Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • Google plus (en nueva ventana)
  • RSS Avisos
Búsqueda en los contenidos de la web

martes 22 de agosto de 2017

Reportajes

La carne, clave de una buena salud

Redacción Qcom.es

Los hábitos alimentarios influyen directamente en la salud, numerosos estudios han explicado que la Dieta Mediterránea es uno de los mejores patrones alimentarios para mantener una vida saludable y prevenir enfermedades. Muchos son los alimentos que forman parte de la pirámide de la Dieta Mediterránea, entre ellos, ocupan un lugar destacado las carnes  y los elaborados cárnicos. Estos últimos, son una parte esencial de nuestra alimentación, y deben integrarse dentro de nuestra dieta de forma cotidiana, equilibrada y responsable para poder notar sus beneficios.

Tendencias y consumo de carnes

A pesar de estar familiarizados con el consumo de carne, muchos desconocerán,  cuáles de todas las variedades que nos podemos encontrar en el mercado, son las más demandadas. Según datos de la FAO, la carne de cerdo es la que se produce en mayor proporción, y por lo tanto, es la que más se consume en el mundo y en nuestro país.

Sin embargo, no es la única carne que triunfa en el mercado, en España está aumentando el consumo de carne de conejo, ambas son carnes magras, es decir, tienen un bajo contenido de grasa que la población demanda.

Llegados a este punto conviene preguntarse ¿Cuánta es la cantidad de carne adecuada que se debe consumir?  La Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) señala que es conveniente para la salud, consumir entre tres y cuatro raciones semanales de carne, dando prioridad a las carnes magras. Para aclarar conceptos, se considera una ración de carne a una pieza de entre 100 y 125 gramos de peso neto.

Tipos de carne y su influencia en la salud

Como hemos explicado, la carne es un elemento habitual de nuestra dieta, nos aporta muchos nutrientes, sin embargo, a la hora de consumirla surge el dilema ¿Es mejor la carne roja o la blanca? Las carnes rojas son aquellas que tienen una mayor proporción de grasa y colesterol, siendo la mayor parte de ésta de tipo saturado, por lo que presentan un mayor contenido calórico. Además, su color viene determinado por su contenido en hierro, así, las carnes rojas presentan una coloración más intensa porque tienen más cantidad de hierro que las carnes blancas. Asimismo,  la carne blanca, destaca por su bajo contenido en grasas, lo que  la convierte en un tipo de carne favorable para la salud.

Lo más beneficioso para la salud, es consumir los diferentes tipos de carne, ya que nuestro cuerpo necesita recibir todo tipo de nutrientes para poder funcionar correctamente, pero debemos saber cuál es la que más nos conviene en cada momento.

Las carnes y sus propiedades nutricionales

Tanto la carne como los productos cárnicos, son alimentos muy ricos en proteínas, vitaminas  y elementos minerales. Sus proteínas son de alto valor biológico porque son fácilmente asimilables por el organismo y nos aportan todos los aminoácidos esenciales, es decir, aquellos que deben ser suministrados por la dieta ya que el cuerpo humano es incapaz de producir, o de hacerlo en cantidad suficiente.

Es por ésta razón, por la que se recomienda su consumo durante la etapa del crecimiento infantil y de la juventud. También se aconseja su ingesta para mujeres en situación de pre y post parto, así como para aquellos adultos que hagan grandes esfuerzos físicos.

Las carnes además, son óptimas para prevenir el déficit de nutrientes como  la anemia por falta de hierro o por falta de vitaminas involucradas en la formación de glóbulos rojos como la vitamina B12 o el ácido fólico.

Carnes para cuidar la salud

Si lo que queremos en cuidar  la salud del organismo, se deben elegir carnes nutritivas con bajo aporte de colesterol. De las carnes de vacuno, conviene elegir cortes magros como solomillo o lomo. En cuanto a las carnes de cordero, lo más recomendable  es elegir la pierna del cordero, y entre los cortes de cerdo, los menos grasos son el lomo, paleta y solomillo.

Para finalizar, se puede concluir que la carne y los productos cárnicos nos solo juegan papel muy importante  dentro de la nutrición, ya que aportan una fuente valiosa de proteínas, sino que además, no presentan ningún inconveniente nutricional para las personas sanas cuando se consumen dentro de una dieta variada.

<< volver

14/05/2014

MÁS EN Reportajes

11/08/2017