Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • Google plus (en nueva ventana)
  • RSS Avisos
Búsqueda en los contenidos de la web

martes 22 de agosto de 2017

Reportajes
25/02/2016

La rubia gallega

  • Estrella Galicia gana batallas en el sector cervecero en base a un producto artesanal y de calidad
  • Tiene una cuota de mercado del 5% y su objetivo es seguir apostando por un nicho diferenciado, no por ventas masivas

Vidal Maté. @trigolimpio_VM

Estrella Galicia, fundada en 1906 en A Coruña por José María Rivera Corral, un emprendedor a su regreso de la emigración en México, es una empresa que cumple los 110 años de vida. Tenía, en lo que a historia se refiere, el mismo pedigrí que el resto de las empresas nacionales del sector hoy dominadas en parte por grupos multinacionales. El Águila data de 1900, Mahou tiene 125 años de vida y San Miguel se remonta a los años 1890. Sin embargo, ha sido prácticamente desde ayer, hace apenas una década, cuando el grupo gallego se ha colocado también en el mercado como uno más entre los grandes, ya no solo por su pasado, al disponer de con una cuota de mercado del 5%, multiplicando por diez su facturación desde el año 2000 sino, sobre todo, con una imagen diferente basada en la calidad y el producto artesanal, la diversificación y su trabajo para colocar parte de sus marcas en el segmento Premium. Su actual consejero delegado, Ignacio Rivera, cuarta generación de la familia, tiene las ideas claras. ”No aspiramos a tener una cuota de mercado de un 20%. Nuestro campo de juego es otro. Seguiremos creciendo, pero nuestro nicho estará siempre en un segmento diferenciado, en un producto de calidad, elaborado con técnicas artesanales, sin renunciar a aplicar las nuevas posibilidades que ofrece la I+D”.

Aunque el desarrollo y crecimiento de la firma gallega se remonta a los años setenta con la construcción de una nueva planta en el polígono de A Grela en A Coruña, abandonando para la fabricación las históricas instalaciones en la plaza de Cuatro Caminos, donde hoy se mantiene la actividad como cervecería, el mayor impulso al desarrollo del grupo se sitúa en la década de los años noventa con la incorporación a la gestión del mismo de la cuarta generación, política que se mantiene hasta la actualidad. Este crecimiento se ha basado en dos ejes.

Primero, la política de calidad e innovación en el sector de la cerveza con el lanzamiento de nuevos productos y formatos (1906 Red Vintage, 1906 Black Coupage, River, HR, etc.), tanto para el mercado nacional como para el exterior. Segundo, la política de diversificación en las actividades del grupo, fundamentalmente en el sector de las bebidas. Esta política del grupo supuso una inversión solamente en los últimos tres años de más de 100 millones de euros. En el caso de la cerveza, que supone prácticamente el 90% de la facturación del grupo, se ha traducido en pasar de unas ventas de 101 millones de litros en 2009 a más de 200 millones de litros en 2015. En lo que se refiere a la facturación, en el mismo periodo el salto fue de 165 a los más de 300 millones de 2015, con un EBITDA o beneficio bruto que creció de 53 a 80 millones de euros. Hoy el grupo da empleo directo a 900 personas e indirecto a más de 700.

Una nota a destacar en la actividad del grupo es su bajo endeudamiento. La empresa se ha mantenido fiel a sus orígenes y ha operado siempre fundamentalmente en base a los recursos propios con una estrategia de expansión que se trata de diferenciar de la competencia. En la parte de la producción se aboga por una política artesanal que supone solamente 12 producciones anuales en base, además, a la producción de lúpulo cultivado en la propia Galicia, donde se pretende lograr una mayor extensión de la superficie de siembra.

En Estrella de Galicia se entiende que la cerveza se debe elaborar sin prisas. Ciñéndose a un concepto muy arraigado de la calidad, el grupo aspira a consolidar su posición en una oferta en el segmento Premium. Otra apuesta del grupo gallego es su política de promoción basada muy especialmente en la esponsorización de actividades como el motor, eligiendo a personas jóvenes con recorrido, con unos costes medios, en el convencimiento de que el grupo no podría nunca esponsorizar a grandes figuras ya consolidadas por su elevado coste. El grupo, en esta misma línea, se ha centrado mucho en el segmento de los jóvenes, con apoyos a eventos musicales y músicas alternativas.

La política de internacionalización acometida por el grupo supone su presencia actualmente en 35 países de los cinco continentes entre los que destacan Estados Unidos, Japón, China y el resto de la Unión Europea, en todos ellos solo con la comercialización de sus productos, con la excepción de Brasil, donde se fabrica cerveza en una planta de otros grupos. Las ventas en el exterior suponen el 10% de la facturación.

En lo que afecta a la diversificación de la empresa, Estrella de Galicia opera igualmente en los sectores de aguas, sidra y vino.

En 1994 tomó una participación en Aguas de Cabreiroá con ventas de unos 150 millones de litros. En Asturias dispone del manantial Felachosa con Aguas de Cuevas y Fontarel en Granada. Cuenta con la bodega Ponte da Boga en la Ribeira Sacra de Ourense y de la Sidrería Gallega, de Chantada (Lugo) con la sidra Maeloc.

De cara al futuro, los responsables de Estrella de Galicia apuestan por el mantenimiento de la línea emprendida basada en los mismos principios de una política diferenciada basada en la calidad, en la oferta de un producto artesanal y la posibilidad de seguir ampliando a corto plazo las actuales instalaciones en Galicia en función de la evolución de los mercados. En todo caso, una estrategia de crecimiento basada, como hasta la fecha, en los recursos propios y con una estructura de empresa familiar.

<< volver

14/05/2014

MÁS EN Reportajes

11/08/2017