Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • Google plus (en nueva ventana)
  • RSS Avisos
Búsqueda en los contenidos de la web

miércoles 16 de agosto de 2017

Reportajes
15/10/2015

La campaña citrícola bajo la lupa de la AICA

Ricardo Migueláñez. Ingeniero Agrónomo. @rmiguelanez

La producción citrícola española de la campaña 2015/16 rondará los 6 millones de toneladas, lo que supondrá una merma considerable de casi un 20% en relación a la campaña anterior, de acuerdo a los aforos iniciales de las principales zonas productoras (Comunidad Valenciana, Andalucía y Región de Murcia), que concentran el 96,3% de la oferta total de cítricos de nuestro país.

Las causas principales de este recorte son las elevadas temperaturas en los meses centrales de floración y durante el resto del ciclo de desarrollo del cultivo, que han supuesto que en la actual campaña se esté lejos del máximo potencial productivo de producción. Se produjeron daños considerables en la fruta recién cuajada, lo que incrementó también la caída de frutos tanto en ese momento, como en las fases posteriores, aunque con afecciones muy heterogéneas según cultivo, localización, especie y variedad citrícola y estado fenológico.

No obstante, las últimas lluvias de este principio de otoño podría mejorar la situación de los calibres de los frutos de forma puntual en algunas zonas productoras y, por tanto, incrementar ligeramente estos aforos iniciales.

En las primeras estimaciones de producción por especies citrícolas en las tres principales regiones productoras, en la Comunidad Valenciana se prevé que la producción supere ligeramente los 3 millones de toneladas, un 22,3% menos que en la campaña anterior; en Andalucía, se espera una producción citrícola total de 1,73 millones de toneladas, un 11,2% inferior a la de la campaña 2014/15, y en la Región de Murcia podría quedar en 726.672 toneladas, un 23,3% menos, debido principalmente a que la cosecha de limón regresa a los niveles  habituales de campañas anteriores. En total, en estas 3 CC.AA. casi 5,73 millones de toneladas, a los que habría que sumar entre 255-265.000 toneladas más en zonas más tardías de otras CC.AA. productoras, principalmente Cataluña y Baleares.

Comunidad Valenciana

En la Comunidad Valenciana, los datos de la Consejería de Agricultura de la Generalitat para la nueva campaña 2015/16 reflejan unas previsiones de cosecha citrícola total de 3.053.252 toneladas, lo que supone cerca de 874.791 toneladas y un 22,3% menos que en la campaña anterior 2014/15, en la que se alcanzaron casi 3,93 millones de toneladas, que dieron  lugar también a una exportación récord de más de 4,2 millones de toneladas.

En cambio, la superficie destinada al cultivo continúo reduciéndose en la pasada campaña, hasta las 162.000 hectáreas, un 2% y 3.300 has menos que en la anterior, sobre todo en la provincia de Valencia y por lo general debido a la sustitución por caqui y otros cultivos alternativos y, en menor medida que en años anteriores, por el abandono de plantaciones

Este menor aforo se debe fundamentalmente a las altas temperaturas de los meses de mayo, junio y julio, a pesar de la buena floración de la primavera. Por el contrario, las lluvias de principio de septiembre han sido en general beneficiosas, al conseguir unos calibres mayores, que compensar la pérdida de frutos.

Por variedades, la producción de naranjas podría rozar los 1,5 millones de toneladas (-20,3% y 380.529 toneladas menos); la de mandarinas, casi 1,31 millones (-23,3% y 397.230 toneladas menos); la de limones, 234.660 toneladas (-28,5% y 93.720 toneladas menos), y la de pomelos, 14.255 toneladas (-14,0% y -2.312 toneladas menos).

Región de Murcia

Para la campaña 2015/16, las previsiones de cosecha de cítricos en la Región de Murcia, según el avance de la Consejería de Agua y Agricultura, son de una disminución generalizada en todos los cultivos, tras la muy buena campaña anterior. Este descenso se cifra en un 23,4%, hasta las 726.672 toneladas, debido, por un lado, a que la campaña 2014/15 fue extraordinaria en producción, si se compara con la serie histórica y, por otro, las condiciones climatológicas adversas, principalmente temperaturas muy elevadas durante las fases de floración y cuaje de los frutos, que afectarán a la producción con un menor número de frutos, pero con un ligero aumento de los calibres medios.

