Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • Google plus (en nueva ventana)
  • RSS Avisos
Búsqueda en los contenidos de la web

lunes 24 de julio de 2017

Reportajes

El aceite de girasol gana peso en los hogares

G.B.

La estrechez económica que muchos consumidores han tenido que aplicar a sus bolsillos por los efectos de la crisis ha contribuido a que el consumo y el gasto en aceite de girasol repunten en España, y a que esta variedad pueda plantar cara al aceite de oliva, cuyos precios además se han encarecido en estos últimos años de vacas flacas. En el último ejercicio, según recogen los últimos datos del panel de Consumo Alimentario del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA), los hogares españoles han destinado un mayor presupuesto al aceite de girasol, gastando un 14,6% de media más que solamente un año antes.

De ahí que, según la misma fuente, entre noviembre de 2012 y octubre de 2013, el consumo del aceite de oliva cayó un 4,8% mientras que el de girasol aumentó, en ese mismo periodo, un 8,6%. Un cambio de hábitos que ha conseguido que el aceite de girasol ya sea la tercera variedad de aceite más demandada por los consumidores españoles. Por delante aún se sitúa el aceite de oliva, cuyo consumo es, sin embargo, cada vez más demandado en la Unión Europea. Aun así, las exportaciones del aceite de girasol, destinadas principalmente a la Unión Europea (receptora del 68% del total -y más concretamente Portugal, Francia y Bélgica-), Corea del Sur y Sudáfrica, también podrían incrementarse en los años venideros, si se confirma el aumento de producción que prevé el Magrama.

Un 10% más de producción

Los datos del Ministerio estiman que el cultivo de girasol en la campaña 2013-2014 aumentará más de un 10% sobre la media de las últimas cinco campañas, recuperando así el descenso sufrido en la temporada anterior. Una cifra que no es nada desdeñable teniendo en cuenta que el girasol –del que se extrae el aceite del mismo nombre- es el principal cultivo oleaginoso en España (un 95% del total) con una superficie de 844.000 hectáreas. Muy por detrás se sitúan la colza, con 30.400 hectáreas de cultivo, y la soja, cuya presencia en nuestro país es todavía muy pequeña al ocupar solamente 700 hectáreas de todo el territorio nacional.

Esas cifras difieren y no poco de las registradas en la Unión Europea. Y es que para la campaña 2013-2014 se prevé que la superficie del cultivo oleaginoso en la Europa comunitaria aumente un 4% aunque, eso sí, con un descenso del 2% para la del girasol. Aun así, Europa se configura como el tercer productor de girasol del mundo, sólo por detrás de Ucrania y de Rusia. De los veintiocho Estados miembros, Francia se alza en el primer puesto como productor, por delante de Rumanía y de España. 

Y, muy al contrario de lo que sucede en nuestro país, la colza es la planta oleaginosa más cultivada en la UE, con un 60% de la superficie y un 70% de la producción. De ahí que los veintiocho Estados miembros se sitúen conjuntamente a la cabeza en producción mundial de colza, seguidos de Canadá y China. Un logro en el que nuestro país tiene mucho que ver ya que fueron los españoles los que trajeron a Europa desde América del Norte y México el girasol en el siglo XVI.

<< volver

MÁS EN Reportajes

17/07/2017