Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • Google plus (en nueva ventana)
  • RSS Avisos
Búsqueda en los contenidos de la web

martes 22 de agosto de 2017

Reportajes
05/01/2016

Las oportunidades del vino español en China

Manel González. Periodista

El vino empieza a estar de moda en China. Aunque se trata de un sector todavía “impúber” si lo comparamos con los de otros productos con más peso en el comercio agroalimentario del gigante asiático, su alto potencial de crecimiento no está pasando desapercibido para los países de gran tradición vitivinícola, que ven una oportunidad de oro para sus exportaciones.

¿Qué causas explican este ‘florecimiento’? El último informe sobre ‘El mercado del vino en China’ del ICEX (España Exportación e Inversiones), realizado por Guillermo Ruenes Pérez bajo la supervisión de la Oficina Económica y Comercial de la Embajada de España en Cantón, apunta al desarrollo de las clases medias del país, al aumento de la renta per cápita y a la sofisticación de los patrones de consumo chinos.

China, el segundo país en superficie de viñedos del planeta, produjo en 2014 1.110 millones de litros de vino. Sin embargo, y aunque se trata del quinto consumidor de vino del mundo, la adquisición per cápita es todavía deficitaria. No es todavía “un sector maduro e informado sobre precios, variedades y calidades”, apunta el informe ICEX.

Sin embargo, como hemos apuntado, la popularidad del vino está aumentando en el país de la Gran Muralla, lo que lleva a todas las bodegas del mundo a dirigir su periscopio hacia Pekín, Shanghai, Shenzhen o Cantón, las principales urbes. Las empresas con más experiencia exportadora parten con ventaja en un mercado “altamente competitivo”, señalan los expertos.

China produce mayoritariamente caldos tintos, de precio reducido, calidad baja y comercializados por grandes marcas a través de estrategias de marketing agresivo. Esto contrasta con el vino importado, de precio y calidad sensiblemente superior al local. En el informe ‘El mercado del vino en China’ se dan dos datos ilustrativos: “el precio de una botella en un lineal minorista chino duplica o triplica al de esa misma botella en una tienda en España”, y “el precio del vino importado en hostelería suele multiplicarse por 7 o por 8 respecto a su precio en bodega”. ¿Solo los aranceles y la logística explican este sobreprecio? No, también se debe a que el vino se percibe todavía como un producto de lujo. Pese a ello, apunta el documento, “debido a los recientes cambios que se están produciendo en el mercado, se observa una progresiva reducción del precio del vino, generando oportunidades para los países que venden vinos con buena relación calidad- precio”.

¿Qué fama tiene el vino español en China?

Apunta Ruenes Pérez en el mencionado informe que “España es reconocida como uno de los grandes países productores a nivel mundial”. No en vano, se trata del cuarto mayor proveedor de vino en China (6,7% del total), por detrás de Francia, Australia y Chile. Sin embargo, el ‘lastre’ del vino a granel importado de España desde hace años marcó la imagen que tienen allí de nuestros caldos: los chinos los ven, generalmente, como productos baratos y de baja calidad. Afortunadamente, desde 2011 esta percepción ha venido mudando. De hecho, en la actualidad el porcentaje de vino a granel español que llega al país asiático es testimonial (4%).

Rioja y Ribera de Duero son los sellos que más conocen en China, por no decir los únicos, a nivel general. Esta “debilidad” que supone para las bodegas la falta de imagen de país definida de los vinos españoles puede revertirse, y de hecho lo está haciendo, entre los consumidores chinos más entendidos gracias a labores de promoción y, sobre todo, a la buena relación calidad-precio y la amplia variedad de referencias que se ofrecen.

La distribución

En cuanto a la distribución, ICEX apunta que “se están produciendo cambios estructurales en los canales”. Así, es interesante comprobar cómo el dominio del canal HORECA se traduce en dos tercios de las ventas totales. También se destaca que las políticas anticorrupción y las restricciones al gasto público en regalos y celebraciones que lleva a cabo gobierno chino desde 2013 han reducido el peso que tradicionalmente ha tenido el canal regalo ligado al sector público. Por último, se apunta al desarrollo de canales con menor número de intermediarios: canal directo, grupo de compra y online.

Las grandes marcas chinas, las grandes compañías internacionales, los distribuidores de vino importado y otros grandes conglomerados empresariales están trabajando de forma “crecientemente profesional”, aportando su granito de arena en el auge del vino en el país.

Por último, para Ruenes Pérez, los vinos españoles están en una posición destacada en el sprint que lleva a hacerse un hueco en el completo y competitivo mercado chino, gracias a “algunos de sus valores diferenciales como la buena relación calidad-precio, la variedad de referencias y los aspectos culturales, turísticos y gastronómicos que envuelven el mundo del vino en España”. “Trabajar de forma conjunta por crear una imagen y posicionamiento claramente identificable de los vinos españoles que permita posicionarse convenientemente sobre estos atributos” es la recomendación que lanzan desde ICEX.

*Imágenes cedidas por Félix Solís Avantis: 1. Director Comercial Internacional de Félix Solis Avantis, Félix Solís Ramos, delante de Shanghai Félix Solís Winery Co. Ltd. 2. Inauguración de la bodega de Félix Solís en Shanghay (1989) 3. Equipo de Shanghai Félix Solís Winery Co. Ltd.

<< volver

14/05/2014

MÁS EN Reportajes

11/08/2017