Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • Google plus (en nueva ventana)
  • RSS Avisos
Búsqueda en los contenidos de la web

martes 22 de agosto de 2017

Reportajes

Gullón en líos con sus auditores

Teresa Sánchez

El enfrentamiento judicial que ha vivido en los últimos años la familia Gullón por el control accionarial de la compañía sigue costándole caro más de un año después de que se firmara un acuerdo de paz. En las últimas cuentas anuales depositadas por la sociedad en el Registro Mercantil, las correspondientes al ejercicio 2013, el auditor de la mismas, Esfera 4 Auditores, ha puesto una salvedad a las mismas después de no haber podido tener acceso al importe gastado en despachos de abogados por el contencioso y desconocer, por lo tanto, el impacto en las cuentas.

"A la fecha de emitir el presente informe se desconoce si existen reclamaciones distintas de las mencionadas en la memoria consolidada adjunta y en este informe que puedan afectar a las cuentas anuales consolidadas. Asimismo no hemos podido comprobar ni confirmar los importes devengados y pendientes de percibir hasta 31 de diciembre de 2013 por los mencionados abogados que han prestado servicios a la Sociedad dominante por lo que desconocemos si debiera contabilizarse alguna provisión por dicho concepto", dice el auditor. Todo ello, lógicamente, a la espera de que se publiquen las cuentas del último ejercicio, el de 2014, una vez aprobadas y oportunamente auditadas.

Esfera 4 Auditores ha preguntado por estos importes y gastos en abogados a un total de cinco despachos, pero ninguno de ellos le ha dado respuesta, tal y como era su obligación. Se trata de los bufetes de José Eugenio Rodríguez Rodríguez, Cancio Nadal Rivera & Diaz, Garrigues, Estudio Jurídico Rodríguez Mourullo y Ángeles Armisen, según se refleja en el informe de auditoría.

La presidenta de Galletas Gullón, María Teresa Rodríguez Sáinz de Rozas, viuda del fundador de la empresa de Aguilar de Campoo (Palencia), fue relevada de su cargo como máxima responsable del consejo de administración de la compañía en septiembre de 2009, siendo nombrada al mes siguiente presidenta de honor de la misma.

Fue en una reunión en la que el consejo -controlado ya por sus tres hijos varones (Félix, Hernán y Rubén Gullón Rodríguez) y por sus dos hermanos Félix y Raúl Rodríguez acordaron, además, la destitución de Juan Miguel Martínez Gabaldón, hasta ese momento director general de la sociedad y mano derecha de la presidenta.

La parte rebelde de la familia alegó pérdida de confianza en su gestión, pero el órgano de gobierno, que estaba bajo el control de los rebeldes, llegó a acusar a Gabaldón de la "compra irregular" de terrenos sobre los que se asienta una de las fábricas y de la adquisición de acciones de la empresa sin su conocimiento, por lo que abrió cinco acciones penales contra él, entre las que figura una querella criminal por presuntos delitos de apropiación indebida y estafa.

La batalla legal entre las dos partes de la familia que constituían el accionariado fue larga y dura. Martínez Gabaldón presentó una demanda en los juzgados de los social de Palencia por despido improcedente y los juzgados le acabaron dando la razón, por lo que la galletera fue condenada a pagar un total de 9,19 millones de euros correspondientes a la indemnización, los intereses y las costas procesales al directivo.

De forma paralela, Galletas Gullón, bajo el control aún de los hijos de Rodríguez, presentó una demanda contra Martínez Gabaldón y su mujer para que devolvieran su participación accionarial, al entender que se habían vulnerado los estatutos de la sociedad.

Todo ello, además de haber presentado también otra demanda contra propia la ex presidenta ejecutiva en ese momento para solicitar el fin de la fiducia de las acciones que posee. Sus hijos consideraban que una parte de estas acciones también le correspondía a ellos en herencia de su padre y querían asegurarse de forma definitiva el control.

Pero no fue posible. La todavía primera accionista de Gullón, María Teresa Rodríguez Sáinz-Rozas, recuperó el mando sobre la compañía apenas un año después, en octubre de 2010. Previamente, y haciendo valer su mayoría accionarial se ha visto obligada a convocar una junta general extraordinaria que se tuvo que celebrar en el interior de un coche, a las puertas de la fábrica de Aguilar de Campoo, ante la negativa del resto de su familia a dejarla entrar en las instalaciones.

Los acuerdos de aquella junta general extraordinaria de accionistas de septiembre de 2010 quedaron inscritos en el Registro Mercantil de Palencia, por lo que Rodríguez Sáinz-Rozas volvió a tomar oficialmente posesión como administradora única de la galletera.

Fueron años de continuo enfrentamiento en los tribunales, hasta que en 2014, la presidenta de Gullón, que en todo momento se resistió a dejar la empresa en manos de sus hijos -"se la dejaré algún día, pero cuando yo quiera", solía decir- les ofreció un acuerdo de paz.

Los hijos varones de María Teresa -en el proceso la única que estuvo a su lado fue su hija Lourdes- acordaron retirar las acciones judiciales planteadas contra su director general por presunta falsedad documental y apropiación indebida y, a cambio, la presidenta aceptó su reincorporación al consejo de administración. Los que sí que quedaron definitivamente fuera y no participan ya desde entonces de esta nueva etapa son los hermanos de la máxima responsable del grupo, Félix y Raúl Rodríguez, que acabaron pagando muy caro su alianza contra ella.

El capital de Galletas Gullón quedó a partir de ese momento distribuido entre de María Teresa Rodríguez (55,29%), Juan Miguel Martínez Gabaldón (16%), sus hijos Hernán, Rubén, Félix y Lourdes Gullón Rodríguez (con un 3,86% cada uno), autocartera (10,49%) y el resto entre minoritarios (2,78%).

A pesar de los enfrentamientos y las salvedades en las cuentas, la situación financiera de Gullón sigue siendo más que positiva. A falta de los datos de 2014, a 31 de diciembre de 2013 la empresa sumaba un patrimonio neto de 200,3 millones de euros. Sus ingresos aumentaron un 18,9 por ciento, hasta 257,4 millones y el beneficio neto se incrementó un 37 por ciento, hasta 23,7 millones.

<< volver

14/05/2014

MÁS EN Reportajes

11/08/2017