Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • Google plus (en nueva ventana)
  • RSS Avisos
Búsqueda en los contenidos de la web

lunes 24 de julio de 2017

Reportajes

AECOSAN aglutina las funciones de sus predecesores

Gema Boiza. Periodista. @GemaBoiza

Ricardo Miguelañez. Ingeniero Agrónomo. @rmiguelanez

Desde que en noviembre de 2011 el Partido Popular ganara las últimas elecciones generales, era un secreto a voces que el Instituto Nacional del Consumo (INC) y la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) estaban avocadas a fusionarse para crear un nuevo organismo que ahora, dos años después, acaba de entrar en vigor. Se trata de la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN), cuyo funcionamiento,  estructura y competencias han sido aprobados por el Real Decreto 19/2014.

Competencias entre las que figuran promover y fomentar los derechos de los consumidores y usuarios y la seguridad alimentaria; ofrecer garantías e información objetiva a los consumidores y agentes económicos del sector agroalimentario español;y planificar, coordinar y desarrollar estrategias y actuaciones que fomenten la información, la educación y la promoción de la salud en el ámbito de la nutrición y prevengan la obesidad.

Retos, desafíos y objetivos que, según destaca el Real Decreto, este nuevo organismo tiene la vocación de llevar a cabo mediante la integración y la cooperación de todos los agentes involucrados en la garantía de la seguridad de los consumidores, en su sentido más amplio. Y es que, según reza la nueva norma, la refundición de ambos organismos autónomos tiene como fin la protección de los consumidores y usuarios desde un único órgano administrativo y bajo una sola dirección, que garantice la unidad de criterio y haga ganar en eficacia y eficiencia la gestión de la Administración General del Estado.

Para ello, la estructura de la AECOSAN ha sido diseñada de forma que cuenta con órganos rectores, con la figura de un presidentey un consejo de dirección; con dos órganos de dirección y gestores, con un director ejecutivo y subdirectores generales; y con órganos de asesoramiento y coordinación, entre los que se incluyen una comisión institucional, un comité de valoración, un consejo consultivo, un consejo de consumidores y usuarios y un consejo general del sistema arbitral de consumo.

A éstos se suma un comité científico, enmarcado en los órganos de evaluación de riesgos, y las subdirecciones generales, donde se integran una secretaría general, una subdirección general de coordinación, calidad y cooperación en consumo, una de arbitraje y derechos del consumidor, otra de promoción de la seguridad alimentaria y otra más de coordinación de alertas y programación del control oficial.

Las crisis alimentarias: el origen

Aprobada esta estructura, sólo falta por dejar correr unos meses el calendario para saber si la AECOSAN cumple con las exigencias plasmadas en su estatuto o, como dicen muchas voces del sector agroalimentario, esta fusión desvirtúa el origen y la necesidad de la ya antigua Agencia Española de Seguridad Alimentaria, creada tras las grandes crisis alimentarias que azotaron España y Europa hace un par de décadas y que luego siguieron, hace menos tiempo, con la que se conoció como la “crisis de las vacas locas”.

Lo cierto es que ahora, tras la crisis económica y los nuevos patrones de consumo que ésta ha impuesto, los consumidores vigilan más y mejor lo que compran y lo que comen, por lo que sus exigencias a la hora de apostar por productos sanos, seguros y de calidad a precios razonables han aumentado. Exigencias sobre las que este nuevo organismo tendrá que velar a partir de ahora.

Aunque muchos actores del sector agroalimentario aún no se han pronunciado respecto de la creación de la AECOSAN, algunos como ASAJA han querido compartir con qcom.es su visión acerca de la nueva Agencia.

Una Agencia con la que según la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultoresse gana en tamaño y en coordinación”. En concreto, ASAJA asegura que “apoyamos el nacimiento de la nueva Agencia (AECOSAN), siempre que ello suponga sumar y no restar en la vigilancia y control de los productos fabricados o importados por nuestro país, especialmente los alimentarios, con el objetivo de que el productor y el consumidor se vean más protegidos frente a productos sin seguridad suficiente o que puedan suponer riesgos por encima de lo tolerante para los consumidores”.

En su valoración sobre el nuevo organismo, ASAJA también sostiene que “esta fusión no puede suponer en ningún momento rebajar o reducir los controles que actualmente se realizan en materia de seguridad alimentaria, la participación en los múltiples foros y grupos de trabajo comunitarios, así como en organismos internacionales como el Codex Alimentarium donde se establecen normas para la producción o el comercio de productos en un ámbito prácticamente global”.

<< volver

MÁS EN Reportajes

17/07/2017