Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • Google plus (en nueva ventana)
  • RSS Avisos
Búsqueda en los contenidos de la web

jueves 20 de julio de 2017

Reportajes

Rusia tensa la cuerda con la UE por la carne de cerdo

Gema Boiza / Ricardo Migueláñez

El Gobierno de Vladimir Putin ha dado otra vuelta de tuerca a sus tensas relaciones con la Unión Europea. Si en el plano político continúa queriendo anexionarse la Península de Crimea, hasta ahora en manos de Ucrania, haciendo caso omiso a la negativa de los socios comunitarios, en el plano comercial Moscú se mantiene en sus trece y ha decidido no levantar las restricciones ni a sus importaciones de carne de cerdo ni a las de la Unión Aduanera que forma con Bielorrusia y Kazajistán.

Unas restricciones que puso en práctica en 2013 amparándose en un argumento que señalaba directamente a la Comisión Europea de no supervisar los controles sanitarios de los alimentos que se producen y se exportan desde los Veintiocho Estados miembros.

Acusación que el Gobierno de Moscú todavía sostiene a juzgar por las conclusiones extraídas de la última reunión que mantuvieron el director federal de Supervisión Veterinaria y Fitosanitaria de  Rusia (Rosseljozndzor), SergeyDankvert, y la Secretaría General de Agricultura del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina.

En esa reunión, celebrada la semana pasada en Madrid, la delegación rusa insistió en que la Comisión Europea sigue sin controlar la sanidad de los productos de sus industrias alimentarias, máxime cuando, en su opinión, no ha dado ni información suficiente ni ha sabido atajar el brote de peste porcina africana (PPA) detectada en jabalíes de Lituania y Polonia.

En este sentido, Dankvert dejó entrever que Moscú considera que España ha hecho bien sus deberes para poder volver a exportar a Rusia. De hecho, desde el día 18 de este mes de marzo Rusia ha decidido abrir su mercado a un total de nueve compañías lácteas españolas –cuyo nombre no ha trascendido-. Una decisión que según SergeyDankvert se debe al desarrollo de programas de control agroalimentario que España está actualmente haciendo “efectivos" en el sector lácteo y en el cárnico.

De ahí que, independientemente de las tensiones que mantiene con Bruselas, el Gobierno de Putin prevea levantar las restricciones que actualmente mantiene con España a la hora de importarle carne de cerdo.

En concreto, Moscú reconoce que, si no fuera por la situación "desfavorable" del veto impuesto recientemente a toda la UE para la exportación de carne porcino por el brote de la PPA, España ya habría superado el anterior veto, impuesto a principios de 2013. Según Dankvert, Rusia propone una regionalización del problema, consistente en crear dos listas de países: unos de menor riesgo de focos de PPA, entre los que estaría España; y otros de riesgo mayor y que serían los fronterizos a Rusia, Bielorrusia y Ucrania porque "son zonas con riesgo de propagar" esta enfermedad animal.

Asimismo, Dankvert ha vuelto a pedir cambios en los certificados de exportación entre la UE y Rusia porque incluyen puntos en los que se recoge que la exportación desde la Unión Europea se permitirá sólo en caso de que no haya ningún foco de Peste Porcina Africana en los tres últimos años dentro del territorio comunitario.

Es más, el Gobierno ruso considera que esos certificados, que incluyen en esa cláusula a todo el territorio de la UE y no una regionalización, perjudican a los ganaderos de porcino que se "han convertido en rehenes" de esta situación. Rehenes entre los que, según sus palabras, estaría España.

De ahí que la administración rusa eleve un poco más el tono y amenace con llevar este contencioso a la Organización Mundial del Comercio, lo cual retrasaría mucho más la resolución del conflicto.

Entre tanto y con respecto a nuestro país y a la carne de vacuno, Dankvert asegura que Rusia ha pedido a España que remita en las próximas semanas información sobre programas de autocontrol en empresas que trabajan con este tipo de productos. En ese sentido, se muestra confiado en que la industria del sector vacuno se rija por pautas y medidas de autocontrol iguales a las que la delegación rusa ha comprobado con el sector porcino o el lácteo español.

En concreto, el calendario que maneja el servicio veterinario ruso es recibir hasta abril la información requerida para que, desde primeros de mayo, puedan abrir las fronteras a la entrada de productos de algunas empresas.

La pesca, a examen

Además de la carne de cerdo, del vacuno y de la leche, el comercio pesquero también ha sido tratado en el encuentro entre el Magrama y el Servicio de Supervisión Veterinaria y Fitosanitaria.

En este campo, Rusia ha pedido también información a España para que detalle cómo trabajan los buques españoles y las empresas pesqueras en tierra, así como las inspecciones a las que son sometidos. Razón por la que varios técnicos rusos viajarán a España a finales de abril para visitar varias empresas pesqueras en tierra y conocer sus procedimientos de control e inspecciones.

Dankvert asegura que Rusia aún no sabe cuántas empresas españolas del sector pesquero podrán vender mercancías.

<< volver

Noticias
20/07/2017
Noticias
20/07/2017
14/05/2014

MÁS EN Reportajes

17/07/2017