Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • Google plus (en nueva ventana)
  • RSS Avisos
Búsqueda en los contenidos de la web

lunes 24 de julio de 2017

Reportajes
26/12/2013

Volapié, a por las cien tabernas andaluzas en tres años

Teresa Sánchez

El toro, el caballo, el campo y el flamenco. El sol de Andalucía y sus conceptos culinarios, la forma de vida, la simpatía, los productos de la tierra. Bajo estos emblemas se inauguró en el año 2008 en Fuengirola (Málaga) la primera Taberna de Volapié, un concepto de restaurante íntimamente ligado no sólo a la gastronomia, sino también a la cultura andaluza.

Con más de 30 locales abiertos ya en toda España, gracia a la fórmula de la franquicia, una facturación de 10 millones de euros en este último ejercicio, un 34 por ciento más que la alcanzada en 2012, y la creación de 300 puestos de trabajo, la empresa ha decidido pisar el acelerador y poner en marcha ahora su mayor plan de expansión.

El objetivo, según explican en la compañía, es alcanzar las 100 tabernas en 2017 para lo que contarán con el apoyo de un gran grupo cervecero internacional, cuyo nombre se mantiene todavía en secreto, pero que según todos los indicios podría tratarse de Heineken, la dueña de la marca sevillana Cruzcampo, que es ya una de las principales proveedoras de la empresa.

Propiedad de la familia jerezana Gutiérrez -con Ángel, el creador, y su sobrino Javier, a la cabeza-, su idea pasa además por exportar el modelo e internacionalizar así la gastronomía andaluza, estando ya en análisis el posible desembarco en México.

Ángel Gutierrez, un empresario inmobiliario reciclado, recuerda, que todo arrancó de la legendaria Casa Manteca de Cádiz, una taberna de ultramarinos del barrio gaditano de La Viña. “Con motivo del parón económico e inmobiliario que comenzó hace casi seis años, realicé un viaje de un año a Oriente y a la vuelta decidí crear una taberna en Fuengirola, que recreara mis orígenes gaditanos y jerezanos y nada mejor que inspirarme en Casa Manteca, donde tan buenos ratos he pasado”. Así nace la primera Taberna del Volapié, a la que le seguirían dos más; una en Málaga capital y otra en Benalmádena.

El concepto empresarial estaba armado y a finales de 2010 la empresa abrió su primer local en Córdoba. Después vino Jerez y la primera en Madrid, de las cinco totales hasta este año de la capital de España. Así, pronto se unieron a Ángel sus dos sobrinos como socios, Laura y Javier Gutiérrez.

Mejorando siempre el lema del plato de barro que está colgado en Casa Manteca: “No hay nada de lo ideado hasta ahora por los hombres, que produzca tanta felicidad como una taberna”, explica el empresario, que aprendió la esencia de cómo llevar un negocio de la mano de Juan Ignacio López de Arriortúa, el famoso Superlópez, el ejecutivo español con más proyección internacional de todos los tiempos.

El éxito de Taberna del Volapié es fruto, para la familia Gutiérrez, de un concepto y desarrollo de producto de restauración muy meditado y trabajado. "En primer lugar destaca la línea gastronómica, con una comida de calidad y natural, de inspiración gaditana y andaluza. Con una carta muy amplia: desde mariscos, con las gambas de Huelva, servidas en cartuchitos; embutidos, desde la regañá de paletilla de bellota a los chicarrones de Chiclana; ahumados de Barbate; hasta guisos, como berza jerezana, patatas con Choco… Les acompañan buenos vinos españoles y, por supuesto, la imprescindible cerveza de la marca Cruzcampo que se sirve muy fría mediante el sistema glacial a -2C".

Pero lo más importante, quizás, es que Volapié ha sabido recrear el ambiente de una taberna de “toda la vida”. "Lo hemos hecho con materiales auténticos, olvidando imitaciones sintéticas. Madera maciza para los muebles, madera de roble para el suelo, la barra de azulejo hidráulico… El entorno perfecto para un perfil de cliente de nivel medio alto, que busca autenticidad, calidad y sensaciones", dice Ángel Gutiérrez.

Con un precio medio de ticket por persona muy competitivo, entre 17 y 20 euros, desafía así a otros conceptos de comida rápida, como Cien Montaditos o La Sureña, propiedad del grupo Restalia, que se están expandiendo gracias también al sistema de la franquicia no sólo en España, sino en todo el mundo.

<< volver

MÁS EN Reportajes

17/07/2017