Visitar el enlace
Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria 
Boletín electrónico
Búsqueda en los contenidos de la web

viernes 19 de diciembre de 2014

Está pasando

Más temas

Reportajes

España, primer productor  mundial de aceite de oliva

España sigue siendo hoy por hoy la primera potencia mundial productora y exportadora, con una superficie dedicada al olivar que ronda los 2,5 millones de hectáreas, según datos de La Interprofesional del Aceite de Oliva Español.

En este sentido la Agencia para el Aceite de Oliva (AAO) ha presentado recientemente datos de interés relacionados a la campaña 2009-2010. La producción de aceite, hasta finales de noviembre, datos con los que se cuenta actualmente, alcanzó una cifra de 127.100 toneladas lo que supone un aumento del 22% con respecto al mismo mes de la campaña anterior y del 54% con respecto a la media de las cuatro últimas campañas. Esta cantidad se ha obtenido de la molturación de 697.777 toneladas de aceituna obteniéndoseun rendimiento medio de 18%, superior al dato de la campaña anterior por estas mismas fechas.

En los últimos diez años la producción media anual española de aceite de oliva ha superado el millón de toneladas. El principal margen de crecimiento del mercado del aceite de oliva está fuera de nuestras fronteras y debería seguir una tendencia creciente en el futuro, ya que el mercado nacional se encuentra muy maduro y por tanto tiene menores posibilidades de crecer. En la campaña 2008/2009 se produjeron 1.236 millones de toneladas de aceite. A España le siguen a bastante distancia iItalia con 500 toneladas de aceite producidas y Grecia, con 360. Otros países productores son, en la cuenca mediterránea Túnez, Turquía, Marruecos o Argelia y nuestro vecino Portugal.

El sector del aceite representa el 5% de las empresas agroalimentarias españolas y el 9% de las exportaciones de productos agroalimentarios. Unas 1.570 empresas dan trabajo a 8.000 personas, principalmente en el sector recolector. Los principales países que consumen nuestro aceite son Italia, Francia, Estados Unidos y Reino Unido. Otros países como México y China son un mercado emergente con grandes posibilidades.

Andalucía es el principal bastión productor del aceite de oliva español, siendo el oro verde una de sus señas de identidad por excelencia. Produce el 85% del aceite español. Le siguen otras comunidades como Castilla La-Mancha (6,60%), Extremadura (2,70%), Cataluña(2,20%) y Aragón (1%). La comunidad autónoma andaluza produce el 32% del aceite mundial y sus olivares ocupan el 30% de su superficie agraria.

Arraigado a nuestra cultura

 El aceite de oliva es un producto arraigado a nuestra cultura alimentaria desde hace miles de años. Fueron los fenicios quienes dieron a conocer este producto a los moradores de la Península ibérica en el Siglo  XI a.C. Durante la época romana el consumo de aceite de oliva se extendió rápidamente, siendo la provincia Bética, la actual Andalucía, la principal zona productora de todo el imperio. Tras la caída de Roma, el uso de aceite de oliva se mantuvo a través de los siglos hasta nuestros días.

Los tipos de aceituna empleados en su producción son diversos, según la zona geográfica y ello determinará sus propiedades organolépticas de sabor y aroma. La más común es la picual o marteña, originaria de Jaén, y que representa el 50% de la producción española y un 20% de la mundial. Produce un aceite de tonos verdosos. Otras variedades comunes son la hojiblanca y picuda, materia prima de los aceites de Córdoba y Málaga, la arbequina cultivada en Cataluña, la empeltre, característica del aceite del Bajo aragón y la cornicabra, variedad habitual en Castilla-la Mancha y Extremadura.

Proceso de producción

La recolección, que estos momentos está teniendo lugar en las zonas productoras, es uno de los momentos más importantes de proceso y demanda gran cantidad de mano de obra. Se puede decir, que el coste de la recolección representa el 60% de los costes de cultivo.

Los métodos de recolección de la aceituna son variados. Van desde el vareado a mano a la recolección con máquinas vibratorias agarradas al tronco de los olivos que inducen la caída de las aceitunas. Es muy importante que las aceitunas recolectadas se encuentren en las  mejores condiciones posibles. Después son transportadas a las  almazaras, los lugares donde se extraerá posteriormente el aceite de oliva.