En limón, se espera una reducción del 27,4% de la producción, estimándose en 450.120 toneladas. La variedad Fino/Primofiori se reducirá de forma modera en la primera parte de la campaña y más marcada e la segunda parte de la misma, con lo que la disminución podría ser del 21,3% en relación a la campaña precedente. En el caso de la variedad Verna, la caída se prevé más importante, del 47,6%, aunque todo dependerá de su actualización en los meses de enero/febrero en función del régimen de lluvias, de la evolución del calibre…etcétera.

Para naranja, mandarina y pomelo se indican unos recortes productivos del  19,6%, hasta 136.675 toneladas; del 11,1%, hasta 111.973 toneladas; y del 12,8%, hasta 27.904 toneladas, respectivamente. En naranjas, los descensos se centran sobre todo en las variedades de Navelate (-37,7%) y de Lanelate   (-23,6%), y en mandarinas, la Fortune es la variedad que sufre un mayor descenso (-41,2%), seguido de la Satsuma (-22%).

Andalucía

El primer aforo citrícola para la campaña 2015/16 prevé una producción de 1,73 millones de toneladas en la Comunidad Andaluza, un 11,2% menos que en la campaña anterior y un 6% por debajo de la media de las últimas cuatro campañas, según anunció el pasado 7 de octubre la Consejería de Agricultura de la Junta regional.

Por especies, para la naranja dulce, que concentra el 71,9% del total de la oferta citrícola andaluza, se prevé una cosecha de 1,2 millones de toneladas, un 9,6% menos que en la campaña anterior, seguida de la mandarina, con 364.791 toneladas (-8,7%), aunque provincias como la de Sevilla y Almería experimentan aumentos del 30% y el  6%, respectivamente gracias a la introducción de nuevas plantaciones. En el limón se prevén 85.227 toneladas (-33,6%) de cosecha en 2015/16.

Por provincias, Sevilla concentra el 37% de la cosecha citrícola total (640.824 tm y un 5,4% menos que en 2014/15); seguido de Huelva (461.762 tm y -14,41%); Córdoba (228798 tm y un  -8,9%); Almería (220.038 tm y un -4,7%); Málaga (136.086 tm  y - 30,4%); Cádiz (33.353 tm y un -21,5%), y Granada (12.259 t y un -14,5%).

La Comunidad de Andalucía es la segunda productora de cítricos, por detrás de la Comunidad Valenciana, con una superficie de cultivo que ronda las 85.000 hectáreas, el 25% del total nacional.

Ley de la oferta y la demanda

Atendiendo a la lógica de la oferta y la demanda, estas previsiones de descenso considerable de la cosecha citrícola española tendrían que dar lugar a mejores precios en campo para los citricultores, sobre todo si lo que se recolecta es de buena calidad y se produce un escalonamiento de la presencia de las variedades para una adecuada adaptación al mercado.

La obligación de realizar contratos de compraventa, desterrando la práctica habitual de “a resultas” entre los operadores, con fijación de volúmenes, precios, calidades, primas y plazos de pago, debería contribuir también a una mayor transparencia del mercado citrícola, teniendo en cuenta que la Agencia de Información y Control Alimentario (AICA) podría actuar en cualquier momento por denuncia o por oficio como organismo garante del complimiento de la Ley 12/2013 de medidas para la mejora del funcionamiento de la cadena alimentaria.

Según el portavoz sectorial de Cooperativas Agro-alimentarias, Cirilo Arnandis, se dan todos los condicionantes, al menos en el plano teórico, para que la 2015/16 sea una buena campaña y para que todos los actores de la cadena obtengan una adecuada remuneración por su trabajo, incluyendo aquí también a los productores.

También la patronal citrícola de la provincia de Castellón, Asociex, augura una campaña con mejores precios de exportación, y aunque ya lo son, todavía hay poca oferta. Su presidente Jorge García, prevé un mayor aprovechamiento de la producción, después de que en la temporada pasada hubiera muchos problemas en el destrío, debido fundamentalmente al pixat, que encareció los costes de manipulado en campo y almacenes.

<< volver

14/05/2014

MÁS EN Reportajes

11/08/2017