indica el USDA, "seguirán presentándose oportunidades para los exportadores estadounidenses".

Radiografía del sector horeca

En España, el sector horeca representó en 2014 el 32,2% de todo el consumo alimentario, un 0,6% más en comparación con el año anterior. El gasto total de alimentos fuera del hogar en 2014 llegó a 35.000 millones de dólares.

El retrato de este sector que hace el Departamento norteamericano, destaca que España es uno de los destinos turísticos más importantes de Europa, con un número de turistas que aumenta cada año, lo que impulsa la demanda en el sector horeca. En el primer semestre de 2015, España estableció un nuevo récord con 37,9 millones de llegadas de turistas internacionales.

Algunos de los factores clave de la demografía y los hábitos de consumo que afectan al sector horeca serían hogares más pequeños, aumento del número de hogares sin hijos y unipersonales y mayor presencia de mujeres en el mercado laboral (lo que refuerza la demanda de alimentos "ready to eat").

También destacan los cambios en los patrones de alimentación (aumento de la presencia de alimentos étnicos, sobre todo entre la población más joven) y el envejecimiento de la población, lo que aumenta la demanda de los centros o instalaciones de la tercera edad.

En cuanto los diferentes subsectores de este mercado, el informe destaca que el sector hotelero español sumó en 2014 un número de 14.776 hoteles, con un total de 1.437.330 camas y 295 millones de pernoctaciones.

En el subsector de Restaurantes, las establecimientos independientes siguen dominando el mercado con más del 90% de las ventas en 2014. En todo caso, la cuota de mercado de las cadenas de restauración sigue creciendo. El número de establecimientos fue de 70.626 en 2014, con un 1% de aumento en relación al año anterior, y los restaurantes full-service de estilo norteamericano registraron el crecimiento más rápido, un 7% en valor.

La Comida Rápida creció un 6% en valor y en número de operaciones en 2014, año en el que se contabilizaban 5.202 establecimientos, un 5% más en comparación a 2013, con un formato de burguers particularmente dinámico. En esta categoría de comida rápida, las cadenas representan el 55% de los establecimientos.

El servicio de Comida Institucional en España está dominado por grandes empresas, y las diez primeras captan más del 70% de las ventas totales. Además, hay cientos de pequeñas empresas locales que prestan servicios de catering y eventos, pero son difíciles de dimensionar. Se estima que las ventas totales del sector de la alimentación institucional son de unos 3.000 millones de dólares, con casi 10.000 comedores.

El retail español, según el USDA

Otro informe del Departamento de Agricultura norteamericano analiza el sector de retail en España e indica que los principales factores que influyen en la decisión de los consumidores para elegir dónde comprar los productos de alimentación son la proximidad, el precio (excluyendo las promociones de venta), la calidad y variedad de productos ofrecidos, la atención al cliente (incluso a través de programas de fidelización), las promociones, la variedad de marcas, la compra rápida, el aparcamiento y el horario.

Uno de los efectos de la crisis económica es la paulatina reticencia del consumidor a acudir a hipermercados y grandes centros comerciales en las afueras de las ciudades, debido al gasto y la incomodidad del viaje. Además, están menos interesados en hacer una gran compra mensual en el hipermercados y están cambiando la tendencia hacia mercados y supermercados de proximidad que visitan más a menudo, una o varias veces a la semana, y con un menor gasto en cada visita.

Esto ha llevado a algunos grandes operadores clave a localizar sus establecimientos en formatos de proximidad, lo que significa una reestructuración completa de su filosofía y estructura de venta.

Otra tendencia clave en el sector minorista es la venta online, que continuó aumentando en España, un 7% en 2014, por el aumento de las conexiones a Internet de banda ancha y la penetración de los teléfonos inteligentes, que se estima en alrededor del 80%, una de las tasas más altas en el conjunto de la UE.

En todo caso, los consumidores están aún más cerca de las compras tradicionales basadas en tienda física, un hecho que se hace menos importante a medida que las nuevas generaciones nacidas con Internet entran en el mundo del consumo.

España, un mercado de 2.200 millones de dólares para EE. UU.

Según el USDA, España importó 2.200 millones de dólares de productos agroalimentarios procedentes de Estados Unidos en 2014, lo que representa la cifra más alta de las importaciones de la historia, y casi un 11 por ciento más que el año anterior.

Estados Unidos es el primer suministrador a España de almendras (el 88%), nueces (59%) y legumbres (23%). También mantiene una buena posición como segundo vendedor de pipas de girasol y pistachos, pero en ventas de pescado congelado su papel es más modesto, ocupando solo el décimo lugar.

La entrada en el mercado español requiere generalmente que los potenciales exportadores estadounidenses negocien acuerdos específicos con los importadores establecidos. El éxito en la introducción de productos en el mercado español requiere representación local y contacto personal. Un representante local puede proporcionar conocimiento actualizado del mercado, orientación sobre las prácticas comerciales y las leyes relacionadas con el comercio, contacto de ventas con compradores actuales y potenciales y su experiencia de desarrollo del mercado.

<< volver

14/05/2014

MÁS EN Reportajes

11/08/2017