La molienda es el primer proceso al que se someten las aceitunas. Un molino tritura los tejidos en los que se encuentra el aceite. Una vez obtenida la pasta molturada se somete a un proceso de batido y homogeneización, cuyo objeto es ayudar a la extracción del aceite.

Los sistemas de extracción utilizados son por presión (prensado de la pasta de la aceituna) y mediante un decanter (centrifugado), que es el más común hoy día. Al centrifugarse, un proceso en el que no intervienen productos químicos, quedan en la parte más externa los líquidos más pesados, agua y orujo, y más hacia el centro los más ligeros, el aceite.

El aceite extraido en frio (menos de 25ºC) es el mas valorado.

Un tesoro lleno de mágicas propiedades

El consumo continuado de aceite de oliva, especialmente el virgen extra, es una fuente inagotable de beneficios para nuestra salud, muchos aún por descubrir. Recientemente l

La Interprofesional del Aceite de Oliva Español firmó un convenio con la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) para investigar los efectos beneficiosos del consumo de aceite de oliva en la prevención y lucha contra el cáncer de mama.

En la actualidad se están estudiando sus propiedades anticancerígenas y antienvejecimiento, gracias a su elevado contenido en ácidos grasos monoinsaturados, que contribuyen al aumento de colesterol "bueno" y sustancias antioxidantes como la vitamina E y los polifenoles. También ha sido ampliamente estudiada su contribución a la prevención y reducción de las enfermedades cardiovasculares, según recogen informes del Instituto Europeo de la Alimentación Mediterránea (IAMED).

El aceite favorece la absorción de minerales como el calcio, el fósforo, el magnesio y el zinc, además de favorecer el proceso digestivo, evitando la acidez y favoreciendo el tránsito intestinal. También contribuye a controlar los niveles de azúcar en sangre.

Sin embargo, conviene recordar que algunas de las propiedades beneficiosas del aceite de oliva se pierden al refinarlo, ya que durante este proceso debe someterse a altas temperaturas. Ésta es la razón por la que los expertos en nutrición recomiendan el consumo de aceite de oliva virgen extra.

El aceite de oliva virgen (100% zumo de aceite) tiene mil y unacaras, mil y una posibilidades. Determinan su personalidad lasaceitunas de las que proviene. El grado de maduración, el estado delfruto, la climatología y el suelo confieren al aceite de cada zonade cultivo un aroma y sabor característicos, si bien es cierto que sucalidad final también dependerá del proceso de elaboración. Una ampliavariedad de aceites, aromas, sabores y propiedades hacen del aceite deoliva virgen español un  auténtico tesoro del que todos podemos, ydebemos beneficiarnos en nuestro día a día transmitiendo estepatrimonio de salud a las  generaciones venideras.

Clasificación de aceites de oliva

  La legislación de la Unión Europea, según el Reglamento 1019/2002 distingue cuatro categorías comerciales de aceite de oliva.

  • Aceite de oliva virgen extra: el de máxima calidad, que se obtiene directamente de aceitunas en buen estado únicamente por procesos mecánicos de extracción, con un sabor y olor perfecto y sin superar los 0,8 grados de acidez.
  •  Aceite de oliva virgen: este aceite sigue los mismos parámetros de calidad que el aceite virgen extra en cuanto a los métodos de extracción, pero no puede sobrepasar los 2 grados de acidez y puede tener defectos de sabor y aroma, pero siempre que sean casi imperceptibles para el consumidor.
  • Aceite de oliva: es una mezcla de aceite de oliva refinado, que es el obtenido a partir del refinado de los aceites que no han alcanzado los parámetros de calidad mencionados arriba y de aceite virgen (un 10%-20% de proporción).
  • Aceite de orujo de oliva: resultado del refinado de los orujos, pasta sobrante de la extracción de las aceitunas mezclado con una proporción de aceite de oliva virgen.

<< volver

14/05/2014

MÁS EN Reportajes

Ver todos
16/12/2014